Detox

Johanna Barrios
El año pasado nos ha dejado una serie de emociones difíciles de digerir; ya sea por factores económicos, por el distanciamiento familiar, por el cambio laboral y/o por todas las condiciones de inseguridad en las que nos vemos inmersos.

Hoy, les quiero proponer algunos ejercicios sencillos que ancestralmente han utilizado las abuelas comadronas para poder sanar el cuerpo, la mente y el espíritu.
Estos conocimientos también han sido utilizados por otras culturas ancestrales que hasta la fecha practican, y aunque parezca sencillo o precisamente por eso, creo que podríamos darles una oportunidad.

Si bien, no son la panacea de lo que estamos viviendo, son coadyuvantes para nuestra condición física y emocional, lo cual siempre consideraré como algo positivo y espero ustedes también.

Les propongo algunas herramientas qué se relacionan con lo que se nos facilita más, es decir, para algunos será más fácil un proceso de sanación mediante la escritura, para otros el ejercicio físico, y habemos quienes preferimos tomar un té o un baño así que he incluido varios para su elección:

Fuego que purifica

Si lo tuyo es la escritura, te invito a tomarte un tiempo para ti, inspirarte y escribir todo aquello que quieres mejorar o alejar de tu vida en este 2021, tómate el tiempo para reflexionar, léelo nuevamente, siente lo que te provoca y luego haz unos ejercicios de respiración… cuando lo sientas, quema el papel y libera un poco esas emociones. Este no es un acto mágico que realice el trabajo mental y personal que nosotros debemos de hacer, pero, si permite conectarnos con la intención de avanzar, nos permite relajar nuestro cuerpo y mente para poder iniciar este camino de la mejor manera posible.

Mente y cuerpo en movimiento

Si a ti lo que te gusta es hacer ejercicio, te recomiendo que busques espacios al aire libre conectados con los elementos de la naturaleza, preferentemente tierra y agua porque, según nuestras abuelas comadronas, el agua libera las emociones y la tierra nos conecta con la capacidad de reflexionar y ser más coherentes con aquello que realizamos.

Haz ejercicios de flexibilidad como una forma simbólica de ser flexible con lo que ahora sucede y con lo que piensas y sientes.

Relajación Total
Cuando nos relajamos mediante duchas, de las mejores, son estas:
Nuestras abuelas comadronas utilizan el temazcal para tomar baños purificadores, si no tienes acceso a uno de ellos o a un sauna, puedes simplemente calentar un poco de agua y después de ducharte, bañarte con ella sin limpiarla. Si lo que sientes es un cansancio mental y una necesidad de afecto y comprensión, la mejor combinación son pétalos de rosa y miel, puedes poner los pétalos de 3 rosas puesto que el número 3 simboliza la creación y una o dos cucharadas de miel, hazlo del cuello los pies para no tener que limpiarlo, no te preocupes la miel no deja el cuerpo pegajoso.

Si lo que sientes es un agotamiento físico y mental puedes hacer un baño de Romero, de eucalipto o de jengibre, al igual que la anterior, lo realizas del cuello hacia los pies, en este caso evita hacerlo en la cabeza puesto que son plantas que pueden irritar tus ojos.

Las emociones y el estómago
Si disfrutamos más una infusión y queremos fortalecer nuestro sistema inmunológico y recobrar energía, podemos tomar en ayunas un té de jengibre miel y limón, que además de ser delicioso contiene muchas propiedades de desintoxicación, y tanto la miel como el limón son considerados antibióticos naturales.
Que disfrutes.

Buen inicio 2021

Comparte, si te gusto

PublicoGT es una publicación del Consejo de Investigaciones en Desarrollo, una entidad de investigación que desarrolla proyectos de comunicación social y análisis sociopolítico.

publico