Ventanillas indígenas y corrupción de líderes mayas

Por: Miguel Ángel Sandoval

Salarios sobredimensionados por el solo hecho de pertenecer a una etnia.

Uno de los temas que pocas veces se aborda es el relacionado con la existencia de las denominadas ventanillas para temas vinculados a los derechos indígenas y la urgencia de un balance sobre su desempeño en los últimos años. Parecería que con el solo hecho de crearlas y constituirlas se llena el vacío. No es el caso. Lo cierto es que no se habla mucho del tema por temores infundados.

Con la creación de estas se dio paso a un estamento de burocracia indígena, y ello no sería nada extraordinario. Lo que sí merece atención es el hecho de que estos funcionarios se han dedicado, no todos ni en todas las ventanillas, a su función burocrática antes que al impulso de la agenda de pueblos indígenas. Es así en las llamadas ventanillas como en otros sectores de la administración pública. Hay que afirmar que la corrupción hizo presa de no pocos entre los emergentes cuadros indígenas. Como si el reconocimiento adquirido y las pequeñas cuotas de poder minaron la agenda de pueblos, y con ello se produjo una cooptación, por la menos gloriosa de la administración pública de nuestro país: la corrupción.

Los ejemplos. Uno de ellos es el rol de Codisra, que hace un sonoro silencio ante las muestras de racismo en las filas del Gobierno. Hay infinidad de casos. O la DEMI, que en el caso de las mujeres violadas en Baja Verapaz y el juicio que acaba de concluir en estos días guarda silencio espectacular. Otras funcionarias indígenas y funcionarios hacen silencio, solo se dedican a su lobby huesero. Otro ejemplo son las expresiones de corrupción en Fodigua y sus personeros. Hay información pública. Tanto en lo que tiene que ver con los puestos, salarios y bonificaciones como en el uso de esa plataforma para cualquier cosa, menos para políticas de desarrollo en los pueblos indígenas. Es la visión colonizada y oportunista, llevada a instancias de gobierno. Hay documentación al respecto.

Es lo mismo en otros cargos de la administración pública y cierta cooperación internacional, en donde hay, por el mecanismo de las cuotas, un nivel de cooptación importante. Salarios sobredimensionados por el solo hecho de pertenecer a una etnia y facilitar dos que tres contactos en el medio, que la cooperación o funcionarios de gobierno necesitan para justificar lo que hacen. Luego, por la falta de experiencia en temas de administración, expresiones de abuso de poder, acoso laboral y, lo más grave, la tendencia a justificar todo por la exclusión histórica padecida.

Y hay las expresiones de una suerte de carrerismo sin importar cómo, pero para estar en el presupuesto. Hay unos cuantos ejemplos de “líderes” mayas que han afinado los gestos para arrimarse al poder. El más dramático, en la última campaña electoral, fue el acto de besar la mano de un candidato presidencial por jovencitas manipuladas por líderes y lideresas locales. De esto hay una fauna. Lo mismo que con ladinos o caxlanes. Continuará.


telegram

?

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto