Lo último sobre el frente ucraniano

PAUL CRAIG ROBERTS, ECONOMISTA ESTADOUNIDENSE, FUE SUBSECRETARIO DEL TESORO CON REAGAN

Está terminado. Putin ha ganado.

Victoria Nuland, la belicista neoconservadora nombrada subsecretaria de Estado por el zoombie de la Casa Blanca, anunció la rendición de Washington cuando pidió a China que usara su influencia con Rusia para salvar a Ucrania de la invasión. Ella reconoce así lo que todos ya habían concluido: los EEUU y la OTAN carecen de capacidad para resolver los conflictos.

La rendición de Washington siguió a la solicitud del presidente ucraniano quien exigió a Washington que detuviera la propaganda de la «invasión rusa», ya que no había señales de que se estuviera preparando una invasión y la retórica de Washington era demasiado provocativa. Alemania rechazó el permiso de sobrevuelo al Reino Unido para las entregas de armas a Ucrania. Dos miembros de la OTAN anunciaron que no enviarían tropas si la OTAN se involucraba en Ucrania. Washington vio con claridad las señales.

La mayoría de los países han visto la negativa de Washington a aceptar la propuesta rusa de seguridad mutua como irrazonable y peligrosa. Además, la estrategia de Washington de armar y entrenar a los ucranianos y provocarlos a un gran ataque contra los rusos del Donbass ha fracasado.

Ucrania sabe que Rusia no permitirá ningún daño significativo al Donbass. Además, los ucranianos no están seguros de poder siquiera derrotar al ejército de Donbass, que probablemente esté armado con las nuevas armas rusas de alto impacto. El ejército Ucraniano entiende que Rusia puede acabar con sus fuerzas con misiles convencionales sin enviar tropas al otro lado de la frontera. Los ucranianos también saben que nadie acudirá en su ayuda. El propio Pentágono anunció que no se enviarán tropas estadounidenses a Ucrania.

El hecho de que Washington haya rechazado públicamente la propuesta rusa no significa nada, ya que Washington no tiene otra alternativa que aceptarla. La petición rusa, de seguridad mutua, ha sido fuerte y convincente , como tenía que hacerlo. Y, todos, incluido Washington, entienden que Ucrania nunca será miembro de la OTAN.

Con el tiempo las bases de misiles de Estados Unidos y la OTAN en Polonia y Rumania se eliminarán silenciosamente. Washington continuará fanfarroneando y amenazando, pero ya no puede tomar ninguna medida amenazadora. Los diplomáticos rusos permitirán que Washington salve las apariencias.

Todo lo que hace falta en este momento es que el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, que tienden a confiar demasiado en los documentos firmados, y los rusos de línea dura entiendan que el rechazo de Washington a la propuesta ha quedado sin sentido y que Putin ha ganado.

El mundo se ha ajustado a la demanda inflexible de Rusia y a una superioridad militar inigualable respaldada por China.

En vista de la asertividad rusa -que se ha esperado hace mucho tiempo- espero que Washington retraiga sus agresividad y avance hacia una posición más cooperativa y pacífica.


telegram

Comparte, si te gusto