La generación de plático y la vivienda popular

Omar Marroquín Pacheco

La utilización de envases plásticos a través del tiempo ha sido para precisamente para envasar y contener productos, hoy los efectos perjudiciales de dicha dependencia al plástico son más que evidentes, desde la década de 1050 a la fecha se han producido más de 9 mil millones de toneladas de plástico y lo alarmante es que solamente el 9% de esa inmensa cantidad de plástico ha sido procesada.

Por minuto en todo el mundo se consumen un millón de botellas de plástico y según estudios realizados para el año 2050 se estima que los océanos tendrán más plástico que peces.

Siendo que la elaboración del plástico depende directamente del petróleo, la fabricación del mismo afecta al medio ambiente y al calentamiento global.

Otro problema crítico según el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos es la cantidad de personas que habitan en viviendas inadecuadas, 1,600 millones de personas que viven en condiciones deplorables. Los estudios también indican que más de 100 millones de personas en el mundo no tienen en absoluto vivienda.

Las proyecciones realizadas por el Programa de las Naciones Unidas indican que para el 2050 serán 350 millones de personas en el mundo sin vivienda. Este grupo de personas dada su vulnerabilidad han estado expuestas y se han contagiado más que otros grupos de Covid-19.

El Programa de Naciones Unidas se asoció con una startup noruega OTHALO, para tratar de combatir ambos problemas listados a la vez, es decir la contaminación plástica y a las personas sin hogar.

Othalo fue establecida en el año 2019 y se encarga y tiene patentada una tecnología de construcción en masa a partir de desechos plásticos reciclados, que incluyen viviendas, equipamiento para refugiados, escuelas, hospitales, unidades móviles de almacenamiento con temperatura controlada para comida y medicamentos.

Es importante señalar que todas estas edificaciones son estructuras asequibles, sostenibles, ecológicas y cumplen con los estándares de la vida moderna, a manera de ejemplo una sola casa de 60 metros cuadrados puede reciclar 8 toneladas de plástico, misma cantidad de plástico que en estos momentos contaminan el planeta y con todo el plástico que no se recicla se podrían fabricar mil millones de prototipos habitacionales.

Otra ventaja del sistema que utiliza Othalo es que son sistemas flexibles y pueden adaptarse para satisfacer las necesidades y posibilidades demandadas, sus diseñadores generaron módulos que pueden vincularse entre sí, lo que permite construir un variada cantidad de edificaciones, partiendo de un modelo básico.

Esta tecnología se desarrolló a partir de 2016, donde se involucró entre otras entidades a la Universidad de Tronso en Noruega, lo que es indicativo de la importancia del involucramiento de la academia en los problemas que aquejan a los diferentes países.

También algo importante de señalar es que en los distintos países y diseños planteados, se involucra a las comunidades, buscando las mejores condiciones de vida para no distanciarse de las culturas locales.


telegram

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto