El capitalismo de plataforma y su impacto en la reorganización del trabajo

Patricia Fachin

Si, por un lado, el desarrollo tecnológico-científico ha permitido la creación de nuevas tecnologías, como el uso de aplicaciones para comprar comida, por otro lado, ha transformado y sigue transformando el capitalismo y, en consecuencia, el trabajo y las relaciones laborales. Entre las categorías que están en el centro del análisis sociológico en este periodo de transición tecnológica están los repartidores de plataforma, que sólo en Londres ya representan el 80% de todas las entregas realizadas.

Callum Cant, doctor en Sociología por la Universidad de West London, investiga cómo se organiza el capitalismo de plataforma y su impacto en la reorganización del trabajo, la vida cotidiana de los trabajadores y la organización de acciones colectivas para exigir mejores condiciones laborales. Cuando terminó su investigación del máster, trabajó para la plataforma de entrega de comida Deliveroo-Food Delivery, fundada en 2013 en Londres y actualmente presente en varios países, como Holanda, Francia, Bélgica, Irlanda, España, Italia, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Hong Kong, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.

En febrero de este año, Cant participó en el XIX Simposio Internacional IHU Homo Digitalis -La escalada de la algoritmización de la vida-, promovida por el Instituto Humanitas Unisinos-IHU y difundida a través de su canal de YouTube. En la conferencia titulada “Discriminación algorítmica y justicia social”, narra su experiencia personal de participar en las huelgas que tuvieron lugar en Londres y Brighton (Inglaterra) entre 2016 y 2017, los motivos de disidencia de los huelguistas, los conflictos entre trabajadores y plataformas, y los límites y potencialidades de las nuevas organizaciones laborales en red.

A continuación, reproducimos su presentación en forma de entrevista, en la que también cuenta cómo funcionan las plataformas de entrega, supervisadas por gestión algorítmica, y cómo este tipo de actividad ha generado empleos precarios. “En Inglaterra, uno de los principales impactos es que no hay salario mínimo en este sector, no hay forma de garantizar que el trabajador gane el mínimo. No ganamos ocho libras la hora, pase lo que pase. Podemos ganar cero libras la hora. Esto significa que pueden pagar salarios excepcionalmente bajos, por debajo del salario mínimo legal, porque técnicamente no estamos empleados”.

Cant también expone la situación de los inmigrantes, que por miedo a ser deportados se han convertido en una población muy vulnerable que trabaja por cualquier salario. «Mi argumento es que esto es fundamental para lo que ocurre en las plataformas alimentarias. Lo que ocurre aquí es que, al no existir una relación laboral formal ni un salario mínimo, muchos trabajadores son inmigrantes indocumentados del Sur global que hacen sus repartos en moto y ganan sueldos bajos. Ahora bien, se ven obligados a aceptar estas condiciones porque si intentan imponerse, corren el riesgo de ser deportados y reprimidos», afirma. Callum Cant es escritor e investigador independiente, doctor en Sociología por la Universidad de West London y autor de Riding for Deliveroo (Polity, 2019). Su libro es un retrato de una nueva clase de trabajadores militantes.

¿En qué consiste su investigación sobre los algoritmos frente a la justicia social?

Voy a hablar de “Algoritmos vs. justicia social: la contradicción entre la producción en el capitalismo de plataforma y la ‘comunidad libre de productores’”. ¿Qué quiero decir con eso? Básicamente parto de la premisa de Marx de que este último desarrollo del modo de producción es intrínsecamente contradictorio con los intereses de los trabajadores y trabajadoras, que son quienes realmente efectúan todo el trabajo. Aunque esto pueda parecer un punto de partida relativamente radical, en realidad es aquí donde comienza gran parte de la investigación sobre la economía de la gig economy, en el capitalismo de plataforma. En este campo, hay una corriente muy fuerte de investigación marxista. Es una corriente que ha sido prominente hasta ahora.

¿Qué ha pasado en general? Creo que es importante partir de esta premisa: hasta ahora lo que ha definido a este sector es la acción colectiva. Así que desde el desarrollo del tipo de capitalismo de plataforma en sus primeras formas -y en particular me centraré en las plataformas de entrega de alimentos- en 2015, había empresas como Deliveroo, Ubereats, iniciando sus opciones de entrega. Y desde el principio ha habido conflictos en esta industria. Siempre se ha definido como una acción colectiva de las y los trabajadores, y esta tendencia al conflicto, que es evidente en el estado actual, ha sido continuada. No hay más que ver lo que ocurrió en Sao Paulo hace meses para ver que esta ola continua de luchas es la característica que define a estas plataformas. El conflicto entre el capital y el trabajo define cómo entendemos este campo. Así que para mí no hay un estudio real de la economía de la gig economy sin tocar la acción colectiva, y toda mi investigación en el campo se centra en el campo de la acción colectiva. En particular, me interesa estudiar cómo los trabajadores y trabajadoras del sector innovan en respuesta a las nuevas condiciones.

El argumento preliminar del capitalismo de plataforma ofrece muchos más detalles, pero el argumento preliminar es que con el desarrollo de las aplicaciones y tecnologías, como la interfaz aplicación/usuario, no vemos un cambio fundamental en las relaciones sociales. No es que un personaje real en una relación social se haya transformado profundamente. En cambio, lo que ha cambiado es su forma de organizarse. Así que la relación laboral sigue siendo la relación laboral capitalista, pero ahora se produce a través de un nuevo conjunto de componentes técnicos.

Yo mismo y otros investigadores, como Jamie Woodcock y algunas de las personas con las que he trabajado actualmente, hablamos de esto en términos de composición de clase. Decimos que mientras el modo de producción -y lo que vemos fundamentalmente aquí es el modo de producción capitalista con una oposición completa entre el capital y el trabajo en términos de intereses materiales- siga siendo consistente, habrá una transición en la forma de organizar la explotación del trabajo.

¿Cuáles son los efectos de esta transición?

Esta transición produce un antagonismo muy importante. Aquí me baso en Tassinari y Maccarrone. El estudio de los autores se basa en un artículo titulado “Riders on the Tormenta”. Creo que resumen bien lo que ha en cuanto al desarrollo del conflicto dentro del capitalismo de plataforma.

uber2Los ejemplos que podemos ver en el gráfico de lucha, en diferentes contextos nacionales como Italia e Inglaterra, son válidos en muchos otros campos que suelen compartir el mismo patrón genérico. Hay fuentes de antagonismo en el proceso laboral, ya sean los bajos salarios, los despidos injustos o un restaurante que obliga a los trabajadores a esperar fuera en el frío mientras se preparan sus entregas. Este tipo de situación se convierte en un conflicto.

Hay una serie de factores que determinan cómo se produce esto. Dependiendo de la plataforma, o de cuándo o en qué ciudad tenga lugar el proceso de trabajo, estos factores pueden ser diferentes. Como resultado, podemos tener una solidaridad ligeramente diferente y formas emergentes de acción colectiva.

Los autores enumeran algunas de las más importantes: ¿dónde se reúnen los trabajadores, tanto en la vida real como mientras esperan las órdenes de entrega? ¿Y cómo se unen en línea? ¿Cómo crean una comunidad digital en la que debaten ideas? ¿Cómo es su compromiso con la gestión? ¿Las plataformas envían a los gestores locales para intentar persuadirlos o los administradores no se comunican con ellos en absoluto? Hay otros factores que los autores no enumeran: ¿cuál es, cómo podemos llamarlo, la composición de clase social de la ciudad? ¿Qué tipo de trabajador inmigrante hay? ¿Hay una comunidad de inmigrantes muy fuerte?

Gran parte de mi investigación se centró en Brighton, como mostraré en breve. En esa ciudad, tenemos una comunidad de inmigrantes brasileños muy fuerte. Así que para nosotros todos los factores que definen cómo surgió la acción colectiva indican que los trabajadores brasileños actuaron colectivamente para iniciar todo este proceso. Eso cambió la forma en que surgió la solidaridad.

¿Cómo se producen y organizan las acciones colectivas entre los trabajadores de la plataforma?

Hay varias maneras. Una de las principales, yo diría que probablemente la más visible, es la acción de huelga salvaje. Ciertamente, eso es lo que me llamó la atención del sector. En 2016, hubo una huelga salvaje en Londres, donde básicamente no había mucha investigación en el sector. No sabíamos lo que estaba pasando, pero vimos surgir rápidamente en 2016 una especie de movimiento huelguístico de un número importante de trabajadores tras los recortes salariales en la ciudad. Vimos a cientos de ellos sumarse a la huelga y salir a la calle a protestar.

Salieron de la nada y ninguno de nosotros entendió lo que estaba sucediendo, de dónde había surgido este movimiento. Observando y aprendiendo, empezamos a investigar el sector. Pero esta forma de actuar es una de las características del sector: parece que no pasa nada, luego de vez en cuando estalla; se producen grandes huelgas. Como muestran Tassinari y Maccarrone, tenemos otras formas de acción colectiva con menos impacto. Hay casos legales, peticiones en línea, etc. Todos estos procesos también surgen.

Así que si decimos que el capitalismo de plataforma, y en particular el capitalismo de entrega de alimentos, se caracteriza por el conflicto, si decimos que después de un período de investigación aquí están las formas en que se manifiesta el conflicto, entonces empezamos a tener la sensación de que había una literatura de investigación que era realmente una buena manera de entender lo que había estado ocurriendo. Eso es lo que realmente sucedió.

Resumo lo que hemos aprendido tras cinco años de investigación. Por mi parte, me interesé por el sector en 2016 cuando terminé mi máster. Observé lo que ocurría con esa gran huelga salvaje en Londres. Tenía muchas preguntas. Hice preguntas sobre este fenómeno que no entendía. Cinco años después, creo que podemos decir que ahora lo entendemos mucho mejor.

¿Cómo comenzó su investigación y su interés por este tema?

Fui estudiante de maestría en 2016. En ese momento vi las huelgas en Londres y busqué un trabajo en Deliveroo. No trabajé en la empresa con la intención de investigar, sino para entender lo que pasaba y reunir algo de dinero. Vivía en una ciudad llamada Brighton, donde se había producido una reciente expansión de la mano de obra. Trabajé allí durante unos meses y durante ese proceso nos organizamos en forma de sindicato. Participamos en la huelga y ese trabajo con el sindicato empezó a ser la base de mi actual investigación. Luego escribí un libro llamado Rider for Deliveroo y otros trabajos. Acabé profundizando en esta área de estudio.

Lo que descubrimos es que las plataformas de entrega son los lugares de trabajo logístico menos descentralizados y supervisados por una gestión algorítmica. ¿Qué quiero decir con eso? Básicamente, estos factores cooperan en dos capas distintas. Una capa muy amplia de lugares de los que hay que hacer entregas; son los restaurantes repartidos por el centro de la ciudad. Y una capa de lugares a los que hay que hacer entregas; es decir, las direcciones de los alrededores del centro de la ciudad. Así que lo que hacen las plataformas es gestionar la interacción entre esas dos capas. Distribuyen a los trabajadores para que realicen tareas específicas y manejan lo que puede ser un complicado sistema logístico. La mayor parte se supervisa mediante la gestión de algoritmos.

Históricamente, los trabajos de reparto dependían de los controladores, una persona que se sentaba en una oficina, frente a unos monitores, que controlaba dónde estaban los trabajadores y les decía: “Tienes que ir a X para hacer una entrega a Y”. Hoy en día, ese proceso se ha automatizado, y el tipo de asignación de trabajadores para hacer esas tareas lo asume una aplicación. La aplicación que da instrucciones al trabajador es una especie de gestor algorítmico.

Si intentamos entender lo que ocurre dentro de nuestro teléfono, si vamos a entender el proceso que hay detrás de una orden, veremos que es imposible. Aquí no hay ninguna relación humana. La persona recibe el flujo que sigue una única dirección. Y no entendemos la lógica de cómo se organiza el orden. Para los trabajadores, se trata básicamente de un ejercicio de cumplimiento de las normas. Se nos asignan tareas de trabajo para completar las tareas de trabajo.

Aunque no tengamos un supervisor humano -y en algunos casos esto es una liberación porque en muchos casos odiamos al supervisor humano- su ausencia puede ser una liberación en cierto sentido. Pero también somete al trabajador a una forma rígida de control algorítmico. Esta ausencia es parte de la tendencia más amplia de la falta de un intermediario entre las demandas del capital y la organización de la tarea laboral para lograr las máximas ganancias para el capital, y entre los trabajadores y el propio trabajo. Friedman hizo la distinción entre el control directo y la autonomía sin responsabilidad al estudiar la industria automovilística británica en los años 70.

¿Cómo se gestiona y controla el trabajo de la plataforma desde los algoritmos?

Creo que estamos hablando de un control muy directo. Se caracteriza por ese tipo de instrucciones directas casi cibernéticas. Escuchamos exactamente qué hacer y cuándo hacerlo. Y el trabajador tiene una cierta libertad emocional de cómo aplicar las instrucciones, pero estamos hablando de una relación muy directa con el trabajo.

Aquí no hay negociación colectiva. Me refiero a que, sistemáticamente, estas plataformas evitan vivir con la noción de una relación colectiva con sus trabajadores, o tener una relación mediada a través de un sindicato. En muchos casos, se trata de una pura negativa a hablar con el sindicato. Pero también podemos recordar cómo se sitúan las empresas en la relación laboral. Cuando trabajaba para Deliveroo, era autónomo. Técnicamente, en Inglaterra muchos repartidores son autónomos.

¿Significa eso que no trabajan para el capital y que son pequeños empresarios que se han propuesto ganar dinero? No. Significa que tenemos claramente una relación entre el trabajo y el capital, pero como la categorización legal ha cambiado, cambia en gran medida cómo regulamos el trabajo y cómo se experimenta el trabajo. Por ejemplo, en Inglaterra, uno de los principales impactos es que no hay salario mínimo en ese sector, no hay forma de garantizar que el trabajador gane el mínimo. No ganamos ocho libras por hora pase lo que pase. Podemos ganar cero libras por hora. Eso significa que pueden pagar salarios excepcionalmente bajos, por debajo del salario mínimo legal, porque técnicamente no somos empleados.

Este tipo de cambio es importante para la forma en que se experimenta el proceso de trabajo. No hay un Estado intermediario que vele por nuestros intereses, no hay normas de salud y seguridad, no hay salario mínimo, no hay protección para el trabajador más que la que pueden conseguir los trabajadores a través de la acción colectiva. Creo que podemos ver por qué algunas reacciones a favor de la acción colectiva son tan fuertes.

¿Cómo se organiza la jerarquía laboral en estas plataformas?

Finalmente, hoy sabemos que se trata de una estructura de empleo sin posibilidades de ascenso. Están los jefes, los que trabajan en la oficina central, los técnicos y los repartidores. No hay forma de progresar como repartidor. No tenemos posibilidad de avanzar, no hay perspectivas de carrera. Y además la oficina central no gasta dinero en mantenernos contentos. De hecho, los repartidores felices no hacen mucha diferencia. Las entregas no las necesitan. Si no estamos contentos, probablemente dejaremos la plataforma y la empresa contratará a otra persona. Así que es una estructura de empleo muy plana.

Tal vez algunos de ustedes conozcan la obra de Katharine Stone, “Radical America”, sobre el desarrollo de la industria siderúrgica estadounidense y cómo se desarrolló el tipo de estructuras de trabajo, en las que hay pasos intermedios, para garantizar que los trabajadores piensen que hay una forma de progresar. En ese contexto, la oportunidad intermedia, la idea de que podemos progresar en el trabajo, ha sido arrebatada y no hay estrategias de recursos humanos tan inteligentes que mantengan el compromiso de la mano de obra. En cambio, vemos a los trabajadores chocando con una aplicación, la aplicación a menudo se comporta de manera dictatorial, y en consecuencia vemos a los trabajadores entendiendo que sus intereses son opuestos a los intereses de los jefes de la plataforma.

¿Quiénes son los trabajadores de estas plataformas? ¿Cuál es el perfil de los trabajadores?

En muchos casos estamos hablando de la población extraurbana, de personas excluidas de la fuerza de trabajo por una serie de factores, ya sea por el conocimiento del idioma o la racialización o lo que sea. La mayor parte del trabajo lo realizan los mensajeros en moto, a pesar de la imagen que dan de sí mismos algunas empresas. A veces hay quienes usan bicicletas. Los repartidores realizan el 80% de las entregas en Londres. No me sorprende que ocurra lo mismo en otros lugares.

Ciertamente, en Europa hay un papel importante para los inmigrantes indocumentados. Trataré el tema con más detalle haciendo referencia al concepto de Emmanuel Terray, llamado “Délocalisation sur place” [deslocalización en el lugar, rvs]. Pero, básicamente, hablo aquí de la utilización del trabajador inmigrante para mantener los costes bajos allí, siendo ésta una de las características definitorias aquí.

¿Cómo se produce la auto-organización de los trabajadores en este contexto?

Obviamente, tenemos la red logística, los restaurantes y los puntos de entrega que están repartidos por toda la ciudad y requieren una gran elasticidad. No sé exactamente a qué hora se cena en Brasil, probablemente sea más tarde que en Inglaterra. Pero, aquí, alrededor de las 7 de la tarde, hay una gran demanda de entregas. La gente dice: “Quiero una pizza. Usaré la aplicación de entrega”. Eso significa que, de repente, todos los trabajadores disponibles tienen que trabajar rápidamente, pero una o dos horas antes, el volumen de pedidos podría haber sido mucho menor. Hubo un tiempo en el que las entregas no necesitaban que nadie trabajara con prisa. Los trabajadores podrían estar merodeando a la espera de futuros pedidos. Aquí tenemos una dinámica similar a la del trabajador portuario, el camionero de los años 20 en Estados Unidos. Existe una demanda de mano de obra elástica. Lo que significa que tenemos que almacenar a los trabajadores en algún lugar para utilizar su fuerza de trabajo cuando la necesitemos.

Ese tipo de contención, en la historia laboral, se convierte en momentos en los que los trabajadores se auto-organizan pasando mucho tiempo entre ellos, sin hacer trabajo, discutiendo el hecho de que no están haciendo nada, a menudo lamentándose de que están sin trabajo porque eso significa que no están ganando dinero.

Según mi experiencia, se trata de lo que se llama centros zonales. Son regiones marcadas en las aplicaciones donde los trabajadores esperan entre las entregas. Pero también hay versiones informales de ellos. Cada vez que vemos un grupo de mensajeros en moto reunidos en una esquina, eso es lo que ocurre. Y estos puntos de acumulación crean la posibilidad de una organización rápida. La proliferación de la mensajería de masas permite una especie de auto-organización de los trabajadores, a través de grupos de chat. En particular, en Inglaterra el WhatsApp es un factor importante, y muchos hablan entre sí a través de grupos. Uno se convierte en trabajador de una ciudad y acaba relacionándose con este tipo de redes.

A menudo, los trabajadores se movilizan contra las reducciones de las cuotas de entrega. Estos trabajos se pagan por cuotas, lo que significa que se les paga por entregas en lugar de un salario fijo. Esa suele ser la estructura. Y cuando las cuotas cambian, cuando el salario disminuye, la única respuesta es la acción colectiva. Así que estos grupos de chat se convierten en una especie de redes organizativas, y ocurre de forma orgánica.

Las acciones no tienen que ser creadas por un agitador externo. Esa es la naturaleza del lugar de trabajo que desarrolla este impulso.

Lo que surge son huelgas salvajes que se intensifican y pueden ser bastante eficaces. Pueden anular la gran mayoría de las entregas en una ciudad. Suelen tener una escala de tiempo muy limitada y no necesariamente construyen la energía mes a mes. Puede que sean eficientes a la hora de conseguir un aumento salarial a corto plazo, pero no construyen un sindicato que garantice victorias a largo plazo. Esa es la lógica de la huelga salvaje. No hay una lógica de influencia predominante entre los grandes actores del mercado laboral que estén dispuestos a limitar la difusión del modelo capitalista de plataforma, gente que no quiere que esta relación informal entre el trabajo y el capital se extienda a otros sectores en los que hay mejores protecciones regulatorias por el momento.

Aquí es donde los agentes del mercado laboral, las confederaciones sindicales y los partidos socialdemócratas presionan para que se regule. A veces puede producirse una colisión entre los grandes actores del mercado laboral que impulsan la regulación y los trabajadores que luchan por banderas como el aumento de los salarios. Pero esa colisión no siempre se produce, y los intereses de ambas partes no siempre son idénticos. Es importante tenerlo en cuenta.

Como se ha dicho, hay una tendencia al aumento de los conflictos en todo el mundo. Esto se debe a que plataformas como Deliveroo, Ubereats y Glovo son transnacionales y operan a través de muchos contratos diferentes, y los trabajadores acaban haciendo estas conexiones. En Europa existe una organización llamada Federación Transnacional de Mensajeros. Hoy en día, muchos trabajadores están en contacto entre sí porque trabajan en las mismas plataformas. Por lo tanto, este naciente movimiento obrero, este movimiento auto-organizado, se conecta intensamente en todo el mundo.

¿Qué investigaciones surgirán a partir de la tesis de doctorado?

Voy a presentar aquí algunas de las investigaciones derivadas de mi tesis doctoral. Veamos la situación en Brighton, que formó parte del libro Riding for Deliveroo, que escribí y que, como trabajador, es una investigación de abajo hacia arriba. Ese libro es un complemento, en términos, de la investigación académica. Es un estudio que examina la experiencia de construir un movimiento y trata de descubrir algunas de las tensiones que están en juego cuando hablamos de organizar huelgas salvajes y cómo pueden desarrollarse, o no. Me centraré en el papel de los grandes grupos de chat, en cómo estructuran y cambian la forma de trabajar y en cómo se produce la auto-organización colectiva. También mencionaré algunos de los escollos.

Empiezo con la historia del movimiento sindical, es decir, la primera reunión de la rama local del sindicato nacional, formada por repartidores, en enero de 2017, y eso ocurre con acaloradas discusiones sobre el deterioro de las condiciones salariales, cuando nos reuníamos en los centros zonales, frustrados por la disminución de los salarios. La plusvalía de los puntos de acumulación de trabajo que se construyeron dentro del proceso laboral nos ofreció una oportunidad.

Unos 20 trabajadores se reunieron en un centro social y empezamos a pensar en cómo podíamos formar una rama sindical. La estrategia consistía en hacer realidad el objetivo poco a poco. Nos basamos en los consejos recibidos por los sindicalistas. El IWGB es un sindicato relativamente pequeño y combativo que, hasta entonces, era predominantemente activo en Londres. Sus miembros nos asesoraron sobre cómo construir un sindicato. Lo han hecho en muchos entornos de trabajo y nos dieron este consejo genérico de empezar poco a poco. Intentaríamos ganar apoyo entre los trabajadores cubriendo nuestros uniformes como primera acción, progresando poco a poco.

Ese plan, sin embargo, fue rápidamente superado por una iniciativa que surgió en un influyente grupo de chat, compuesto predominantemente por trabajadores inmigrantes brasileños. Se llamaba “Reglas brasileñas del chat de WhatsApp”. Básicamente, estos trabajadores decidieron que la respuesta adecuada al empeoramiento de los salarios no era un proceso lento, sino una huelga. Así que empezaron a reenviar mensajes en otros grupos formados por repartidores, llamando a la huelga. Poco a poco, todas las diferentes redes de chat que existían en la ciudad se involucraron en las discusiones. Los nuevos miembros del sindicato, entre los que me incluyo, decidimos rápidamente que teníamos que apoyar esta huelga y asegurarnos de que fuera lo más efectiva posible.

A principios de febrero, cuando se produjo la huelga, una gran mayoría de la plantilla se paralizó, lo que significó que de repente se colapsó la capacidad de las plataformas de reparto. Vimos un número importante de cocinas completamente desorganizadas, acumulando pedidos, sin nadie que los entregue. Fue una expresión real de protesta muy eficaz. Hablamos de reducciones masivas en el número de partos. Celebramos una asamblea de huelga en nuestro centro zonal, en la que contamos con unos cien repartidores que se reunieron y discutieron cuáles serían las reivindicaciones con la plataforma. Otros repartieron formularios a los trabajadores en la medida de lo posible.

Parece que se ha logrado una fusión exitosa entre estos grupos de trabajo informales, como el WhatsApp de las normas brasileñas, y la rama sindical formal. A corto plazo, esta acción colectiva fue bastante eficaz. Conseguimos un aumento de sueldo, un incremento temporal de las cuotas de reparto, y también hubo una serie de protestas que dieron como resultado la congelación de la contratación, que era una de nuestras demandas.

La congelación de las contrataciones hizo que, al no incorporarse constantemente más trabajadores a las obras, aumentara el número de entregas por carrera. También pudimos aumentar los salarios de esa manera. Empezamos a construir una coalición con organizaciones comunitarias y con el partido socialdemócrata inglés, el Partido de los Trabajadores, con John McDonnel, que era una especie de ministro encargado de la economía en caso de cambio de gobierno. Apoyó nuestras demandas.

Todo esto suena muy positivo, pero en realidad, después de la primera huelga, los trabajadores acudieron menos a las sucesivas protestas que organizamos. En particular, los miembros del grupo de chat brasileño, que habían convocado la huelga, empezaron a desvincularse a medida que las condiciones salariales de los mensajeros en moto les dejaban en mejores circunstancias, mientras que los repartidores en moto acababan pasando por momentos más difíciles.

Desde esa primera reunión entre los trabajadores hasta la primera huelga pasaron unos cuatro meses para que tuviéramos victorias intermedias y luego viéramos un declive gradual en el tipo de organización sindical cohesionada. Eso ocurrió muy rápidamente. Se tardó cuatro meses en pasar de la nada a la huelga y ganar bastante, a la ruptura del sindicato. Es como si estuviéramos en una marcha acelerada. Pero ese no fue el final de la lucha en Brighton.

A finales de noviembre de 2017 tuvo lugar otra huelga con problemas similares. Desde entonces hay una organización, pero también fue el fin de la unión. El sindicato ya no es una fuerza poderosa en Brighton y no tiene base entre los trabajadores. Así que mi investigación de doctorado reflejó esto a partir de las conversaciones que mantuve con uno de los trabajadores, Gary, quien expresó su comprensión del principal problema que había con el intento que organizamos. Según él, necesitábamos personas que trabajaran a largo plazo para Deliveroo, personas que respetaran la flota en su conjunto, que fueran buenos activistas y que tuvieran una visión clara de lo que querían y de cómo podíamos conseguirlo. En Brighton, eso no ocurrió.

Poniendo lo que dijo Gary en términos teóricos, evalúo que el proceso de auto-organización que estábamos llevando a cabo no logró reclutar una base significativamente amplia de líderes orgánicos centrales, el tipo de personas que surgen de la fuerza de trabajo. Así, a pesar de un importante esfuerzo por reclutar representantes de todos los sectores de la fuerza de trabajo, los líderes orgánicos, en particular los motociclistas migrantes, no estaban convencidos de participar a largo plazo en la estructura sindical. Y cuando intentamos convencerlos, enviando mensajes de WhatsApp, intentando hablar, no tuvimos éxito.

Parte del fracaso se debe a las diferencias en la composición social de la mano de obra. Yo y muchos de los otros ciclistas tendíamos a pensar como los ingleses, que utilizaban sobre todo las bicicletas para los repartos, no las motos. Éramos el núcleo del nuevo sindicato, y nunca llegamos a la gente mayor, generalmente emigrantes, motoristas, gente que trabajaba más horas a la semana y que tenía otra serie de intereses, otra serie de referencias culturales, etc.

Pero también hubo causas técnicas para el fracaso. Creo que una de ellas es la doble naturaleza de la comunicación digital. Si pensamos en la década posterior a la crisis financiera de 2008, veremos que la acción colectiva que va más allá de las organizaciones formalizadas ha surgido una y otra vez. Podemos hablar de las revueltas en Inglaterra, de las insurrecciones en Londres, de Occupy Wall Street, de la Primavera Árabe. Los teóricos de la organización, como Rodrigo Nunes, sostienen que se produjeron porque la estructura comunicativa de nuestra sociedad contemporánea se basa en estas formas de comunicación en red. Nunes sostiene que estas formas de comunicación pueden conducir a una sincronización efectiva. Es decir, a la difusión casi simultánea de respuestas emocionales a escala masiva. Y cuando este tipo de difusión sincronizada de una respuesta emocional se produce, a través de las redes de chat, una forma de comportamiento asociativo pasa a primer plano, y la acción colectiva puede aumentar su velocidad a medida que las personas conectadas ven a las personas, con las que tienen fuertes vínculos, participar en una forma de acción.

En particular, estas redes pueden ser dirigidas por algunas de las figuras más influyentes dentro de ellas. Un líder particularmente orgánico puede ser capaz de dirigir el curso del movimiento, dando forma al contenido que comparten. Esta tendencia no es sólo una tendencia del movimiento social. Sin embargo, lo que digo es que es una tendencia en los movimientos obreros. La comunicación en red está cambiando la forma (y el momento) en que el trabajo se auto-organiza. Transforma la forma en que se expresa la acción colectiva, y esta tendencia es más visible en las plataformas de entrega de alimentos.

¿Cómo cambian las redes de autocomunicación de masas la organización de los trabajadores?

En Inglaterra, un investigador llamado Alex Wood ha hablado de las redes de autocomunicación de masas y de cómo han creado espacios para que surja el sindicalismo en Walmart. Es un estudio de 2015, pero creo que podemos ver esto con más claridad en el contexto del capitalismo de plataforma.

Hay un tipo llamado Mafi, que habla de las comunidades de la web 2.0, el aumento de los conductores de aplicaciones. Se refiere a los conductores de Uber. Básicamente, Mafi realizó un estudio cuantitativo y descubrió que cuanto mayor es la interacción mediada digitalmente con otros conductores de aplicaciones, mayor es el interés por la representación colectiva. Esto quiere decir que si los trabajadores participan en grupos de WhatsApp, en formas de comunidades digitales que se asocian con la identidad colectiva de los trabajadores, su interés por unirse a organizaciones laborales y colectivas aumenta. Por lo tanto, la red de trabajadores en línea es una de las formas emergentes del movimiento obrero, que ha sido vital en estos nuevos contextos.

Es evidente que los trabajadores utilizan la tecnología comunicativa para generar redes complejas y participar en ellas. Pero hay que pensar en cómo modifican el proceso de sindicalización. No se trata de unirse al sindicato, sino de unirse a una red de WhatsApp. Creo que una red de comunicación digital asociada al lugar de trabajo puede ser una parte fundamental cuando pensamos en el terreno del proceso de trabajo. No nos referimos sólo a quién trabaja con quién en el día a día, sino también a qué redes digitales surgen en esos entornos.

Erick Blank, que vive en Estados Unidos y escribe sobre las huelgas de profesores en Virginia Occidental, Oklahoma y Arizona, habla de cómo la mayoría militante, la parte ideológicamente socialista del movimiento obrero comprometida con el desarrollo de un poder obrero combativo, puede utilizar estos grupos, como los de Facebook, como una forma realmente útil de ampliar su influencia dentro de la fuerza laboral. Pueden crecer rápidamente en su capacidad de influir en los trabajadores en lugares muy diferentes.

Identifica que aquí hay una compensación. Si los trabajadores utilizan estas redes mediadas digitalmente para llegar a mucha gente, pueden ampliar su alcance muy rápidamente, pueden catalizar la acción directa generalizada, pueden cambiar la forma de expresar la acción colectiva, pueden “echar leña al fuego”, a falta de una frase mejor.

Al mismo tiempo, estas diferentes variantes tienen sus propios puntos débiles. Por ejemplo, la falta de contacto cara a cara puede significar la falta de una relación más profunda. Quienes organizan una huelga no necesariamente establecen relaciones profundas con quienes van a participar en ella. Más bien, se produce una interacción más leve. También significa que no hay mucha supervisión de las infraestructuras comunicativas. No hay necesariamente una forma de que los trabajadores tomen decisiones colectivamente.

Así que creo que aquí hay una dinámica movilizadora que lleva a una escalada generalizada y rápida de la acción colectiva, pero también hay una dinámica movilizadora que no se ajusta al modelo sindical clásico. Allí donde los sindicatos tienden a dirigir y supervisar el desarrollo de las movilizaciones hacia la acción colectiva desde un punto de vista centralizado – celebran una reunión, deciden lo que va a ocurrir allí y salen a la calle a movilizarse – esta acción colectiva tiene muchos centros de dirección. No tiene un punto central concreto. Cada uno de estos centros puede ser la vanguardia, puede marcar el camino y dirigir al resto de la red.

Creo que aquí tenemos una unidad contradictoria, en la que un sindicato intenta liderar un proceso de movilización, pero también grupos de WhatsApp que lideran el proceso de negociación. Tenemos que entenderlo como un híbrido de dos conjuntos de lógicas diferentes. Ninguno puede tener éxito por sí solo porque uno requiere la presencia del otro. Sin embargo, hacen que todo sea muy inestable.

Superar la relación laboral

Es importante reconocer que a ello contribuye también la superación de la relación laboral. Así, en Inglaterra, participar en una huelga sin querer ser demandado es un proceso muy largo y complicado, que implica varios pasos jurídicos. Estos instrumentos jurídicos protegidos están diseñados para reducir la libertad de acción de los trabajadores. En este contexto, donde no hay relación laboral, ya sea en Deliveroo o en cualquier otra plataforma, las empresas evitan emplear formalmente a los trabajadores, se libran de la obligación de pagar el salario mínimo, pero también se libran de la protección de las huelgas salvajes. Aquí se abre la libertad para que estos trabajadores tomen ciertas formas de acción de forma inmediata, sin tener que pensar si necesitarán votos formales. Pueden actuar simplemente, sin ceremonias.

Mediación entre capital y trabajo y la redundancia de los sindicatos

El papel de un sindicato es mediar entre el capital y el trabajo. La perspectiva marxista clásica autoriza a los trabajadores a ejercer colectivamente el control sobre sus condiciones de empleo porque no pueden poseerlas como individuos, lo que puede hacerse a través de un mediador. El capitalismo de plataforma se ve privado de la mediación. Sin embargo, por su propia naturaleza, la plataforma se niega a mediar con las fuerzas de trabajo. El sindicato puede llegar a ser un poco redundante con lo que realmente consigue. Porque si no puede forzar una relación de negociación colectiva con el empresario, ¿cuál es el papel del sindicato? Creo que esta exclusión de los sindicatos en los procesos legales y en el proceso de regulación por parte de los empresarios exacerba la tensión entre la red de huelga, las redes de WhatsApp y el sindicato, porque el sindicato necesita inventarse un papel, ya que no está siendo incluido aquí.

Por ello, muchos trabajadores se preguntan: ¿Cuál es el objetivo del sindicato? Si podemos organizar una huelga nosotros mismos sin construir una organización, ¿por qué deberíamos molestarnos en construir una organización? Sólo tenemos que usar nuestros teléfonos. Si podemos organizar una huelga sin asistir a reuniones dos noches al mes en las que tenemos que sentarnos a hablar sobre cómo organizar una huelga, y si sólo podemos utilizar el teléfono, elegiremos la opción más fácil. Por lo tanto, hay una tendencia a excluir a los sindicatos porque parecen casi redundantes en el contexto.

Eso significa que acabamos en una situación en la que los trabajadores, cuando quieren mejorar las condiciones, se retiran primero del trabajo y luego preguntan. Al causar un daño económico a los empresarios, asumen que obtendrán aumentos en los meses siguientes.

Creo que podemos reflexionar sobre este tema como una plataforma equivalente a la negociación colectiva vía insurrección, que Eric Hobson identifica como el modus operandi de los ludistas. Aunque no existe un canal de comunicación formal, los trabajadores saben que arruinar las plataformas da resultados. Les aumentan el sueldo si causan daño. Quieren negociar a través de las huelgas y siguen apostando por esa forma de acción en red que les permite ejercer esa influencia, en lugar de comprometerse con los sindicatos o construir un control más centralizado de los procesos de movilización.

¿Cómo se puede superar esta tensión?

Ya hemos hablado de esta tensión. Creo que es importante que pensemos en el futuro. Los sindicatos pueden tomar muchas medidas para mejorar la situación. Creo que tienen que ubicarse dentro de las redes de WhatsApp, tienen que encontrar un papel para ellos en este nuevo contexto técnico. Eso significa desempeñar un papel movilizador en lugar de limitarse a tratar de influir en el mercado laboral a través de causas judiciales. Los sindicatos deben ser menos un regulador del mercado laboral y más un centro de movilización de la mano de obra. Tienen que invertir en sí mismos, en esas redes de comunicación de masas autoorganizadas de los trabajadores y trabajadoras.

¿Puede resumir el concepto Délocalisation sur place, de Emmanuel Terray? ¿De qué se trata?

Délocalisation sur place es especialmente importante en el contexto de los países europeos, donde los trabajadores inmigrantes desempeñan un papel importante en la forma en que surgen las acciones de huelga; ya sean trabajadores del norte de África, de Sudamérica o de Europa del Este. En Inglaterra no podemos entender el funcionamiento de estas plataformas sin hablar de la dinámica de la migración.

Emmanuel Terray es un marxista francés que propuso la idea de “délocalisation sur place”, que significa “tercerización en vigor”. Básicamente habla de la búsqueda de mano de obra más barata. Por ejemplo, la fabricación se produce cuando enviamos fábricas al extranjero. Si los costes de la mano de obra son demasiado elevados, podemos simplemente subcontratar la fabricación en Vietnam y luego importar los productos por vía marítima. Esto permite un coste de producción mucho más bajo y una mercancía más barata. Permite que un capital siga siendo competitivo y reduce los costes de la mano de obra, aumentando potencialmente la tasa de explotación porque países como Vietnam pueden tener mercados laborales menos regulados.

Esto está al alcance de todas las industrias que pueden externalizar su producción. Pueden enviar la producción de productos básicos a otro lugar e importar los resultados. Ahora bien, en el sector de los servicios eso es imposible. Una entrega no puede ser realizada por alguien en Vietnam. No hay forma más barata de conseguirlo porque hay que emplear mano de obra en el lugar donde se encuentra. No se pueden desacoplar las cosas. No hay un ajuste espacial, por usar las palabras de David Harvey.

Si no hay ajuste espacial para este sector, ¿cómo se consigue mano de obra más barata? El argumento de Terray es que la función principal de los regímenes fronterizos, que últimamente vemos cada vez más punitivos en Europa, es crear una categoría de trabajador interno externalizado. Es decir, crear a los inmigrantes indocumentados como una población altamente vulnerable que trabaja por cualquier salario porque está bajo la constante amenaza del régimen fronterizo. Así que el régimen fronterizo es completamente ineficaz para detener a los inmigrantes que llegan a Inglaterra.

Por ejemplo, la guardia fronteriza inglesa no puede hacer nada para detener a quien quiera entrar en el país sin permiso de trabajo. Falla fundamentalmente. Es como un elefante que intenta detener a las hormigas. El régimen fronterizo puede ser fuerte y poderoso, pero sólo puede llegar a una pequeña proporción del número de personas que emigran a Inglaterra.

Pero lo que esta guardia puede hacer es crear condiciones en las que cualquier trabajador inmigrante que no tenga permiso de trabajo encontrará una represión extrema. Esto significa que los trabajadores inmigrantes indocumentados son más propensos a aceptar cualquier trabajo; trabajarán por 3 libras/hora si eso significa que pueden trabajar y reproducirse para vivir. Son conscientes de que si se organizan, si participan en acciones colectivas, corren el riesgo de que los guardias fronterizos los deporten.

Esto ha ocurrido en algunas universidades de Londres. Quizá haya oído hablar de la Facultad de Estudios Orientales y Africanos de Londres. El personal se organizó para pedir mejores salarios y la universidad cooperó con los guardias fronterizos para deportar a algunos de esos trabajadores latinoamericanos. Este tipo de cooperación entre el Estado y los empleadores tiene la función de hacer que los trabajadores inmigrantes sean extremadamente vulnerables, dispuestos a aceptar salarios bajos y peores condiciones de trabajo. De este modo, contribuye a ese tipo particular de sector localizado que no puede subcontratar mano de obra en el Sur global, abriéndole el camino para acceder a mano de obra barata.

Mi argumento es que esto es fundamental para lo que ocurre con las plataformas alimentarias. Al no existir una relación laboral formal ni un salario mínimo, muchos trabajadores son inmigrantes indocumentados del Sur global que hacen sus repartos en moto y ganan sueldos bajos. Pero se ven obligados a aceptar estas condiciones porque si intentan defenderse, corren el riesgo de ser deportados y reprimidos.

Pero existe la acción colectiva en forma de huelgas salvajes, porque no tiene que adoptar la forma de un sindicato. Se mantiene en la informalidad, porque sigue un estilo improvisado, similar a la guerra de guerrillas: no hay objetivos a largo plazo a los que los Estados puedan apuntar. No hay miembros destacados del sindicato que puedan decir: “Vale, hay que deportar a esta gente”.

Más bien, existe este flujo de redes de WhatsApp encriptadas que no son vulnerables a la presión del Estado. Por lo tanto, hay otro fuerte incentivo aquí para los trabajadores migrantes en particular: que no se acercan a la forma de organización sindical, porque les gusta la flexibilidad y el carácter anónimo que ofrecen las redes de comunicación de masas.

Aquí creo que es importante entender la forma en que las plataformas ganan dinero y el uso de la “deslocalización en el lugar” para reducir los costes laborales. Es igualmente importante entender cómo y por qué los trabajadores eligen este tipo de organización informal en lugar de una forma formalizada.

Por lo tanto, los inmigrantes indocumentados, bajo la amenaza de los guardias fronterizos, pueden recibir pagos inferiores a los ofrecidos a los trabajadores nativos, trabajadores con permiso de trabajo. Pero eso también produce una dinámica en la que los trabajadores responden con medios informales. Creo que eso es parte de lo que ocurrió en la huelga de 2016 en Londres. Hoy, lo veo y lo entiendo más claramente. Desde un punto de vista etnográfico, es notable que en las manifestaciones posteriores en las que hubo huelgas, viéramos pancartas que contenían faltas de ortografía. Participaron muchas personas con conocimientos de idiomas -quizá no perfecto-, personas excluidas de la mano de obra, que quizá no tienen permiso de trabajo, y acabaron siendo obligadas a formar parte de la población urbana excedente, y ésta es su fuerza de acción. En realidad es una forma de acción que conviene a quienes experimentan el lado agudo de la externalización local, el lado agudo de la “délocalisation sur place”.

Esta es la base de mi debate. Es una forma de trabajo propensa a la auto-organización. Es una forma de trabajar que favorece la actuación colectiva de los trabajadores. Esta acción colectiva se produce a través de redes de comunicación de masas auto-organizadas, en lugar de una organización sindical formal. Se origina por la forma en que opera la migración y la comunicación digital en nuestra sociedad actual, por la forma en que utilizamos los chats encriptados como una especie de sustrato de lo social. Estos chats en línea son el contenido de gran parte de la vida social. Así es como, según entiendo, surge la acción colectiva.

Contradicción entre el capitalismo de plataforma y la libre comunidad de productores

Prometí hablar de la contradicción entre el capitalismo de plataforma y la libre comunidad de productores, y así lo haré. “Comunidad libre” es una frase que utiliza Marx para designar a la sociedad que viene después del capitalismo, en la que la gente no está obligada a trabajar bajo la amenaza de morir de hambre, en la que la producción se organiza colectiva y democráticamente, no por el beneficio, en la que priorizamos el valor de uso, lo que importa a los seres humanos frente a los valores de cambio de la producción de la forma capitalista de valor.

Hoy en día, creo que vemos esta verdad en el debate de Marx cuando observamos lo siguiente: vivimos en una sociedad en la que los combustibles fósiles se consideran increíblemente valiosos, y en la que una gran parte de la economía mundial está ligada a la extracción de estos combustibles. Pero en realidad, si lo pensamos desde el punto de vista humano, la extracción y el uso de los combustibles fósiles amenazan nuestra existencia como especie. Existe una contradicción entre la forma capitalista de valor, el modo de producción capitalista y lo que fundamentalmente necesitamos como seres humanos. Esto no sólo es cierto en referencia a los combustibles fósiles, donde esa industria -de empresas como Shell, British Petroleum- amenaza con destruir la vida sobre la Tierra. Esta no es la única verdad con respecto a ese sector, pero es válida con respecto a los demás.

Si observamos lo que ocurre en el capitalismo de plataforma, veremos que existen las apps y los propietarios e inversores extremadamente ricos, que explotan a los trabajadores a los que pagan salarios de absoluta pobreza en un intento de crear el mayor valor posible. A esa gente no le importa el impacto social. Si los trabajadores se ven obligados a trabajar más rápido y a intentar hacer el mayor número de entregas posible, y pueden sufrir accidentes de tráfico, eso no es motivo de preocupación para las plataformas. Y, de hecho, no les importa.

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando trabajé para estas plataformas es que hay un uso social de ese trabajo. El reparto de comida es un servicio de cuidado bastante profundo. Lo que hacemos es ayudar al que recibe su comida. Para mí, podemos pensar en cómo la gestión algorítmica y el uso capitalista de los algoritmos son completamente opuestos al potencial uso social del trabajo.

Potencial social de las plataformas

Lo que tenemos que pensar cuando miramos a las plataformas de entrega de alimentos es el potencial de utilizar estas plataformas y esta tecnología para hacer entregas de alimentos a las personas discapacitadas, a los ancianos, a las personas que luchan con problemas de salud, entregas a las familias que acaban de tener hijos y están agotadas y ahora quieren comida preparada.

Aquí está el uso social del valor y hay una profunda necesidad de cuidado. Mientras estas plataformas actúen como parte del modo de producción capitalista, estas dos cosas nunca se alinearán. El potencial para producir resultados socialmente valiosos nunca se unirá a la necesidad de esos resultados socialmente valiosos. Porque ese no es el rumbo que ha tomado el beneficio. No es la forma más rentable de organizar las cosas. De hecho, esa vía ni siquiera es rentable.

En lo que a mí respecta, creo que el curso superior de esta organización del

trabajo requiere de una forma de sociedad en la que digamos: ¿Cuál es el valor de ese trabajo en términos de valor de uso? ¿Qué produce socialmente? ¿Cómo podemos permitir que los trabajadores tomen el control de su fuerza de trabajo? ¿Cómo podemos tener una participación democrática en lo que hacemos durante el día? ¿Cómo podemos optimizar los resultados sociales?

La optimización del beneficio es, en mi opinión, una optimización profundamente deshumanizada, profundamente corrupta, que ha llevado a nuestra sociedad en direcciones perjudiciales, y de hecho, como indican mis referencias a Marx, esto ha estado sucediendo durante cientos de años.

En conclusión, nuestro horizonte de investigación debe ser no sólo entender lo que ocurre dentro del capitalismo, sino también pensar en lo que podría ser una salida. ¿Qué formas de sociedad, qué formas de organización, qué oportunidades democráticas pueden permitirnos llegar a una situación en la que el valor de uso potencial de este trabajo se realice realmente? ¿Cómo podemos hacer que las plataformas de reparto de alimentos dejen de ser un sector degradante y mal pagado, en el que la gente se juega la vida cruzando las ciudades por el beneficio de plataformas multimillonarias, para convertirse en un servicio social que nos importe a todos?

11/3/2021

http://www.ihu.unisinos.br/159-noticias/entrevistas/607391-discriminacao-algoritmica-e-justica-social-a-situacao-dos-migrantes-indocumentados-do-sul-global-entrevista-especial-com-callum-cant

Traducción: viento sur

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico