La militarización «tripolar» del espacio

Alfredo Jalife-Rahme

Un perturbador artículo del Daily Mail (17/11/21) expone la militarización «tripolar» (https://bit.ly/3HAaBf0) en el espacio: «las armas hipersónicas de China en el espacio pueden ser usadas para lanzar un ataque nuclear sorprendente contra Estados Unidos», según John Hyten (JH), vicejefe de las fuerzas armadas conjuntas, quien admite que «Pekín se encuentra más avanzada tecnológicamente en esa esfera».

El general JH asevera el notable avance de China, que catalogó –después de su superior Mark Milley– la hazaña china como un «momento Sputnik», en alusión al lanzamiento del primer satélite por parte de Rusia en 1957.

Daily Mail, en la misma tónica del rotativo globalista neoliberal Financial Times –que volvió a la carga el domingo pasado con el agregado de que un misil adicional fue lanzado al mar del Sur de China–, alega que «se piensa que China ha realizado dos pruebas hipersónicas orbitales con armas nucleares». Tal «arma nuclear está diseñada para evadir los poderosos sistemas de radar de Estados Unidos y sus defensas antimisilísticas volando en una baja órbita terrestre, lo que hace más difícil su ubicación, trazabilidad y destrucción».

Así, «Estados Unidos fue atrapado por sorpresa y coloca a Rusia (¡mega-sic!) en la delantera de la carrera armamentista en el espacio» (https://cbsn.ws/3DDIZn2). China ha desmentido el tsunami propagandístico de los multimedia anglosajones y sólo admite haber realizado una prueba de «navegación» en el espacio (https://bit.ly/3qUgaiA).

Paul Robinson (PR), profesor de la Universidad de Otawa, experto en historia militar rusa y soviética –autor del blog Irrussianality, un juego de palabras sobre la «irracionalidad» imperante en la anglósfera contra Rusia (https://bit.ly/3HDj9SB)–aborda impecablemente la carrera armamentista en el espacio (https://bit.ly/3nDxFBO).

PR menciona la prueba de un misil antisatelital de Rusia que ha desatado la furia de Washington, que la calificó de «irresponsable» y «temeraria».

La prueba rusa «destruyó un satélite antiguo e inoperable de reconocimiento» de la era soviética. Lo que más (pre)ocupa a PR se centra en la «ausencia de tratados internacionales que regulen la militarización del espacio, lo que significa que el cosmos se está volviendo un campo de batalla» (sic).

La prueba antisatelital rusa desnudó que «hoy no existe ningún régimen legal vinculante para regular los escombros en el espacio» (https://bit.ly/3kTpPBZ). El único instrumento legal que regula las armas en el espacio es el Tratado sobre el espacio ultraterrestre (Outer Space Treaty) de 1967, que «prohíbe la colocación de armas nucleares u otro tipo de armas de destrucción masiva en órbita alrededor de la Tierra o en la Luna, o en los cuerpos celestiales» ( https://bit.ly/3x8nhoF ).

La postura de los «círculos militares estadunidenses», según PR, es que «tal carrera armamentista es inevitable (sic) y es mejor para Estados Unidos llevar la delantera mientras goza de su ventaja tecnológica» (https://bit.ly/3DIjkcW). La política nacional en el espacio de Estados Unidos, de 2006, sustentó que «Washington se opondrá al desarrollo de nuevos regímenes legales y a otras restricciones que buscan prohibir o limitar el uso del espacio» (https://bit.ly/30I4WmM).

En 2008, China y Rusia propusieron un borrador sobre el Tratado de prevención de colocación de armas en el espacio ultraterrestre y la amenaza o uso de la fuerza contra objetos ultraterrestres en el espacio, que fueron rechazados por Estados Unidos.

Si antes los militares de este último país estaban seguros de ganar la militarización del espacio, el reciente «despliegue de misiles hipersónicos por Rusia ha devaluado los miles de millones de dólares invertidos por Washington en su defensa balística misilística», según PR.

De dos cosas una, o las dos, o la omnipotente maquinaria propagandista anglosajona que abulta hiperbólicamente las proezas tecnológicas de Rusia y China en el espacio –en el rubro de misiles hipersónicos, donde Estados Unidos viene en un nada glorioso tercer lugar detrás de Rusia y China–, o bien, la realidad rebasó al Pentágono.

Home


La Jornada

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico