El G-7, que no fue G-10, resultó un G-4 vs un G-3

Alfredo Jalife-Rahme

La verdadera noticia del emasculado G-7 fue la reconciliación de Estados Unidos (EU), en la etapa Biden, con sus socios maltratados por Trump.

Se manejaron magnos tópicos en forma grandilocuente, pero sin sustancia, para el financiamiento de su concreción.

Biden usó la plataforma del G-7 para lanzar su inviable dicotomía de «democracias» (léase los aliados de EU) contra «autocracias» (léase China y Rusia): dualidad esbozada en su Guía interina de seguridad estratégica nacional (https://bit.ly/3pQOc4w).

Sean demócratas o republicanos, EU no puede vivir sin su maniqueísmo caduco ahora en la era tripolar/multipolar.

El grave problema de ese maniqueísmo consubstancial a EU es que es lineal, daltónico y cíclope, y no respeta niveles ni jerarquías en un mundo tan complejo y plural.

The Washington Post admite la falta de “entusiasmo ( sic)” de los aliados de EU en el G-7 para adoptar una “línea dura ( sic) contra China (https://wapo.st/3vurcdb)”.

Otra noticia de la Cumbre del G-7 es que Rusia no fue citada y su lugar «maligno» lo tomó China: en forma abierta por EU, en forma sutil por Gran Bretaña (GB), Francia y Canadá y, en forma elusiva, por Italia, Alemania y Japón.

Aquí se dio una bifurcación sorprendente al dividirse el G-7 en cuatro países críticos de China y su Ruta de la Seda (EU, GB, Canadá y Francia para configurar un G-4 interno) frente a un G-3 interno conformado por Italia/Alemania/Japón.

Sin rubor, GB pretende «montar» en forma acrobática «dos caballos» simultáneos con diferentes direcciones –plasmado en la “arquitectura de su política exterior Gran Bretaña Global que «pregona vínculos comerciales más profundos y mayores inversiones de China» que rechaza «una nueva guerra fría con China» ( Financial Times, FT , 16/3/21)– mientras pontifica a China sobre los fariseos «Derechos Humanos».

Hasta Financial Times (13/6/21) reconoce que la nueva iniciativa Build Back Better for the World (B3W) «fracasó en acordar los detalles de cómo sería financiado y qué implicaría». ¡Pura venta de humo!

El programa B3W considera movilizar fondos privados cuando las necesidades en infraestructura de los países pobres serían de 40 mil millones de dólares en los próximos 15 años. ¿Quién y cómo se financiarán?

Biden consiguió el apoyo, hasta ahora retórico, de los europeos en su alternativa para la Ruta de la Seda de China, que no convenció a los grupos ambientalistas que criticaron su «falta de detalles» y como financiarían el Green Belt and Road ( FT, 12/6/21)”.

Para paliar los agujeros negros de tantas propuestas ambiciosas, Biden comentó que “un comité (¡mega- sic!) articulará el plan, con enfoque en el cambio climático, la salud, la tecnología digital y la equidad de género, para desafiar los miles de millones de dólares invertidos por China en la infraestructura de los países más pobres” ( FT, 13/6/21).

Dejo de lado otras severas críticas puntuales que exhiben a los ambiciosos planes del G-7 como mera cortina de humo para enfocarme al inflado «peligro chino» de Biden.

Cabe señalar la publicación de Franz Gayl, un marine que labora en el Pentágono, quien puntualizó en forma prístina “los peligros de la resistencia violenta ( sic) de EU a su declive que ya ha sido previsto ( sic) y la cooperación de China y Rusia” (https://bit.ly/3gt5KzH).

La embajada china en GB recordó que el «orden internacional no se basa en un seudosistema y orden abogados por un puñado de países», sino en un «genuino multilateralismo basado en los principios de la Carta de la ONU» que «no sirven a los intereses de un bloque político o una pequeña camarilla» ( sic) (https://bit.ly/3xoSB1v).

Antes de la Cumbre, el premier británico Boris Johnson exultaba la posibilidad de expandir el G-7 a un G-10 con sus tres invitados: Australia, Sudcorea e India, cuyo mandatario, Narendra Modi, sólo participó de manera virtual (https://bit.ly/3iLh3FU).

Si a duras penas pudieron cohesionar al G-7, le será mas difícil a EU y GB conformar un G-10 contra China que no salió tan perjudicada como se esperaba de la Cumbre del G-7 en Cornwall, donde prefirieron olvidarse de Rusia.

http://alfredojalife.com
La Jornada

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico