Nayib Bukele, un recuento necesario (II)

Miguel Ángel Sandoval
En salud, educación o infraestructura, lo hace mejor que los chapines”.

Llama la atención el conjunto de argumentos que no pasa de señalar con el índice flamígero, el populismo de Bukele, las prácticas nefastas del dictadorzuelo salvadoreño, la pérdida de pesos y contrapesos y como joya de la Corona, la idea repetida al absurdo, buena para un zurcido como para un cocido, de que el poder absoluto corrompe absolutamente. Señores, más imaginación y mayor cuota de análisis de hechos concretos, reales.

Si somos medianamente objetivos, Bukele nos lleva la delantera, por amplio margen en el tema de la vacunación. Ha negociado mejor, más rápido y ha sabido concretar. Son los hechos. Si esto les merece opinión díganlo por favor y dejen esos lugares comunes del populismo, el autoritarismo o de lo que sea y vean las cosas con serenidad, sin anteojeras ideológicas chafitas. Asimismo, dejen un rato de lado el temor, miedo, pánico, de pensar en asuntos de soberanía. No cuesta mucho.

En los próximos días El Salvador, sí, el pulgarcito, recibe a funcionarios de nivel de China y de Rusia, que incluso pueden ser los presidentes respectivos. Eso es diplomacia, no las vergüenzas que nos hace pasar la Cancillería guatemalteca, con una agenda única hacia EE. UU., pero dependiendo de lo que estos hagan, en otras palabras, no crean la agenda, dependen de la ajena.

Podemos negociar desde lo chiquito y pobre, pero con dignidad, se entendió bien: dignidad. Poniendo por delante los intereses nacionales, de país, estratégicos. Por supuesto que los chinos y los rusos no son las hermanitas de la caridad y algo pedirán a cambio. Si Bukele considera que es factible se hará. Pero, si considera que no conviene a los intereses de ese país, pues confío que lo diga con la claridad acostumbrada. Ojo, cuando hablo de Bukele me refiero al Gobierno salvadoreño.

Entonces tenemos ya una gestión importante en salud (un hospital y vacunas), en educación (ya se vacunaron los maestros y hay computadoras en buena cantidad), obras de infraestructura que incluyen un nuevo aeropuerto, que ya inicia sus trabajos, y ello se redondea con una política exterior en verdad audaz. Mientras que, desde nuestro horrible país, solo queda la tarea de mirar, pues en los temas señalados sí nos llevan ventaja, pero en verdad una gran ventaja.

Siempre habrá opiniones que griten alarmados que Bukele es dictador, aunque lo que no dicen con sus gritos o que no se animan, es a mover un solo dedo en dirección a temas de agilidad en la salud y la vacuna, en la educación y la computación. ¿Tan poco nos queremos como país? Debería ser la pregunta que podrían contestar no pocos formadores de opinión, los caballeritos de la Cancillería y no pocos defensores de la democracia en abstracto. Seamos sinceros: la democracia no se encuentra en textos sobados una y otra vez, sino en el bienestar de la gente. Lo demás son pajaritos preñados, como ya dije en más de una ocasión.

Fuente El Periódico

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico