Bicentenario del entreguismo

Miguel Ángel Sandoval
“las elites depredadoras no saben de historia o se hacen las babosas”

Como las elites no saben de historia o se hacen las babosas, valdría la pena hacer un par de recordatorios ahora que celebran el acto impopular realizado “para que los otros no lo hagan” en clara referencia s los indígenas y más específicamente, al levantamiento liderado por Atanasio Tzul en el año de 1820.

En efecto, apenas liberados entre grandes comillas de España, sin decir agua va se incorporan como súbditos el imperio mexicano. Vasallaje que dura solo un par de años por razones que no viene al caso discutir, pues lo que interesa es la visión entreguista que nació junto con la republica criolla, después cafetalera y bananera, hoy corrupta. Quizás Atanasio Tzul no hubiera hecho el papelón de anexarse a México pues su óptica era diferente de las elites depredadoras desde entonces.

Más adelante, las elites entreguistas hicieron convenios con varios países desarrollados para ceder regiones enteras. Es el caso de las tierras otorgadas en Izabal a la empresa colonial belga (empresa colonial) experta en colonizar en países de África, como el Congo, en donde hicieron de la esclavitud su modo de vida y el origen de las rentas que repatriaban a la metrópoli. Ello ocurre apenas unos 30 años después de la “independencia”. ¿Cuál bicentenario?

El motivo aparente fue en este caso, hacer una frontera al instinto expansionista inglés, que ya había iniciado la apropiación de Belice, que como bien sabemos, fue más adelante gentilmente dejado en poder de los ingleses por las elites entreguistas que ahora quieren celebrar 200 años de esa práctica antinacional. En el camino utilizaron algunas hojas de parra como demostración del apego a la soberanía nacional. Uno de ellos fue el slogan de “Belice es nuestro” luego de haber negociado su entrega a los ingleses. Hay solida documentación.

Al fracasar la compañía colonial belga, -mención especial merece la ocupación alemana de tierras gentilmente otorgadas a precio de cacahuate-, fue el turno de la UFCO que, con todos los favores posibles, se hizo de tierras en el norte y sur del país, controlo las comunicaciones, muelles, puertos, el telégrafo, etc. Eso es una muestra más de entreguismo, en este caso a empresas norteamericanas.

Y para no hacer muy largo el cuento, llegó el turno de los EEUU, lo cual se produce en el año 1954, en donde una intervención junto con la traición del ejército, depone al presidente democrático Jacobo Arbenz. ¿De qué bicentenario hablamos? Si lo ocurrido desde 1821 fue iniciar el entreguismo de las elites que ahora sabemos son depredadores por el ADN que los determina.

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico