El bambú una solución sostenible.

Omar Marroquín Pacheco

El bambú tiene una larga historia para una diversidad de usos y fines, tales como alimentación, vivienda, muebles etc. Es en la actualidad ha recibido mayor atención principalmente para vivienda, históricamente es en Asia donde ha tenido más difusión, como elemento estructural orientado a solucionar los problemas habitacionales.

Se utiliza solo como material estructural y de cerramiento, como con otros materiales como piedra, block, o algunos otros materiales, el bajo costo de construir en bambú comparado con otros materiales proporciona ventajas sobre los mismos.

Las alzas constantes de los materiales que dependen de los combustibles fósiles, la escasez de maderas y los materiales de construcción tradicionales, los fletes de los materiales importados, hace que el bambú sea una alternativa adecuada.

Las viviendas en bambú presentan accesibilidad debido a su bajo costo, su magnífico poder estructural, durabilidad, con lo que se convierte en un material de relativamente fácil acceso para las poblaciones de bajos recursos, aunque se debe de señalar que este material ha sido estigmatizado en repetidas ocasiones, dándole la orientación de que es o que solamente lo utilizan los pobres, cuando en realidad es un material tan noble que hoy por hoy lo utilizan también las personas con posibilidades económicas.

Otra ventaja que presenta la utilización de este material es la generación de empleo, en la fabricación de casas, muebles, ya que se generan puestos de trabajo adicionales a sus vínculos tanto ascendentes como descendentes, como el cultivo, cosecha, elaboración primaria, transporte y comercialización del bambú.

Su utilización en Guatemala, de alguna manera se van rompiendo paradigmas de uso del mismo, sumado a eso si se pudieran implementar programas de auto-ayuda o programas que se han trabajado ya en el pasado de ayuda mutua y esfuerzo propio.

El bambú es tan trabajable, que permite flexibilidad en los diseños y construcción, otro aspecto importante es que el mantenimiento de este tipo de edificaciones es muy simple, debido a que se puede sustituir muy fácilmente. Es muy fácilmente adaptable a cualquier tipo de tecnología, sea moderna o no, es un material muy versátil.

La tecnología que requiere para su utilización es básica y mínima, casi todas las edificaciones en este tipo de material, son tecnologías locales y disponibles.

La construcción con bambú no solamente es rápida sino que es muy limpia, incluso se puede trabajar como paneles, para luego solo ensamblar, otro asunto importante de señalar es que es un material totalmente sismorresistente, y estando en una zona altamente sísmica, es conveniente su utilización. Cuando se da algún tipo de desastre, su utilización es importante, ya que con la utilización de módulos prefabricados, una vivienda de bambú se puede armar entre 2 y 5 días.

Con tratamiento adecuado del bambú, se puede ofrecer una vida útil que supera los 30 años, misma que puede ser incrementada de acuerdo a una buena

selección de la variedad a utilizar, el mantenimiento y el uso de materiales de construcción complementarios.

Por sus propiedades elásticas y su capacidad de resistir presión, lo hace un material que brinda mucha seguridad en la construcción, principalmente en áreas sísmicas como las de Guatemala.

El bambú reúne todas las características de sostenibilidad tanto social como económica y ambiental, para que esté listo para utilizarlo se necesitan entre 5 y 8 años, mientras que la madera requiere de más de 25 años. El bambú es una de las plantas catalogadas como de más rápido crecimiento en el mundo.

Cálculos realizados indican que con 99 manzanas sembradas de bambú, se pueden construir 1,000 viviendas por año, si las mismas se construyeran en madera se tendrían que talar 857 manzanas de terreno.

Otro tipo de estudios han demostrado que el tratamiento que necesita el bambú es de 1/80 de la energía que se necesita para la elaboración del hormigón y 1/30 de la madera, para crear un material de construcción de la misma capacidad, si lo comparamos con el acero el bambú solo necesita 1/50 de la energía para su procesamiento.

Se estima que en el mundo más de mil millones de personas viven en casas de bambú, el mismo ofrece, parales, vigas, paredes, techos, separadores de ambientes etc.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto