El Concepto de urbanismo social

Por Omar Marroquín Pacheco

Este concepto que es una reconceptualización del término de urbanismo, se basa no en la
construcción de nueva infraestructura, sino más bien a que los ciudadanos se sientan felices en
sus lugares o territorios y eso se denomina urbanismo social.

Por más de 3 decadas en Latinamerica el enfoque ha sido más en la cantidad que en la calidad
de la vivienda, pero pareciera descabellado pensar en viviendas de calidad en terrenos de
importante valor comercial, en donde la participación de la comunidad es determinante y con
una importante gestión social, que vaya más allá de la entrega de las viviendas y que se
pudiera extender hasta que las comunidades puedan tener una sostenibilidad física y social.

Chile ya tiene más de una década de estar trabajando en un concepto como el apuntado con
antelación, por medio de la Fundación Urbanismo Social y el lema principal es «EL CENTRO
SON LAS PERSONAS».

La Fundación trabaja en 3 ejes principales:
1. La Localización, que por ser social no deben de ubicarse en la periferia de las ciudades
por ser terrenos baratos.
2. La calidad, contar con especialistas arquitectos e ingenieros que provean un alto nivel
de calidad a las propuestas.
3. El involucramiento de las familias en los proyectos, que no se perciba como un regalo
que da el Estado, más bien un derecho de poner vivir en un lugar donde cualquiera
quisiera poder vivir y no solamente las poblaciones en situación de vulnerabilidad.
Realizando un repaso, el 65% de las poblaciones que habitan en la periferia, abandonan sus
viviendas y el 90% de la población se siente avergonzada de vivir en esos lugares, en donde
las poblaciones se encuentran alejadas de los servicios y equipamientos, de la misma ciudad,
por estar en la periferia.

Aunado a eso la calidad de la vivienda construida deja mucho de desear y con muy mala
arquitectura. La Fundación ha desarrollado ya proyectos en Santiago de Chile en el puro
centro en terrenos con alto valor comercial, pero lo que buscan es la integración social y la
articulación con los municipios y las empresas privadas, para dotar de vivienda digna a los más
pobres en el centro de la ciudad.

El fin último es tener proyectos integrales no solamente de construcción de vivienda, por
ejemplo el desarrollo de parques urbanos e infraestructura de importante magnitud, con el
desarrollo de un modelo filosófico y de negocio.

Ellos desarrollan también el modelo de urbanismo social preventivo, que no es más que el
acompañamiento por tres años en las comunidades en donde trabajan para lograr la
organización que logre dar sostenibilidad tanto física como social.

Explican que por sostenibilidad se entiende aplicar técnicas de comunicación correctas, la
construcción de la participación de la comunidad, para tramitar la gestión de recursos
adecuados, es decir tener una lista de cotejo, para ver el cumplimiento de sus aspiraciones,
con lo que se trata de conseguir una verdadera participación ciudadana, que genera legitimidad
al desarrollo de la vivienda.

Finalmente no es la construcción de vivienda el fin último, es poner a las personas en el centro
y no a la infraestructura como tradicionalmente se hace, esa es la misión del urbanismo social.

Comparte, si te gusto