Los edificios con energía cero, para combatir el cambio climático

Omar Marroquín Pacheco

Un informe generado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), afirman que un aumento a nivel global de la temperatura en 1.5 grados centígrados, es inevitable en las próximas décadas.

La gran incógnita hoy es si el mundo será capaz de evitar un calentamiento mayor y más destructivo mayor a 2 grados centígrados o peor de 3 grados centígrados, que por las evidencias que hay es a lo que desafortunadamente se apunta.

Los expertos apuntan que para mantener la temperatura de 1.5 grados centígrados, en ningún caso se puede superar los 420 gigatoneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, de mantener el actual ritmo observado es posible que este valor se alcance para el año 2030.

Esto es indicativo que es necesario y urgente eliminar el uso de combustibles fósiles y virar hacia el uso de energías renovables, para alimentar nuestros hogares, vehículos y las ciudades.

Los edificios son los responsables de emitir el 40% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, dicho esto para no llegar al colapso lo que queda es adaptar los edificios ya construidos para el año 2050 y así minimizar el impacto negativo del calentamiento global en las ciudades que habitamos.

La idea es que los nuevos edificios que se construyan después del año 2030, deben ser neutros en relación a los niveles de consumo energético global. Si se toma en cuenta que hoy en día en los países desarrollados menos del 1% de los edificios se diseñan y construyen con el estándar cero neto.

Muchas ciudades, incluidas varias latinoamericanas se han comprometido a que para el año 2050, sus edificios tengan un funcionamiento cero neto. Este esfuerzo no debe de ser aislado, tienen que participar: arquitectos, desarrolladores, promotores comerciales y residenciales, los constructores de viviendas y los fabricantes de productos para la construcción, deben de hacer más para poder ampliar los edificios de consumo cero.

Haciendo una evaluación una de las bases fundamentales para la transformación a energía neta cero han sido los paneles solares, que han proliferado en los tejados de muchos países del mundo, pero se debe hacer aún más para que no solamente las viviendas, sino también los complejos de apartamentos o toda una comunidad residencial sea neta cero o energéticamente positiva, esto se refiere a los edificios que generan más energía que la que consumen.

Lo ideal es que todos los hogares fueran capaces de electrificarse por energías renovables, abandonando el carbón, petróleo y gas en hornos y estufas, que son altamente contaminantes, aunado a eso que los artefactos que utilicemos sean de bajo consumo energético y materiales de alta eficiencia energética.

En climas templados como acá en Guatemala, se puede muy bien utilizar el concepto de casa pasiva, que se refiere a un conjunto de técnicas que convierten ya sea a una casa o aún edificio en un barco hermético que no pierde calor en invierno, ni requiere mucho enfriamiento en verano, se diseñan en base a la trayectoria estacional del sol.

Comparte, si te gusto