Programas económicos inclusivos.

Una plataforma para combatir la pobreza

Omar Marroquín Pacheco

El último informe de la situación de la pobreza en el mundo no es alentador, pero marca algunos caminos que se pueden recorrer, mismos que apuntan a sacar de la pobreza a un gran número de población.

Es la primera vez que en el mundo en 20 años, la pobreza extrema va en aumento, producto de la pandemia COVID-19, esto amenaza con erosionar años de avances que ha costado mucho conseguir.

Las proyecciones que ha realizado el Banco Mundial es de más o menos 150 millones de personas de incremento en pobreza extrema producto de la pandemia para el presente año, y como suele suceder, son las poblaciones de niños, mujeres, ancianos y discapacitados los más vulnerables y afectados.

Muchos gobiernos han implementado medidas de diferente índole, medidas de protección social, incluidas transferencias en efectivo (que lastimosamente se prestan en muchos lugares a corrupción), constituyéndose en teoría en verdaderos pilares de lucha contra la pobreza.

El incremento de pobres en estado de pobreza extrema y ese cambio que suele darse y pasar de ser pobre a pobre en extrema pobreza, es algo común y difícil de controlar si aunado a eso se tiene poca educación o capacitación, pocas oportunidades laborales y la imposibilidad de tener acceso a los mercados y al financiamiento.

En el informe titulado Estado de la inclusión económica 2021, se plantea cómo los gobiernos pueden aprovechar de las inversiones que el Banco Mundial ejecuta, en donde se plantean las intervenciones de inclusión económica que se realizan centradas siempre en los más pobres y vulnerables, centrándose principalmente en la generación de empleo para subsistencia y el empleo.

El Banco Mundial plantea 219 programas que abarcan 92 millones de personas en 75 países, en donde en el documento se acota que para un número de alto de personas que se encuentran rezagadas, constituye una verdadera plataforma para combatir la pobreza y lograr medios de subsistencia sostenibles en el tiempo.

Todas las medidas son multidimensionales en donde se combinan un sin número de medidas de combate a la pobreza, en donde se busca transformar las vidas de muchas personas que se encuentran sumergidas en la pobreza.

El COVID-19 con un amplio alcance, todos los impactos negativos recaen en los más pobres, con lo que incrementa las trampas de la pobreza y se potencializan las vulnerabilidades.

El Banco Mundial también identifica al menos 3 formas de poder cambiar las perspectivas económicas de los más pobres a saber:

1. Acceso a oportunidades para generación de ingresos.
2. Empoderamiento económico de las mujeres.
3. Oportunidades para los jóvenes.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto