Guerra hipersónica: Norcorea entra al club con Rusia, China y Estados Unidos

Alfredo Jalife-Rahme
No hay que equivocarse: no se trata de Sudcorea, uno de los líderes en semiconductores del mundo junto con Taiwán, Estados Unidos y China, sino nada menos que del llamado «régimen ermitaño» de Norcorea que acaba de realizar una prueba espectacular de un misil hipersónico que tiene su propio sistema de combustible –que hace su despliegue más rápido y móvil y, por ende, menos detectable– y que tomó por sorpresa a tirios y troyanos.

Tanto los medios de Norcorea como los de Sudcorea le dieron vuelo ditirámbico a la noticia, pero más que nada brilló la aceptación del muy influyente rotativo The Wall Street Journal (WSJ) (https://on.wsj.com/3ijT286).

Cabe señalar que Rusia es hoy el supremo líder en armas hipersónicas, como destaca el consultor estratégico Andrey Martyanov (https://bit.ly/2ZJNihx), quien sentencia que Moscú le lleva una ventaja de 20 años a Estados Unidos, que todavía anda haciendo sus pininos.

En segundo lugar del selecto ranking hipersónico vendría China, que aunque ha progresado notablemente, todavía dista lejos de Rusia, pero está más adelantado que Estados Unidos. Estados Unidos no ha tenido suerte en sus pruebas y sufrió su segundo fracaso consecutivo el 28 de julio pasado (https://bit.ly/3iitsQR). Por fin, Estados Unidos se pudo reponer el 28 de septiembre con su primera prueba exitosa de un arma hipersónica de la empresa Raytheon que, según el Pentágono, «es la primera prueba exitosa» en su género (https://bit.ly/3CXzlee).

Los misiles hipersónicos se caracterizan por tener una velocidad cinco veces mayor a la velocidad del sonido («Mach 5») y ser difícilmente detectables. Como punto de comparación, baste señalar que el mirífico misil hipersónico ruso Avangard navega a ¡20 veces la velocidad del sonido! («Mach 20»). China se ha concentrado mayormente en desarrollar «drones hipersónicos».

El Comando Estratégico de Estados Unidos «Stratcom» arguye que la «búsqueda de China de armas nucleares e hipersónicas» obliga a una «urgente disuasión (deterrence) por parte de Estados Unidos» (https://bit.ly/3EZIZPn).

WSJ reporta que los militares de Sudcorea en su evaluación juzgan que el misil hipersónico de Norcorea, bautizado Hwasong-8, «puede ser detectado e interceptado por los ejércitos de Estados Unidos y Sudcorea», lo cual significa que se encontraría en una fase embrionaria de desarrollo, ya que una de las características de las armas hipersónicas es su indetectabilidad.

Llama poderosamente la atención que en fechas recientes el gobierno norcoreano haya realizado tres pruebas separadas que incluyen el lanzamiento de sus misiles desde sus trenes (sic), lo que abona a la escalada de tensiones en la región, primordial y significativamente después del espectacular lanzamiento del Pacto de Seguridad de Defensa del «Aukus» de la anglosfera: Australia/Reino Unido/Estados Unidos (https://bit.ly/3okHDJ6).

A mi juicio, «Aukus» resucita de facto el teorema balcanizador del «choque de las civilizaciones» de Samuel Huntington –mezclado con el «arco de la crisis» de Bernard Lewis, retomado por Zbigniew Brzezinski–, y los postulados talasocráticos del contra-almirante Alfred Mahan, autor del libro La influencia del poder marítimo en la historia de 1660 a 1783, uno de las más influyentes en estrategia naval escrito en 1890 (https://amzn.to/2YcpJ0v).

Como si las anteriores pruebas de Norcorea fueran poco, dos días después de su asombrosa prueba con su misil hipersónico, Pyongyang volvió a probar un nuevo misil antiaéreo, mientras intensifica su deseo de reconciliación con Seúl (https://bit.ly/3uAYGaY).

La distancia de Pyongyang a Seúl (capital de Sudcorea), a Tokio y a Camberra es, respectivamente, de 195 kilómetros, mil 291 kilómetros y 8 mil 600 kilómetros.

La región que va de China, la península coreana, Japón hasta Australia –que comprende el mar de Japón, mar Amarillo, mar del Sur de China, mar de Filipinas, mar Coral, mar de Tasmania– constituye hoy la más incandescente del planeta donde no se puede excluir la alta probabilidad de que sea la primera en librar una «guerra hipersónica» en la historia de la humanidad.

www.alfredojalife.com

La Jornada

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico