El síndrome del Colmoyote

Danilo Santos

Carmelo se levanta como siempre, con la cabeza puesta en el trabajo y en que lo que este le rinde no le alcanza, tiene la sensación de estar alimentando más bocas de las que ama. Josefa camina a la parada de bus con la sonrisa de su hija reforzándole positivamente las ideas, aunque sepa que, por mucho que limpie y barra, lo que recibirá a duras penas los mantendrá con la panza tranquila. Al Igual que José, oficinista; Annelise, locutora; Raymundo, taxista; Elpidio, María José, Andrés, Ricky, el Bryan, Fabiola, Benji, y muchos, pero muchos en Guatemala, que sienten que están dando de comer a larvas que han sido depositadas dentro de ellos sin que se dieran cuenta. No hay descanso, los abandonan cuando vorazmente han tomado todo lo que han necesitado para surgir a la vida; e inmediatamente les inoculan otra.

Estamos llenos de colmoyotes por todo el cuerpo, todos los días, durante los siglos de los siglos, y hasta pareciera que al final decimos “amén”. No basta con sacarse el gusano para que no se siga alimentando de nuestra carne, o darnos cuenta a tiempo y evitar que nos preñen con su anti-vida; es necesario perseguir a la mosca que produce la cadena que nos deja como alimento de su heredad, como sangre a ser cosechada.

Trabajar y entregarse por completo sin ni siquiera sentir un ápice de progreso y al contrario incubar en nuestra propia carne el atraso, de eso se trata el síndrome del colmoyote.

Escapo por un momento, / tu “Lycaste virginalis” no me embelesa / tu pecho manchado de rojo no me engaña, / descarga tus rifles / guarda tus espadas / que no me adorne tu laurel, / juguemos a que no existes / a que no existo / empecemos de nuevo, / desde la tierra misma hasta volver a ella / que nuestra corteza sea roja / marrón / blanca, / no vistas uniforme / yo no vestiré de inconforme, / nos encontraremos en el mismo delta / ante la inmensidad naceremos juntos / en las montañas, / moriremos juntos, sin quitarnos peces / disfrutando cada salto / cada piedra / cada color fuera de nosotros, / llegaremos juntos hasta el final, / dando vida con nuestra muerte. / Juguemos a que no me matas porque puedes, / ya moriré, ya moriré…/ y tú también.

Tengan cuidado con la masa infectada de hambre, porque una vez enardecida es capaz de derrocar a cualquier patriota y borrar para siempre los símbolos que la esclavizan; cuando los hambrientos muerden, muerden duro.

Qué será de vos Guatemala / a mil años de aquí / pero no digamos tanto /a ciento y pico /qué será de tus huesos / No quiero ni pensarlo… / Guatemala-tu nombre-inmortal / estará sepultado / estará enterrado / tal vez / sobre los muñequitos de tu infancia / Triste infancia / bella infancia / la más terrible / la más bella / Guatemala felís-que-tus aras / nótese bien que no digo feliz / no hiciste más que bañarte / guacalearte todo el tiempo / con la sangre de tanto muchacho / de tanto viejo / de tanto niño tragado / apagado a flor de tierra… (“el amanecido”, Luis Alfredo Arango)
Si deciden seguirse guacaleando con nuestra sangre, quizá sea lo último que hagan en su vida política.
Danilo Santos
dalekos.santos@gmail.com

Politólogo a contrapelo, aprendiz de las letras, la ternura y lo imposible. Chimalteco de nacimiento, barrioporteño de crianza. Desde hace veintiocho años se dedica a las causas indígenas, campesinas, populares y de defensa de los derechos humanos. Firme creyente de que otra Guatemala es posible.
fuente La Hora

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico