Confinamiento, el nuevo libro de Adam Tooze

Michael Roberts

Adam Tooze ha publicado un nuevo libro, Shutdown (Confinamiento). Tooze es hoy el historiador favorito de la izquierda progresista. Su libro anterior, The Wages of Destruction (los sueldos de la destrucción), ganó el Premio Wolfson de Historia y el Premio al Libro del Año Longman-History Today. Ha enseñado en Cambridge y Yale y ahora es profesor de historia de la catedra Kathryn y Shelby Cullom Davis de la Universidad de Columbia. Es un prolífico escritor de artículos en la prensa de élite; una mina de información y datos en su cuenta de Twitter y su sitio Chartbook. Y, por supuesto, está en SubStack.

Reseñé su último libro superventas, Crashed (En crisis). Después de elogiar el relato de Tooze del colapso financiero mundial y la consiguiente Gran Recesión, señalé que “Crashed nos proporciona el relato más detallado y fascinante del colapso y sus consecuencias. Describe poderosamente lo que sucedió y cómo, pero en mi opinión no explica adecuadamente por qué sucedió. Pero tal vez esa no sea la tarea de la historia económica, sino de la economía política”.

En esa reseña hice dos críticas. La primera, al método histórico de Tooze: denuncia el «historicismo» como tal y pretende proporcionar una historia del «momento», tal como sucede. Lo que puede ofrecer una excelente encuesta sobre quién hace qué y cuándo, pero no sirve para entender por qué. Y en segundo lugar, aunque Tooze es un historiador de eventos «tal como ocurren» (o inmediatamente después), este enfoque parte de una falsa «neutralidad» en su análisis. Porque Tooze no es ‘neutral’ u ‘objetivo’ en absoluto, y después de todo, nadie puede serlo cuando los intereses sociales y los puntos de vista son a menudo contradictorios.

De modo que debajo de la «historia del momento» se encuentra un análisis de los acontecimientos que se basa en realidad en lo que Tooze llama ideales «democráticos liberales», en lo político y en la teoría y las políticas keynesianas en lo económico. Tooze se ve a sí mismo ofreciendo el punto de vista “de un historiador progresista de izquierda cuyas lealtades personales están divididas entre Inglaterra, Alemania, la“ isla de Manhattan ”y la UE. ”(Tooze, ‘Tempestuous Seasons’, London Review of Books , 13 de septiembre de 2018, p. 20.) Añade:“la tradición intelectual política a la que personalmente me siento apegado es el liberalismo de izquierda británico”. Y :»Soy un keynesiano liberal convencido en cuanto se refiere a mi visión y comprensión de la política, y la forma en que los expertos deben relacionarse con ella, y como debe funcionar la democracia moderna».

En general, Tooze cree, a pesar de todos sus defectos, que Estados Unidos está del lado de los ángeles, junto con Europa Occidental, en la defensa de los ideales de la ‘democracia’ contra las fuerzas de gobiernos autoritarios de países como Rusia, China, Turquía. etc. Perry Anderson señala que el libro de Tooze Wages of Destruction sostiene que Hitler consideró a Estados Unidos el principal enemigo de la Alemania nazi, es decir, que Estados Unidos era la fuerza de la democracia contra el fascismo. Y, sin embargo, toda la evidencia sugiere que la principal ambición de Hitler era aplastar la conspiración judeo-bolchevique y, desde el principio, buscó invadir y derrotar a la Rusia de Stalin.

En lo que respecta a la economía, en Crashed se nos pide que aceptemos que, a pesar de que las acciones de la administración de Estados Unidos y la UE estuvieron llenas de errores, al final lograron apuntalar el sistema y evitar que se hundiera en una profunda depresión. Sí, las medidas draconianas impuestas por la Troika a Grecia fueron terribles, pero Tooze no dice nada sobre la capitulación de Syriza ante la Troika. Cree que no había más alternativa que asegurar la supervivencia de la UE como parte del orden democrático liberal. Como escribió: “la hostilidad de izquierda con el carácter pro-mercado de la UE y la hostilidad nacionalista a Bruselas se unieron para provocar un profundo shock a la élite europea. ‘Cualesquiera que fueran los aciertos y errores de la constitución, la democracia popular se había afirmado'». ¿En serio? ¿Han enmendado el BCE y el Consejo de la UE su forma de operar?

En Shutdown, Tooze examina la decisión sin precedentes de los gobiernos de todo el mundo de cerrar sus economías ante la pandemia. «El virus fue el detonante», escribe el autor. Pero estaban en juego otros elementos, incluida una grave desaceleración del crecimiento económico mundial, un aumento de los regímenes nacionalistas y autoritarios en todo el mundo y lo que, en efecto, era una nueva guerra fría con China. En otras palabras, los factores de desestabilización eran innumerables mucho antes de que llegara el Covid-19. Tooze llama a esto ‘policrisis’ para describir esta serie de múltiples fallos de imaginación y gobernabilidad.

Tooze pasa con fluidez del impacto de las fluctuaciones monetarias a la destrucción de las instituciones, como los sistemas de salud, las escuelas y los servicios sociales, en nombre de la eficiencia. Y muestra cómo ninguna declaración unilateral de «independencia» o aislamiento puede sacar a ningún país moderno de la red global de viajes, bienes, servicios y finanzas. Ningún país es una isla cuando se trata de virus, comercio y cadenas de suministro, como vemos actualmente.

El quid del mensaje de Tooze es que al inicio de la crisis de Covid-19, los gobiernos se encontraron ‘volando a ciegas’: ninguna de las teorías económicas y políticas que pretendían ser guías para las políticas públicas resultó de utilidad y fueron rápidamente abandonadas. En cambio, obligados ??por la necesidad de «hacer algo» y que se viera que «hacian algo», los gobiernos innovaron.

Tooze relata lo que dijeron figuras públicas en las primeras etapas de la pandemia. El 3 de febrero de 2020, Boris Johnson, primer ministro de Gran Bretaña, advirtió del peligro de que «nuevas enfermedades como el coronavirus provoquen pánico», dando lugar a medidas que «van más allá de lo médicamente racional, hasta el punto de provocar daños económicos reales e innecesarias». En dos meses, había confinado la economía británica. El 25 de febrero de 2020, Larry Kudlow, asesor del presidente Donald Trump, dijo que «hemos contenido esto», y agregó alegremente: «No creo que vaya a ser una tragedia económica en absoluto».

Tooze confirma lo que mis artículos y otros análisis tanto sanitarios como económicos han demostrado: que la consecuente acción pública, como los cierres y el comportamiento prudente y socialmente responsable de los ciudadanos, redujo la mortalidad y el daño económico, correspondiendo el mérito aproximadamente un tercio a los gobiernos. y dos tercios a los ciudadanos.

Los políticos en muchos casos fueron desastrosos, pero las instituciones del orden democrático liberal lo compensaron. Considerando que la crisis financiera de 2008 mostró la debilidad del sistema bancario mundial, escribe Tooze, el choque de la pandemia provocó la debilidad de los mercados de activos en su conjunto, lo que exigió que entidades como el Tesoro de Estados Unidos desarrollaran “un mosaico de intervenciones que efectivamente respaldó a gran parte del sistema de crédito privado». Aparentemente ayudó que Steven Mnuchin, «el menos ‘Trumpista’ de los leales a Trump», dirigiera esos esfuerzos del Tesoro. Es extraño que Tooze tenga una buena palabra para este multimillonario de fondos de riesgo, que dijo en abril de 2020:“Este es un problema a corto plazo. Puede que sean un par de meses, pero vamos a superar esto y la economía será más fuerte que nunca”.

Tooze también tiene palabras amables para los banqueros centrales. Rápidamente comprendieron las implicaciones de la enfermedad. “En 2008 todavía había alguna vacilación sobre las intervenciones del banco central. En 2020 no fue así”, escribe. “Los gobiernos terminaron respaldando este estímulo monetario con su política fiscal. El apoyo por valor de 14 billones de dólares que habían brindado a fines de 2020 era mucho mayor que el estímulo que habían ofrecido a raíz de la crisis financiera mundial».

La comunidad empresarial también respondió a los banqueros centrales aparentemente rechazando las políticas de austeridad. Cuando Joe Biden asumió la presidencia, presionó a favor de medidas de gran valor en dólares, que las grandes empresas apoyaron, para reactivar la economía, con la condición, señala Tooze, de que Biden dejase de presionar a favor de un salario mínimo de $ 15.

Es una conclusión extraña a la que se llega sobre la respuesta política a la pandemia. ¿Actuaron los bancos centrales para salvar puestos de trabajo o para apuntalar los mercados financieros como en 2008 ?; ¿La supuesta generosidad fiscal ante la recesión de 2020 se mantendrá el resto de esta década?: ¿Se acabaron realmente las políticas de austeridad? En el Reino Unido, el actual canciller (ministro de finanzas) ya ha recortado los subsidios a los trabajadores y las empresas y está preparando nuevos impuestos regresivos para financiar el gasto público. En los EEUU, el programa de infraestructura de Biden, supuestamente enorme, ha sido recortado por el Congreso y de todos modos será financiado con importantes aumentos de impuestos durante los próximos cinco años. El keynesianismo no está realmente de vuelta.

Sin embargo, la historia instantánea de Tooze pasa por el prisma de la teoría keynesiana. Tooze es explícito al respecto. En una revisión de la excelente demolición del keynesianismo de Geoff Mann, In the Long Run We Are All Dead: Keynesianism, Political Economy and Revolution (2017), Tooze define la virtud distintiva de la perspectiva de Keynes como una «conciencia situacional y táctica» de los problemas de la democracia liberal inherentes a las caracteristicas del ciclo económico de una economía capitalista, que requiere una gestión pragmática de las crisis en forma de ajustes puntuales sin ilusión de permanencia».

Incluso sostiene que la enorme inversión estatal de China durante la Gran Recesión, que ascendió a más del 19% del PIB chino, fue un ejemplo de las políticas keynesianas en acción y suscita la admiración incondicional de Tooze. “Esta fue la operación keynesiana más grande de la historia, una movilización de recursos a una escala que las economías occidentales solo habían logrado bajo la presión de la guerra. Su impacto global fue decisivo. En 2009, por primera vez en la era moderna, fue el movimiento de la economía china lo que arrastró a toda la economía mundial”.

En otro lugar he argumentado que esta alabanza de Keynes no está respaldada por la evidencia: la inversión estatal de China, dirigida y operada por bancos estatales y empresas estatales, no tiene relación con las políticas macro keynesianas. Además, el hecho de que China evitara una recesión no «salvó al capitalismo» en 2008-2009. La Gran Recesión sigue siendo la depresión más amplia y profunda del capitalismo desde la década de 1930, hasta la caída pandémica de 2020.

En Crashed, la crisis financiera mundial fue el resultado de la desregulación del sistema bancario, de la codicia financiera y de unas autoridades incompetentes. Para mí, todos estos fueron solo síntomas o catalizadores inmediatos de las causas subyacentes en la economía capitalista. En Shutdown, nuevamente se nos ofrecen las mismas soluciones keynesianas a la depresión pandémica: generosidad fiscal y monetaria.

Como dice Tooze en una entrevista con Tyler Cowan, el economista neoclásico ortodoxo, “el keynesianismo, clásicamente, por supuesto, es una política económica liberal. Cree en un multiplicador, y el multiplicador es el todo y el fin de la economía keynesiana porque lo que sugiere es que las intervenciones pequeñas, intermitentes y discrecionales del estado – relativamente pequeñas – generarán reacciones externas de la economía, lo que permite que el estado desempeñe un papel muy positivo en la estabilización de la economía, pero no requiere que el estado se inmiscuya permanentemente y se haga cargo de la economía”.

Por lo tanto, no hay nada en Shutdown sobre la necesidad de poner fin al fracaso de los mercados en la pandemia. Los bancos y los gigantes de la tecnología y las redes sociales que han ganado billones de dólares con la depresión pandémica permanecerán como están, mientras que cientos de millones de personas en todo el mundo han caído en la pobreza. No es parte de la agenda de la historia instantánea de Tooze «apoderarse de la economía».

Michael Roberts: habitual colaborador de Sin Permiso, es un economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.
Fuente: https://thenextrecession.wordpress.com/2021/10/19/shutdown/
Traducción: G. Buster
www.sinermiso.info


telegram

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico