Aumento en Alimentación Escolar podría no aportar a la Seguridad Alimentaria

kindergarten, school, the main-2456159.jpg

Por: Byron Reyes

El pasado 29 de septiembre, los diputados del Congreso de La República aprobaron el decreto 12-2021, el cual consiste en realizar reformas a la Ley de Alimentación Escolar. Estos cambios surgen luego de tres lecturas en sesiones plenarias, las cuales buscaban beneficiar a los alumnos y familias del sector público escolar.

Entre las reformas, se encuentra que habrá un aumento en la inversión en alimentación escolar de Q6 para el año 2022, anteriormente este era de Q4. Este beneficio, podría ampliarse en primaria y secundaria para el año 2023 según lo indica la reforma, el cual tendrá una inversión de Q4, y se creará una Comisión Interinstitucional de Alimentación Escolar que ayudará a impulsar la seguridad alimentaria y nutricional de los estudiantes.

En 2005, se aprobó la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN), por medio del Decreto 32-2005 del Congreso de la República. Esta, trabaja en conjunto con la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia de la República (Segeplán) para esforzarse en buscar soluciones al problema de desnutrición y subalimentación en Guatemala.

Actualmente, Guatemala es el país con la tasa más alta de desnutrición crónica, indicando que el 48% de los niños sufren de desnutrición crónica, es decir 1 de cada 2 niños, al mismo tiempo, Guatemala tiene una tasa de mortalidad infantil del 3.4%, lo cual posiciona a Guatemala en el sexto país en el mundo con desnutrición infantil.

La inversión del 2022 y 2023

Luego de ser aprobadas las reformas, se espera que la inversión del presupuesto 2022 para garantizar la Alimentación Escolar sea de 426 millones de quetzales y para 2023, Q900 millones. Esto tendrá que ser evaulado por la Comisión de Finanzas, los cuales tendrán que realizar un análisis con base a la propuesta de presupuesto 2022 entregado el pasado 2 de septiembre.

Según se indica en la propuesta del Presupuesto 2022, el MINEDUC, estaría solicitando un total de Q17mil 913 millones de presupuesto, el cual, luego fue modificado a Q19 mil 953 millones de quetzales.

En este aumento, contempla el aumento salarial según lo acordado en el Pacto Colectivo, y no al aumento en la alimentación escolar. De igual forma, no se indica información para la comisión Interinstitucional que buscaría garantizar que los alimentos sean entregados a las familias.

Héctor Gramajo, economista y analista político, indica que este aumento en el presupuesto para la Alimentación Escolar podría funcionar si no se aplicara la “corrupción de hormiga”. “Sigue siendo poco para resolver los problemas de alimentación de la niñez pobre de Guatemala, lamentablemente es poco y aparte choca con una red de corrupción hormiga. Desde autoridades del MINEDUC, distribuidores y personal de los centros educativos, si es poco y encima de eso hay robo es mucho más difícil resolver”.

Soluciones escazas para resolver la desnutrición

Según la UNICEF, existen 5 formas para acabar con la desnutrición infantil, algo que podría significar una opción en Guatemala, las mismas se han tratado de aplicar, sin lograr así garantizar una disminución en las estadísticas, sino un aumento. Para la UNICEF, la solución está en garantizar a las familias acceso a atención sanitaria, formación de padres y madres, alimentación terapéutica, lactancia materna y acceso a agua y saneamiento, estas soluciones indican tener dificultades en poder ser garantizadas.

Angel Valenzuela, nutricionista y analista político, indica que la priorización es importante para poder solucionar la desnutrición en Guatemala. “Es importante que se conozca y se prioricen las necesidades de la población. No existe un análisis técnico cuando se realizan estas decisiones presupuestarias. Por otro lado, el mayor problema de Guatemala es la desnutrición crónica, estamos hablando de niños que están creciendo debajo de su potencial biológico, en todo sentido. Los niños viven en pobreza, en áreas donde sus padres subsisten de la agricultura que ellos mismos producen y de trabajos temporales donde tengan que migrar, cómo siembras de caña, palma africana, café o algún otro tipo de cultivo”.

“El problema de cómo se aborda el problema de la desnutrición crónica en Guatemala reside en la priorización de cómo se distribuye el dinero. El problema de la inseguridad alimentaria nutricional, que es la que causa que exista cualquier tipo de desnutrición o deficiencia nutricional, es que es un problema estructural de la sociedad. Las soluciones que se plantean desde el Gobierno o incluso la cooperación internacional o cualquier agencia de cooperación bilateral, no son soluciones de fondo, son soluciones que buscan mitigar un impacto. Las cuales si son necesarias, pero las soluciones no suceden por un problema estructural de la sociedad, donde se involucra la injusticia social, cómo aislar a las personas con pobreza, las cuales en su mayoría son indígenas. Siempre se dice que se van a enfocar en los lugares

donde más afecta la desnutrición pero no se ven cambios”, expresó Valenzuela.

En enero del 2021, el presidente dio inicio a la Gran Cruzada Nacional por la Nutrición en Guatemala, la cual al igual que “Hambre Cero”, buscaba mitigar los impactos de 114 municipios con desnutrición, y buscar posibles soluciones ante esta problemática, siendo estas reformas a la Ley de Alimentación Escolar, un apoyo para esta cruzada. En septiembre de este año, se registró un incremento de 147.3 por ciento en fallecimientos por morbilidades relacionadas a la desnutrición, la cual indica no haber tenido logros según lo indicado por el mandatario.


telegram

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico