Diseño de la cuna a la cuna

Omar Marroquín Pacheco

Este término viene del inglés Cradle to Cradle (2CC2, C2C o diseño regenerativo), producto de un libro innovador subtitulado Rediseñando la forma en que se hacen las cosas escrito por Michael Braungart y el arquitecto William McDonough, donde básicamente proponen una nueva reinterpretación del ecologismo, las ideas de McDonough no solo se han afianzado en las áreas de la ética de la construcción así como en el diseño en general.

En términos generales las bases fundamentales del ecologismo han sido: Reducir, reutilizar y reciclar, lo que plantean estos dos autores es un cambio de enfoque. Al plantear reducir el impacto provocaría una disminución en la velocidad del mismo, pero más tarde que temprano se estaría llegando a un mismo fin.

Lo que proponen es entrarle a los problemas desde la misma raíz y no con paliativos, es decir que en lugar de reducir los consumos de energía, centrarse en que desde el mismo diseño y concepción de cualquier producto, donde se tomen en cuenta todos los procesos y productos involucrados (extracción, procesamiento, utilización, reutilización, reciclaje etc.), procurando no incurrir en gastos innecesarios de energía, de tal manera que el balance de gastos y aportes sea positivo.

A manera de ejemplo, un edificio que gasta mucha energía por el uso de aires acondicionados y en la iluminación, en lugar de intervenir en los aparatos de A/C con propuesta de uso de aires acondicionados más eficientes, o el uso de energía fotovoltaica, se propone desde el mismo diseño del edificio, es decir desde su misma concepción, plantear la ventilación cruzada e iluminación natural, para no generar gastos de energía, procurando un balance positivo y mejor aún que el edificio sea capaz de producir más energía de la que consume.

Por lo tanto la filosofía de C2C “de la cuna a la cuna” son intuitivos e íntimamente ligados a la naturaleza o más precisamente la conexión con ella. El uso de la energía que llega día con día (solar) en lugar de utilizar la que se encuentra en el interior de la tierra (combustibles fósiles).

Si tomamos los ejemplos del cierre de los ciclos de la naturaleza, en ellos no hay residuos, es decir no existe la basura, por lo cual la sociedad debería imitar a la naturaleza en ese sentido, diseñando los productos sean reciclados en el mismo uso o se reciclan hacia arriba es decir en el próximo ciclo tengan más valor que el actual.

Un buen ejemplo de reciclaje tomado de la naturaleza son los bosques que compostan al integrarse al ciclo biológico. Al diseñar vestuario o calzado compostable al degradarse pueden convertirse en árboles, al convertirse en abono.

En el estudio se plantean dos ciclos de materiales independientes e inmiscibles, el ciclo biológico (alimentos) y el ciclo técnico (aparatos, vehículos, y otros bienes que no pueden mezclarse con los alimentos).

Tenemos que ser creativos y propositivos, el reto es implementar procesos de tal forma que el balance sea positivo y beneficioso para el planeta, como ha sido en los ecosistemas naturales desde el principio de los tiempos.

Es un libro que se debe de leer, dirigido a todas aquellas personas tomadores de decisiones, arquitectos, científicos, empresarios, ingenieros, artesanos y en general para toda la comunidad comprometida con el ambiente.

Comparte, si te gusto