Libertad para César Montes y Bernardo Caal

Miguel Ángel Sandoval
“Ni Cesar ni Bernardo están en la lista Engel”

Luego de ver como los acusados de cuello blanco, como Alejos que encabeza la lista Engels, son favorecidos por medidas laxas de la mano de jueces o del MP, parece que es momento de pensar en serio sobre el comportamiento de la justicia en nuestro país, que no puede seguir siendo de dos pisos o niveles. Señalo esto pues no existe razón ética para las medidas anunciadas de manera reciente.

Uno de los magistrados electos y juramentados es parte de esa ignominiosa lista presentada a la opinión mundial hace unos días por el gobierno norteamericano. Y solo su presencia en la misma, debería ser motivo de renuncia. La dignidad, si existe, debe ser para algo. Sería el momento, pero, además, sería oportuno que los otros magistrados le solicitaran el interfecto que renuncie. Lo cual no hacen, ni en sueños y ello los coloca en situación incómoda.

En tema es que, con juicios amañados y pruebas fabricadas, Cesar Montes y Bernardo Caal están en prisión desde hace más de un año el primero y más de dos el segundo. Uno por su trayectoria política y otro por la defensa de un rio, ante los desmanes de una empresa multinacional que se dedica, entre otras actividades a la destrucción del medio ambiente en países como el nuestro y al negocio del futbol.

En los dos casos, los abogados han demostrado e insistido en la inocencia de ambos detenidos. Ojo, inocencia de los delitos por los cuales se les acusa, pues aparte es su trayectoria política en el caso de Cesar Montes y por su compromiso con la defensa del medio ambiente en el caso de Bernardo Caal. Pues es necesario saber y entender, que tanto Cesar como Bernardo son luchadores sociales y que en ello están comprometidos. Además, que ni uno ni otro han cometido delitos, sino que han ejercido derechos. Amparados en la justicia universal.

Cesar Montes utilizo como muchos, el derecho legítimo a la insurrección cuando fue necesario. Ello es algo reconocido por la legislación internacional y por los principios políticos que lo animaron y animan. Bernardo es un comprometido luchador por los derechos ambientales y por la preservación de los recursos no renovables de este país. Como puede verse, no se trata de en ningún caso de delincuentes ni nada por el estilo. En otras palabras, ni a Cesar se le puede condenar por sus opciones políticas y su trayectoria, ni a Bernardo por sus demandas ambientales, que como sabemos son derechos democráticos ambos.

En las actuales condiciones del país y de manera particular de las instituciones de justicia, parecería de elemental derecho, que tanto Cesar Montes como Bernardo Caal sean puestos en libertad pues sus actividades conocidas no forman parte de ningún delito. Y si no es el caso, que se les coloque en prisión domiciliar. Es lo menos que se puede esperar para dos luchadores por un país mejor. Que repito, no están en la lista Engel.

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico