Gobierno impresentable

Por: Miguel Ángel Sandoval

La impunidad con ropaje de democracia. Somos la vergüenza internacional.

Las críticas que se pueden hacer del Gobierno, sus funcionarios o sus políticas no se originan en ideología alguna, ni en posicionamiento político específico. Se hacen al ver la información pública que circula por aquí o por allá. Dicho esto, quien escribe esta columna sí tiene ideología firme, posición política conocida. Pero lo que se señala es algo que lo puede hacer cualquier persona que tenga algo de respeto por la legalidad y las instituciones. Nada más. Hago una lista rápida de los ministerios y sus acciones o sus omisiones.

Medio Ambiente tiene en su haber las toneladas de basura en las playas de Honduras. Y su ministro solo se defiende con mentiras monumentales. Energía y Minas se conoce por las concesiones, repartidas sin análisis, sin estudios de impacto y, como se rumorea, con coimas. En Salud, no merece detenerse. La pandemia le ha ganado la batalla. Sin plan de vacunación, sin datos de fiar. No funciona. Relaciones Exteriores, con escandaletes a diestra y siniestra. Luego de los ‘affaires’ con los rusos y la ruptura de hecho con los EE. UU.; harán falta varios años para reconstruir la Política Exterior de nuestro país.

CIV es el reino de las constructoras sin escrúpulos, pero de los amigos. Carreteras semidestruidas, proyectos viales que solo se inauguran; en dos palabras, la corrupción es la imagen de marca de ese ministerio. Está en todos los medios de comunicación. Mineduc es el hoyo negro. No hay planes de estudio en pandemia; la educación por la red no sirve; no hay para cuando se reinicien clases presenciales. Se dice de negocios millonarios sin sustento, como un seguro escolar que no resiste el menor análisis. El Mides es la vulgaridad sin atenuantes. Circularon fotos que no se aclaran del ministro en plena borrachera flanqueado de edecanes (así se denominan). Por menos, el gobernador de Nueva York renunció. Pero estamos en el País de la Eterna Primavera y todo se vale. Aparte de escándalos, no hay planes; lo único son los negocios turbios.

En finanzas son las cuentas alegres. Política financiera en términos reales no existe. Economía es coto privado del CACIF, y lo que se hace o deja de hacer es solo si deja beneficios para el gremio empresarial. La gente, bien gracias. Agricultura es una plaza fantasma, un ministro que no hace nada ni intenta nada, igual que el de Trabajo. La Defensa, entretenida con el narco. Mientras, Gobernación se aferra a las ilegalidades. Su renuncia fue demandada por las plazas desde noviembre del año pasado; en el Congreso, el ministro ha sido citado y defendido por Allan Rodríguez.

En pocas palabras, tenemos un gobierno invisible en términos de políticas públicas que trabajen por el bien común, con muy raras excepciones. Es el fiasco institucional. La impunidad con ropaje de democracia. Somos la vergüenza internacional.

Fuente: ElPeriódico

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto