Kazajstán: el error de no entender la fase histórica

Massimiliano Ay

Lenin no sólo fue el líder de la Revolución Bolchevique, sino un innovador del marxismo. Comprendió que Marx y Engels habían vivido en una época diferente a la suya y que, entretanto, habíamos entrado en una fase histórica diferente: la del imperialismo. Por lo tanto, toda una serie de preceptos teóricos formulados por los fundadores del comunismo tuvieron que ser adaptados a la nueva situación. La revolución no estallaría en los países avanzados de Europa, donde las contradicciones capitalistas eran más fuertes, sino que tendría lugar en el eslabón más débil de la cadena imperialista, por ejemplo Rusia, pero también China, y Cuba, etc. En definitiva, Lenin no se fosilizó sino que supo leer, siempre en clave marxista, el mundo cambiante y, a partir de la práctica concreta, creó una nueva teoría adecuada a su país y a su tiempo. Esta es la esencia del socialismo científico.

Hoy estamos llamados, como comunistas, a leer el mundo cambiante, a identificar sus contradicciones, a establecer qué contradicción es primaria y cuál es secundaria. Sin este ejercicio, no estaríamos a la altura del método marxista: podríamos repetir muchas buenas consignas ultrarrevolucionarias y de extrema izquierda, pero no servirían de nada porque simplemente estarían desfasadas. La lucha de clases actual se basa en una contradicción primaria, que es que la unipolaridad atlántica (es decir, el imperialismo) ataca al área euroasiática liderada por Rusia y China, es decir, la multipolaridad. Sobre esta base pueden leerse todas las demás contradicciones, que entonces pasan a ser secundarias: no he dicho “menos importantes” ni siquiera “ilegítimas”, sino ciertamente subordinadas a una prioridad mayor, sin la cual ni siquiera la cuestión obrera puede resolverse. Los que no lo aceptan pueden hablar de “comunismo”, pero sólo hablan de él, y no podrán hacer nada para avanzar por ese camino.

Quienes leen, por ejemplo, las protestas de estos días en Kazajistán como una lucha exclusivamente derivada del aumento del precio de la energía, sin ver el riesgo de una contrarrevolución de color (es decir, un golpe de Estado pro-atlántico y liberalista como ocurrió en 2014 en Ucrania) se han quedado quizás anclados en Marx, pero han entendido poco la renovación aportada por Lenin a la teoría revolucionaria y se niegan a tomar en consideración el nuevo paso adelante en el mundo que ha determinado la emersión de la China de Xi Jinping como potencia. De hecho, desestabilizar a Kazajstán significa hoy no sólo cercar a Rusia (abriendo un nuevo frente militar que llevará a su debilitamiento económico y, por tanto, también a un desenganche en su papel de equilibrio frente a la agresividad de Washington y Bruselas), sino también sabotear la estrategia de la Nueva Ruta de la Seda de China. Retener esto último significa hoy – no en los años 90, sino hoy! – ralentizar el proceso de liberación nacional de los países pobres bajo control neocolonial de EE.UU. y la UE, y perpetuando así la dominación atlántica y su explotación capitalista durante más tiempo.
Es obvio que el sistema kazajo tiene severas limitaciones para un marxista, por supuesto: hace treinta años se derrocó el socialismo y se impuso el capitalismo, no podemos alegrarnos de ello. Pero en esta fase histórica, el retorno al socialismo no está en el orden del día, como algunos pueden engañarse; por el contrario, la construcción de un mundo multipolar es la prioridad absoluta, que, precisamente por ser multipolar, garantizará a las naciones su soberanía, limitará los riesgos de guerras de agresión y, por tanto, permitirá el desarrollo de las luchas sociales, que en el contrario serían vanas en un sistema globalizado exclusivamente supranacional.

Como dice el camarada Dmitri Novikov, vicepresidente del Partido Comunista de la Federación Rusa (la principal fuerza política de la Unión de Partidos Comunistas de la antigua Unión Soviética), la decisión de Kazajstán de adaptarse al sistema capitalista “ha provocado un aumento de la desigualdad social, característico de todo el mundo, excluyendo a China, Vietnam y otros Estados”, y añade con acierto: “en la mayoría de los países de la CEI es necesaria una revisión de la política socioeconómica”. Muy cierto, pero revisar la política socioeconómica no significa decapitar policías, bloquear el tráfico aéreo con China y socavar la soberanía de la República. De hecho, el camarada Novikov añade que hay “varias ONG extranjeras que operan en el país y que influyen en la situación” porque Kazajistán “interesa a los servicios de inteligencia y a los gobiernos occidentales como país que puede influir en el destino de China y Rusia. Y Washington, en sus documentos, llama a estos dos países sus dos principales oponentes del siglo XXI”.

Que haya oligarcas odiosos en Kazajistán es cierto: hay oligarcas corruptos y privilegiados en todas partes, incluso en Suiza, ¡pero eso no justifica el terrorismo! Sin embargo, en este preciso momento representan una contradicción secundaria: si Kazajstán no se mantiene independiente y conectado a la Nueva Ruta de la Seda, sino que, por el contrario, se acerca al sistema atlántico como piden los revoltosos, no habrá ninguna mejoría social para los trabajadores y las clases populares del país (y mucho menos socialismo); de hecho, será peor que hoy, donde al menos hay un estado regulador en el que incluso los comunistas pueden actuar. Basta pensar que hace poco el Partido Popular de Kazajstán – el principal partido de tradición marxista-leninista – alcanzó casi el 10% en las elecciones, aumentando el número de diputados elegidos en el parlamento nacional (compuesto por 98 escaños) a diez. Estos camaradas tienen claro que un sistema más justo por la vía socialista no vendrá, obviamente, destruyendo el Estado, quemando banderas nacionales y arrojándose a las manos de la UE, los EEUU y la OTAN.

Los que inicialmente salieron a la calle contra el coste de la vida no son los mismos que hoy asaltan los cuarteles y roban armas para el placer de Occidente. No ver, en conclusión, lo que está ocurriendo en Kazajistán como parte de la nueva “guerra fría” es reducirse a una interpretación económica del sindicalismo (una lucha justa pero puntual, limitada a los primeros momentos y además ya resuelta con previsión con las recientes concesiones del propio gobierno kazajo), mientras que el verdadero conflicto de clases se juega en un plano completamente distinto.

Kazajstán: el error de no entender la fase histórica

Comparte, si te gusto