Rebeldía y articulación ante el poder oligárquico

Por Jorge Santos

El pensador y filósofo alemán Karl Marx refería que “hay que ser muy animales, para dar la espalda al sufrimiento de la humanidad” y leyendo esta frase, pienso en los acontecimientos históricos de los últimos 528 años de colonialismo y los 200 años de República liberal -también colonial- y el papel de la oligarquía en la construcción del andamiaje que hoy da vida al Estado guatemalteco. Aquella élite criolla que gestionó la independencia y no la procuró, aquella que inmediatamente constituyó el Estado conservador es exactamente la misma élite que desde hace mucho tiempo da la espalda al sufrimiento del Pueblo guatemalteco.

En buena medida o en la mayoría, es la oligarquía guatemalteca la responsable del debacle y desastre que hoy sufre la población guatemalteca. Mientras ellos, disfrutan de las mieles, de sus espurios privilegios, más del 70% de la población sufre de pobreza, la mitad de las niñas y niños tienen desnutrición y por miles salen de este país expulsados como el resultado producto del fracaso del modelo económico gestado a imagen y semejanza de la oligarquía y por el Estado que le presta sus servicios, en calidad de servidumbre a la misma.

Esta situación no da para más y requiere de una profunda transformación. No requiere de medias tintas, la Nación que todos los Pueblos que habitamos este territorio necesitamos y anhelamos no será el resultado de la espontaneidad, sino más bien será el producto de la lucha y capacidad que tengamos de articular y unir fuerzas para derrocar lo que hoy nos oprime. Este espíritu de resistencia y lucha a la imposición de la oligarquía y sus serviles, ha estado dada por los Pueblos Indígenas. Han sido los Pueblos Indígenas, las comunidades empobrecidas, campesinos y campesinas desarraigas de sus tierras, las que durante años han sabido construir marcos de lucha para intentar arrebatar al opresor del poder y diseñar un Estado capaz de ser garante de vida digna para quienes históricamente han sido excluidos en el país.

Hoy le corresponde al Pueblo mestizo, a las capas medias urbanas romper el cordón umbilical artificial que le une y sujeta a la oligarquía, darse cuenta que la fantasía de la aspiración no le lleva más que a profundizar la opresión histórica a la que ha estado sometida y romper las cadenas del servilismo y construir una historia propia junto a los otros Pueblos y las y los pobres de este país. El amanecer de una nueva Guatemala, se construirá rebelándose a las trilladas y anacrónicas formas que le son permitidas por la oligarquía, permitiéndose entender que hoy esos que le oprimen, explotan y excluyen no son más que una caterva de delincuentes que han capturado la institucionalidad pública y con ello han garantizado la continuidad de este Estado que deja en indefensión a las y los guatemaltecos. Sobran los ejemplos y la reiteración de hechos que nos dan cuento de ello y nos abren una única vía hacia la liberación.

Jorge Santos
jsantos@udefegua.org

Defensor de derechos humanos, amante de la vida, las esperanzas y las utopías, lo cual me ha llevado a trabajar por otra Guatemala, en organizaciones estudiantiles, campesinas, de víctimas del Conflicto Armado Interno y de protección a defensoras y defensores de derechos humanos. Creo fielmente, al igual que Otto René Castillo, en que hermosa encuentra la vida, quien la construye hermosa.

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico