Argentina campeón de América con Messi.

El fin de una era de frustraciones, tras 28 años sin títulos, la selección argentina se consagra campeón de América en el mítico Maracaná, frente a su archirrival Brasil y con un Leo Messi protagonista y un Di Maria goleador.

Fue un partido tosco, en ocasiones brusco, jugado en media cancha, con pocas llegadas, sin emociones, pero así son las finales entre dos equipos que se conocen a la perfección y entre sus filas están dos de los mejores futbolistas del mundo.

Para la albiceleste, la felicidad es también desahogo. Los festejos se multiplican en el Obelisco argentino, porque un país vive la magia de Leo Messi, la pasión del Fideo y el coraje de todo el conjunto que supo aguantar un gol, frente a su eterno rival. Un Brasil con poca efectividad, con Neymar que quiere, pero no puede y con el correr del tiempo y la desesperación se convierte en actor, más que futbolista.

El mal estado del terreno de juego no permitió un mejor partido, ambos equipos jugaron a no perder el control del balón en el medio campo y se convirtió en un partido jugado con exceso de roces, con un árbitro que frenó muchas veces el partido, pero que al final, no tuvo nada de culpa en las acciones dudosas.

Brasil apuro el juego para empatar y se lo vio más cerca del área argentina. Pero sus ataques chocaban con una buena defensa y nunca inquietaron al portero Martínez.
Y cuando por fin Brasil encontró la formula para llegar al arco rival, se encontró con un portero atento, que desvió dos ocasiones de gol que pudieron cambiar la historia del partido.

Casi al final, Messi tuvo el segundo gol en sus pies, pero no pudo controlar la pelota y el portero reaccionó a tiempo.

Argentina levanta la copa como campeón. Eso hay que celebrarlo.

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico