La moda y su impacto en el cambio climático

Omar Marroquín Pacheco

El sector de la moda es el segundo sector más contaminante, por lo que se hace imperante la reutilización textil, para ayudar o aliviar al cambio climático.

Casi siempre al pensar en las actividades que más contaminan siempre se piensa en el sector del transporte aéreo, la producción de alimentos y otros, pero no la sorpresa lo constituye que la moda esta por encima de estos sectores dejando altas huellas humanas de contaminación, ocupa el segundo lugar en contaminación del ambiente, solamente por debajo del sector petrolero.

La moda es la causante del 20% de las aguas residuales, el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero CO2, por lo que estar a la moda tiene implicaciones lineales en el cambio climático.

Para ejemplificar lo acotado, es necesario indicar que para poder producir un par de pantalones de lona o jeans, es necesaria la utilización de 7,500 litros de agua, esa cantidad es equivalente al agua que una persona consume en promedio en 7 años, la cosa no se detiene, a esto hay que sumarle la huella de carbono que generan los gases de efecto invernadero, que se generan al realizar el transporte de la materia prima, del tejido y de las prendas y todo el gasto energético necesario para su fabricación.

Esta es la primera parte del problema, ya que luego viene la gestión de los desechos y la reutilización de los residuos de los textiles, que se constituyen en uno de los principales retos de la industria, dado que los océanos se encuentran repletos de micro fibras procedentes de la ropa.

Por lo que la manera en que compramos, usamos y nos deshacemos de nuestra ropa tiene un impacto en el medio ambiente que va desde el agotamiento de materias primas, hasta la contaminación de ríos, océanos, bosques, por todos los residuos generados que finalmente paran en vertederos.

El modelo de consumo influye definitivamente en el abuso de los recursos, la denominada moda rápida, que se basa en una producción acelerada de prendas a precios bajos, que provoca en el comprador nuevas necesidades constantes, teniendo que comprar constantemente, para estar a la moda, aunado a esto, los precios bajos propician el desechar sin reparo, ya que puede ser mejor comprar algo nuevo que tener que repararlo o arreglarlo.

Para poder combatir este modelo, se plantea otro modelo con principios de la moda sostenible, que incorpora los siguiente:

• Mayor cuidado y respeto al medio ambiente.
• Apoyo a la producción y las economías locales y nacionales.
• Protección a la salud de los consumidores, con la no utilización de químicos para el tinte.
• Utilización de certificados de garantía de procedencia de los materiales.

En la producción de los tejidos, es otro de los efectos medioambientales negativos, los cuales se tienen que corregir, tomando como base que el algodón es la materia prima y aunque es de origen natural, tiene grandes implicaciones en el uso de la tierra, agua, fertilizantes y pesticidas.

Es importante hacer mención que esta fibra, esta perdiendo preponderancia con la incorporación de fibras plásticas como lo son el nailon y el poliéster, que al menos tienen presencia en un 55% de las prendas actuales, que realizando una comparación este tipo de productos no necesitan grandes extensiones de tierra para su fabricación, no utilizan grandes cantidades de agua, si utilizan intensivamente materia prima no renovable ya que su procedencia es del petróleo y su producción necesita mucha energía.

Uno de los problemas observados es que mientras se lavan las prendas sueltan micro fibras de plástico que terminan en el medio ambiente, las estimaciones mundiales indican que más o menos al año terminan medio millón de toneladas de micro fibras en los océanos.

Se tiene que pensar en otro tipo de fibras que sean de origen vegetal como la celulosa, que pueden tener impactos negativos también si se usan disolventes para su fabricación, en todo caso se debe de plantear su producción sin la utilización de sustancias nocivas, lo importante de estas fibras es que son biodegradables.

Otro factor importante de señalar es que para el sector textil representa un desafío el poder encontrar materias primas que no compitan con la producción de alimentos, dicho en otras palabras que no resten recursos como lo son la tierra, el agua a los cultivos para la producción de alimentos humanos, existen ahora mismo empresas que se han empeñado en la utilización de fibras sostenibles como los son el bambú, el cáñamo o el corcho.

Naciones Unidas ha realizado un trabajo en función de la iniciativa “Bosques para la moda” que es la promoción de utilización de fibras que provienen de bosques que son gestionados sosteniblemente y que están debidamente certificados forestalmente hablando, en donde también cuidan el uso racional del agua y la energía.

Un problema que representa la industria textil es que, el 90% de los residuos textiles termina en los vertederos, solamente entre el 5 y el 8% es depositado en contenedores para su posterior utilización o reciclaje, otro dato importante es que de los esos porcentajes del 5 y el 8%, unicamente el 2% se recicla para fabricar nuevos materiales textiles.

Finalmente una posible solución a este problema evidenciado es:

• La reducción del consumo, las estimaciones es que en la actualidad se compra un 65% más que hace 15 años y la ropa se usa por menos tiempo.
• La reutilización por medio de las tiendas de segunda mano, que en Estados Unidos la oferta supera en mucho a la demanda y por esa razón mucha de ese exceso para en los países en vías de desarrollo que se constituyen en desechos textiles.
• Incrementar el reciclaje textil, ya que solo entre el 2 y el 1% se recicla, para convertirla en ropa nueva.

Comparte, si te gusto