Barbara Walter, tilda a EU de «anocracia»

Alfredo Jalife-Rahme

E

n The Washington Post, rotativo del establishment, Dana Milbank, politólogo de la Universidad de Yale, expone los explosivos puntos de vista de la Dra. Barbara Walter, politóloga de la Universidad de California en San Diego y consultora de la CIA, donde, vaticina que Washington se encuentra “al borde de una guerra civil (https://bit.ly/3myuieq)” y define que hoy Estados Unidos «no es una democracia», sino una vulgar «anocracia»: una semidemocracia categorizada como sistema de gobierno intermedio entre la autocracia y la democracia.

Barbara Walter, exageradamente pro israelí y pro partido demócrata (insólita mezcla en la época del SQUAD, encabezado por la millennial neoyorquina/puertorriqueña Alexandria Ocasio-Cortez), se basa en criterios y factores más cuantitativos que cualitativos, sustentados por el Polity Index (Índice de Política) que exhibe una declinación de 10 a cinco (sic) puntos de Estados Unidos (https://bit.ly/3eoZN6a), que se aceleró en la etapa de Trump.

Curiosamente, la muy influyente pareja propartido demócrata Karen y Gregory Treverton, que también vaticina una «guerra» civil en Estados Unidos en 2024 (sic), en su perturbadora opinión al portal británico The Article, admite que el deterioro del sistema de gobierno de ese país, que tiende a la autocracia, es anterior a Trump cuando los “nubarrones de advertencia ya eran evidentes mucho antes de que el Partido Republicano se percatara de que no podía ganar elecciones limpias (https://bit.ly/3eq7yc8)”

Antes de que Estados Unidos fuera tildado de «anocracia», cuando su anatema semiótico era propinado laxamente y en forma propagandística contra los «estados fallidos»–que los gobiernos de Washington tenían en la mira, con el fin de domesticarlos a los intereses de Wall Street–, tal sistema de gobierno semidemocrático/semiautocrático servía de parapeto intelectual para denostar a la anocracia como un sistema “más proclive a las guerras civiles (https://bit.ly/3suJGMF)”.

Un grave error de juicio consiste en definir los sistemas de gobierno como inamovibles y no en su forma evolutiva/involutiva dinámica y cíclica.

Ya el inconmensurable Solón (638-558 aC) –uno de los Siete sabios de Grecia– fue uno de los primeros en definir la timocracia, gobierno oligárquico (en su acepción reduccionista), que catalogaba a la sociedad civil en cuatro clases sociales.

Luego, el portentoso historiador Polibio (200-118 aC) retoma la secuencia de los sistemas de gobierno de la timocracia de Solón y Platón (427-347 aC) y de Aristóteles (384-322 aC) para definir los seis estadios de su «anaciclosis»: monarquía, aristocracia, democracia, tiranía, oligarquía y oclocracia (gobierno de las masas), desglosado por el portentoso pensador italiano Norberto Bobbio (https://bit.ly/3JlJK7h)

La genialidad conceptual de los grandes pensadores griegos desde Solón (siglo VI aC) necesita ser readaptada semánticamente a las realidades idiosincráticas del globalismo neoliberal y del posglobalismo, donde cada país manifiesta diferentes estadios de desarrollo socioeconómico y sicopolítico.

El caso sui generis de Estados Unidos a inicios de 2022 es prístinamente representativo: no es una democracia (es más bien un decimonónico artefacto propagandístico); tampoco es la anocracia aludida (definición sociologista de los politólogos), sino es óptimamente categorizada como una plutocracia que rigurosamente subsume a su ciberbancocracia, donde todos los sistemas definidos desde Solón/Platón/Aristóteles/Polibio han sido deglutidos por la desfalleciente globalización neoliberal financierista de Wall Street y sus gigabancos: BlackRock, Fidelity, State Street, Vanguard (https://bit.ly/3Eu6JJU)

Ya es tiempo de que los avezados politólogos/sociólogos y financieros/economistas definan en forma holística el sistema de gobierno imperante en cada país con una característica semiótica más correcta del siglo 21 y dejen de lado sus confusos reduccionismos endogámicos y vetustos (https://bit.ly/3sAyoqa)

A fortiori, en la etapa de la multidimensionalidad hipercompleja no-lineal, nada maniquea, que (per) vive hoy la transición geoestratégica del planeta.

www.alfredojalife.com
Fuente La Jornada

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto