Experto ruso: “la reunión Biden-Putin será decisiva ¿guerra o paz?”

ANDREI RAEVSKY, ANALISTA MILITAR RUSO

Esta confirmado. Vladimir Putin y Joe Biden tendrán lo que se anuncia como una conversación «larga» (no cara a cara, sino mediante video ) el próximo martes. Teniendo en cuenta las tensiones extremas que están teniendo lugar entre Estados Unidos, la OTAN, la UE y Rusia, este evento será, por definición, un momento decisivo, independientemente de su resultado. Las dos opciones básicas son a) se hará algún tipo de trato b) no saldrá nada de esta reunión.

Personalmente, soy «cautelosamente pesimista», y aquí explicaré por qué.

Veamos qué han estado haciendo las dos partes en preparación para esta reunión:

Básicamente, el Imperio ha aumentado las tensiones lo más alto posible, tanto con una avalancha de declaraciones belicosas como mediante la participación en ejercicios de «acoso menor» cerca de la frontera rusa. La principal (y única) ventaja de esta estrategia previa a las negociaciones es que cuesta muy poco dinero y tiene un efecto de relaciones públicas importante.

Las dos principales desventajas de esta estrategia de previa negociaciones son 1) tienden a llevar a Biden a un rincón, porque cualquier tipo concesión, por razonable que sea, puede ser presentada como una “rendición ante el malévolo Putin” y 2) los rusos saben que todo este ruido de sables es solo aire y, en todo caso, un signo de debilidad.

Rusia ha hecho protestas verbales comparativamente «más fuertes» y ha mencionado «líneas rojas» que el Imperio ha ignorado por completo. Los rusos, también, han realizado movimientos militares reales que han preocupado al Imperio, incluido el repentino lanzamiento hacia el Pacífico o todos los submarinos estratégicos de la Flota Rusa de ese océano.

Aquí está el problema tal como lo veo: «Biden» ha permitido que los locos rusofóbicos coloquen a la Administración Biden en el mismo rincón donde esos mismos locos rusofóbicos atraparon a Trump: un lugar donde no hay negociaciones significativas (es decir, negociaciones que implican la voluntad hacer concesiones mutuas).

Todo el teatro sobre «hablar con Rusia desde una posición de fuerza» implica que los rusos se asustarán y cederán ante el Imperio. El problema es que en el mundo real (a diferencia del Hollywood), es Rusia la que está en una posición fuerte, mientras que Estados Unidos / OTAN / UE están en una posición de extrema.vulnerabilidad.

En otras palabras, es extremadamente improbable que los rusos hagan concesiones importantes en algo, aunque solo sea para ganar tiempo. Por supuesto, Rusia no quiere ni necesita una guerra en ningún lado, por lo que probablemente esté dispuesta a hacer concesiones relativamente menores, pero solo políticas. En términos militares, Rusia está ahora «lista para partir» y no se retirará a menos que el Imperio otorgue concesiones legalmente vinculantes y verificables para garantizar la seguridad de Rusia en su frontera occidental (Putin lo ha dicho específicamente).

Con franqueza, nada de eso es muy complejo: todas las partes han desarrollado medidas de reducción de la tensión y de fomento de la confianza mutua durante muchas décadas y ahora no es necesario reinventar la rueda. Cómo hacerlo es fácil y sencillo. Pero políticamente, no sé cómo respondería el «Biden colectivo” a los locos del Congreso, que lo acusarán de debilidad, o traición, si hace algo más que continuar escalando hacia una guerra inevitable. No debemos olvidar que las escaladas solo pueden ser detenidas por dos medios: negociaciones o guerra. Si lo primero se vuelve imposible, lo segundo se vuelve inevitable.

Peor aún, hay señales bastante que ese «Biden colectivo» no está controlando completamente el poder ejecutivo y que hay personajes en la CIA y el Pentágono (liderados por los neocons) que quieren una guerra que involucre a Rusia, porque creen que esta guerra no implicaría una probabilidad muy alta de volverse nuclear.

Blinken, por ejemplo, me parece un tipo de persona que sería un gran vendedor de seguros, pero como diplomático es claramente un despistado. Es un «perdedor», está escrito en su cara (lo mismo ocurre con Stoltenberg y la mayoría de los políticos de la UE). Lo peor de todo es que estos perdedores creen en su propia superioridad y piensan que pueden hablar con Putin como, por ejemplo, el comodoro Matthew Perry «habló» con los japoneses o cómo Reagan le mostró «quién manda» a la diminuta Granada.

Por último, la próxima «demostración de unidad y fuerza» (también conocida como Cumbre para la Democracia ) será vista por el Kremlin como un intento desesperado por ocultar la verdadera debilidad del Imperio y hacer que parezca que Occidente todavía tiene los medios para gobernar el planeta. En realidad, solo Rusia y China juntas son mucho más poderosas que todas las colonias que el tío Sam convocó a esta Cumbre ( aunque solo sean dos contra 109 países del lado estadounidense). Esta es la realidad, la cumbre está diseñada para ocultar de la vista del público la debilidad del Imperio .

¿Así que no hay esperanzas ?

Bueno, no muchas. Pero, en teoría, esto es lo que podría suceder.

Estados Unidos podría acordar otorgar a Rusia un vínculo legal vinculante y verificable, con garantías de seguridad en su frontera occidental , incluido el retiro de las fuerzas del Reino Unido a cambio de lo cual, Rusia podría retirar algunas de sus propias fuerzas. Se podrían acordar medidas de eliminación de conflictos en el aire y en los mares. Y, ambas partes podrían acordar misiones de observación y luego desplegarlas para verificar la implementación de los acuerdo.

A nivel político, Estados Unidos podría ordenar una reducción drástica de la participación militar occidental en Ucrania a cambio de una reafirmación rusa del reconocimiento de Ucrania en sus fronteras actuales, es decir, sin Crimea y sin el Donbass (en otras palabras , el Kremlin prometería no reconocer los estados soberanos de las repúblicas LDNR). En teoría, una fuerza internacional de mantenimiento de la paz podría establecerse en la «zona gris» entre el LDNR y Ucrania (que requeriría que los Ukies se retiraran de su actual ocupación ilegal). Ambas partes tendrían que acordar la nacionalidad del personal encargado del mantenimiento de la paz.

[ Sobre la repúblicas del Donbass -LDNR -: Hay que tener en cuenta que aunque de jure el Kremlin no ha reconocido estas repúblicas, de facto si lo ha hecho, especialmente después de la modificación de las leyes rusas sobre la economía. Mantener el LDNR dentro de Ucrania crearía una fuerza que podría evitar que este país, dirigida por neonazis, se convierta por completo en una nación anti-Rusia. Así que no, a pesar de las banderas, no reconocer el LDNR no sería una «traición».]

Además, Rusia y EEUU deberían establecer un mecanismo permanente de debates bilaterales para reemplazar el inútil y básicamente muerto Consejo OTAN-Rusia . Otras áreas de discusión podrían incluir cuestiones tan evidentes como el espacio, el terrorismo, la inmigración, la energía, la ciberseguridad, el Ártico, etc. y una restauración completa de las relaciones diplomáticas civilizadas (que fueron saboteadas por la administración de Obama y Trump). También se podría llegar a un acuerdo sobre la no interferencia mutua o, al menos, mejorar la actual solución de conflictos en Siria, Irak y en otros lugares. Y, por supuesto, Rusia podría acordar un contrato de gas a largo plazo a través de Ucrania a cambio de la aceptación total de NS2 por parte de Estados Unidos.

¿Suena muy educado?

¡Seguro que me suena educado!

Pero no estoy dispuesto a declararlo absolutamente imposible. En cambio, simplemente diría que tal resultado es poco probable, pero aún posible.

La alternativa es una guerra que podría limitarse a alguna tonta provocación de los “Ukie” (del tipo que han estado haciendo regularmente, y fallando, durante años) o, en el extremo más terrible en un conflicto que escale rápidamente a un guerra continental e internacional que probablemente involucre armas nucleares.

La esperanza es lo último que se pierde, ¿verdad?

Lo único que me permite creer que una guerra todavía se puede evitar es que, además de los locos de siempre, todavía hay funcionarios sobrios en los EEUU (¿Quizás el general Milley?), que entienden que una guerra será de un horror indescriptible, pero TAMBIÉN entienden que un ataque de Estados Unidos a Rusia resultará en un inmediato contraataque ruso contra el territorio del Imperio.

Específicamente, ahora esta es la posición oficial rusa: si el arma X se dispara contra Rusia o las fuerzas rusas, Rusia no solo destruirá esa arma y el sistema que la lanzó, sino que también atacará el cuartel general de comando desde el cual se ordenó atacar… y eso podría ser Kiev, Varsovia, Bruselas o incluso Washington DC.

Estoy seguro que el general Gerasimov se lo explicó al general Milley con exquisito detalle y sospecho firmemente que Milley captó el mensaje. Solo esperemos que Milley pueda prevalecer sobre Lloyd Austin (quien es claramente un incompetente usado por el “partido de la guerra”).

Si no,que Dios nos ayude a todos, porque entonces la guerra es inevitable .

Considero la situación actual como la más peligrosa que ha enfrentado el mundo, esto es incluso peor que la Crisis de los Misiles de Cuba o los ataques de Estados Unidos contra Siria o contra Irán (el asesinato del General Soleimani). Por naturaleza, crianza, experiencia y formación, soy un pesimista impenitente. Pero, en este caso, todavía quiero adoptar una postura de «pesimismo cauteloso», lo que significa que, pienso que la actual situación es terrible y parece irresoluble, pero todavía elijo creer que hay suficientes personas cuerdas en los EEUU para evitar lo peor.

Aún así, soy consciente que la banda del Reino Unido + 3B + PU quieren la guerra a toda costa y que ahora están estableciendo la agenda tanto en la UE como de la OTAN. El único actor que podría ordenarles que se retiren sería Estados Unidos, pero gobernado por una Administración con un mando real, no por un pez de acuario senil conocido como el «Biden» colectivo.

También debemos contar con los locos cabezas calientes que se oponen permanentemente a todos y cada uno de los acuerdos con Rusia, sin importar cuán necesarios sean. El Partido Republicano ahora se ha convertido en el partido de la guerra, haciendo exactamente lo que hicieron los demócratas durante los años de Trump.

En cierto modo, la escena política de Estados Unidos me recuerda la época de Brezhnev, cuando el sistema político no podía producir un líder real. Un Ronald Reagan o un George HW Bush tendrían lo necesario para hablar con los rusos y obtener algunos resultados. Por desgracia, ninguno de los presidentes desde entonces ha tenido suficiente cerebro para hacer algo constructivo.

El hecho que nuestra esperanza está en el “Biden colectivo” es una realidad triste y aterradora. Todo lo que podemos hacer es esperar el martes y rezar para que tanto Biden como “Biden” tengan suficiente coraje y patriotismo para traer al mundo de vuelta del borde del abismo. No es mucho, pero eso es todo lo que tenemos.


telegram

Comparte, si te gusto