El Bambú como alternativa constructiva para afrontar el déficil habitacional.

Omar Marroquín Pacheco

Colombia es pionera en la construcción de vivienda en bambú guadua, con más de 40,000 hectáreas sembradas de guadua, se tiene suficiente material para afrontar el problema del déficit de vivienda tan extendido en América Latina y el Caribe.

La técnica utilizada en Colombia es el uso del guadua y el desarrollo del bahareque encementado, están adelantados que ya tienen el reglamento nacional de construcción sismorresistente, donde se incorpora totalmente la utilización del bambú en este tipo de construcción.

El arquitecto colombiano Simón Vélez, es el pionero del uso del bambú tanto en Colombia como en otros países, construyendo viviendas de lujo y de gran formato, planteando que la construcción con este tipo de material es sostenible y si se orienta a vivienda de interés social, el costo es menor.

Estudios realizados indican que el bambú es un material impresionante para combatir el cambio climático, por su alta capacidad de absorción y captura de CO2 (carbono) de la atmósfera, este carbono se fija en este material y queda atrapado durante toda la vida útil de la edificación, contrario con lo que pasa con la industria del cemento que es la culpable de emitir entre el 30 al 40% de gases de efecto invernadero al ambiente. Otra ventaja que presenta esta planta es que crece rápidamente, de tal suerte que en 5 o 6 años ya se puede utilizar, en muchos países el bambú es catalogado como una maleza, que crece principalmente en la ribera de los ríos.

Otra ventaja lo constituye que se generan industrias alrededor de esta planta, dado que se pueden montar plantas de tratamiento del producto, instruyendo y enseñando a los campesinos y capacitando a carpinteros (generando mano de obra calificada), para enseñar a trabajar este tipo de material. Con esto ellos serán capaces de montar sus propios emprendimientos, con miras a la construcción de viviendas sostenibles de bajo costo.

Al construir con este tipo de material, se tienen ahorros importantes, que pueden traducirse en casas más grandes producto del ahorro en los materiales.

Instituciones educativas como las Universidades deberían implementar en las Facultades de Arquitectura e Ingeniería proyectos que involucren este tipo de proyectos en bambú y, involucrar a los institutos técnicos, para que capaciten personas para que puedan trabajar este tipo de proyectos.

La ONU declaró que 1,800 millones de personas en el mundo viven en situación deplorable o carecen de vivienda, con estos nuevos sistemas propuestos, se puede enfrentar frontalmente el problema del déficit de vivienda en el mundo.

Paradójicamente el déficit de vivienda se concentra en las zonas tropicales, que es donde más bambú hay, con todo el recurso a nuestro favor, es de vital importancia generar proyectos de autoconstrucción, no se debe estar tratando de depender tanto del Estado, hay que promover el cambio desde nuestras propias comunidades, para lo cual la incorporación de los estudiantes de arquitectura e ingeniería es de vital importancia.

En lugar de estar importando acero de China, utilizamos bambú, ayudamos a los productores locales, fomentamos nuevos emprendimientos y encadenamientos productivos
y reducimos la huella ambiental.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto