Bideconomia: ¿recuperación o crisis?

9 minutos de lectura

Michael Roberts

Todas las encuestas de opinión pública indican que el candidato del Partido Demócrata, Joe Biden, ganará las elecciones presidenciales de Estados Unidos y sustituirá al titular Donald Trump. Los demócratas también consolidarán su mayoría en la cámara baja del Congreso de los Estados Unidos, la Cámara de Representantes. Y quizás se hagan con el control de la cámara alta, el Senado. Pero incluso sin este, Biden y los demócratas tendrán poder político para cambiar el curso de la pandemia de COVID y la economía de Estados Unidos en los próximos años. Pero, ¿pueden hacerlo o lo harán?

Primero, recordemos los desafíos a los que se enfrentan. La economía estadounidense está sufriendo la peor recesión económica desde la década de 1930. Las cifras del PIB del tercer trimestre, publicadas hace unos días, muestran que la economía de EEUU todavía se encuentra muy por debajo de su nivel anterior a la pandemia.

El PIB de los EEUU sigue estando un 3,5% por debajo de su nivel pre-pandémico, mientras que la inversión empresarial sigue siendo un 5% inferior. De hecho, el PIB real de EEUU sólo se ha recuperado hasta niveles cercanos al punto más bajo de la última caída de la Gran Recesión de 2008-2009.

Y de los más de 22 millones de puestos de trabajo perdidos en marzo y abril durante los cierres, hasta ahora solo se han recuperado alrededor de 11,3 millones, y nunca se llegó a aprobar en el antiguo Congreso un nuevo proyecto de ley de estímulo, supuestamente para ayudar a los desempleados.

Personas ocupadas (miles)

Si bien el gobierno federal ha recibido fondos del Congreso, recaudados por la Reserva Federal mediante la compra de bonos del gobierno, los estados y los condados locales se han visto privados de fondos y obligados a despedir a cientos de miles de empleados públicos.

Mientras tanto, la pandemia de COVID continúa arrasando en todo el país con tasas de infección en niveles récord, lo que alienta a la gente a quedarse en casa para trabajar (si pueden); a no reunirse, ni a viajar o gastar en restaurantes y actividades de ocio, incluso si muchos gobernadores en los estados continúan afirmando que se puede hacer. Como resultado, la recuperación de las transacciones y las actividades iniciada durante el verano se ha frenado en seco. Y todavía no hay una «fórmula milagrosa» para una vacuna eficaz a la vista.

Con la inversión empresarial en actividades productivas mostrando pocos signos de recuperación y el empleo muy bajo, la vuelta a la tendencia pre-pandémica de crecimiento económico y empleo está a años de distancia. De hecho, según Oxford Economics, el crecimiento del PIB real no volverá a su tendencia anterior en absoluto. Lejos de una recuperación económica en forma de V, o incluso en forma de U, la trayectoria será en forma de raíz cuadrada inversa, como señalé que ocurriría .

Es la misma trayectoria de crecimiento económico que surgió después de la Gran Recesión de 2008-9 que expliqué en mi libro, The Long Depression. Estados Unidos y otras economías capitalistas importantes parecen estar entrando en otra fase de esa depresión. Es decir, bajo crecimiento, baja inversión productiva, empleo con bajos salarios y, detrás de todo eso, baja rentabilidad en activos productivos, incluso si la pandemia está bajo control.

Recuerde que antes de que estallara esta pandemia en todo el mundo, la mayoría de las economías capitalistas, incluida la de EEUU, ya estaban entrando en una recesión, con la inversión desacelerándose o incluso cayendo y la producción y el comercio estancados.

¿Podrá la administración Biden hacer algo al respecto y está dispuesta a hacerlo? Según el equipo económico de Biden, su administración planea aumentar el gasto del sector público para compensar la ‘huelga de inversiones’ del sector capitalista. Biden propone gastar $ 2 billones en gastos de infraestructura (algo que Trump nunca logró), incluidos proyectos de ‘energía limpia’; poco menos de $ 2 billones en educación y cuidado infantil; $ 1.6 billones en atención médica; $ 700 mil millones en investigación y desarrollo; y $ 500 mil millones en seguridad social y vivienda. Eso hace un total de $ 6,8 billones, o poco más del 30% del PIB actual.

¡Guauu! Suena muy bien. Pero, un momento: ¡Este gasto tendrá lugar en más de 10 años! Y es solo una propuesta. Nadie espera que todo este gasto extra equivalente al 2% del PIB anual sea implementado por el Congreso. La mayoría de las estimaciones calculan que las propuestas de Biden se reducirían en un 60% a aproximadamente $ 3 billones. Las propuestas de infraestructura y educación se reducirían a la mitad, las propuestas de salud se reducirían en un 60% y las propuestas de inversión en I + D y la compra de productos estadounidenses se reducirían en dos tercios.

Y luego está el modo en que se pagará esto. Biden propone aumentar los impuestos en $ 2.4 billones durante diez años (o $ 1.2 billones si se reducen las medidas de gasto). Por lo tanto, casi la mitad de los planes de gasto se recuperarían en impuestos. La mayor parte de los ingresos fiscales provendrían de las personas con mayores ingresos, en particular las que se encuentran en el sector de los millonarios en dólares. Además, el impuesto de sociedades se elevaría del 21% actual bajo Trump al 24%, pero aún estaría muy por debajo del 28% bajo Obama, por lo que las empresas seguirían beneficiándose de ganancias inesperadas. De hecho, el aumento fiscal recaudaría solo $ 725 mil millones en diez años. No habría aumentos en los impuestos patrimoniales para los ricos. En general, el gasto neto más probable después de impuestos según el plan Biden sería de alrededor de $ 1.8 billones durante 10 años, ¡el 0.8% del PIB anual!

Así que todo depende del ‘multiplicador keynesiano’, es decir, el aumento del crecimiento del PIB real inducido por un aumento del gasto público. Digamos que el multiplicador sea tan alto como 2 o incluso 3 en una situación de recesión (lo que es mucho más alto de lo que la mayoría de los estudios muestran que sería «normalmente», y podría ser mucho más bajo que 1 finalmente), por lo que el plan Biden impulsaría el crecimiento del PIB real el próximo año en digamos 2% pts por encima de la tasa de crecimiento probable el próximo año. Los planes de Biden también incluyen impulsar la inmigración neta y retirar algunos de los aranceles sobre las importaciones chinas. Sumando todo esto, Oxford Economics reconoce que los planes de Biden llevarían a una tasa de crecimiento del PIB real del 4,9% al 5,7% en 2021 en comparación con el statu quo bajo Trump del 2,3% al 3,7%.

Así que, incluso si funcionara, el impulso económico de Biden equivaldría a un crecimiento máximo del 2-2.5% del PIB de la economía durante los próximos dos años. Eso puede hacer que la economía de EEUU vuelva a los niveles anteriores al COVID a fines del próximo año, pero a partir de entonces su trayectoria de crecimiento se hundiría incluso por debajo de la débil trayectoria de crecimiento anterior al COVID. La economía de los EEUU crecería a un ritmo del 1,5% anual en el futuro previsible y menos del 1% de crecimiento del PIB per cápita anual (después de contabilizar el aumento de la población).

Pero es poco probable que estos planes funcionen de todos modos. Las economías capitalistas dependen de la inversión del sector capitalista. La inversión capitalista en los EEUU es aproximadamente del 15% del PIB, mientras que la inversión del gobierno es menos del 3% del PIB, es decir, cinco veces menor. Por tanto, es el primero el que determina el ritmo de crecimiento del PIB real. Los planes de Biden implican, como máximo, un 1% adicional del PIB en inversión gubernamental; eso no debe ser ignorado, pero apenas es suficiente para compensar cualquier estancamiento o declive en la inversión capitalista.

Y ese estancamiento es probable a menos que la rentabilidad de la inversión productiva capitalista aumente drásticamente con Biden. La rentabilidad empresarial estadounidense se encuentra actualmente en un mínimo posterior a 1945. No se deje engañar por las enormes ganancias obtenidas por empresas como Apple, Microsoft, Facebook, Google, Netflix, etc. Las ganancias de las FAANG son la excepción que confirma la regla. Fuera de este círculo encantado, las empresas estadounidenses están luchando por obtener suficientes ganancias para expandir la inversión, a pesar de las históricas bajas tasas de interés, con el fin de obtener fondos prestados para inversiones. Si las tasas de interés comienzan a subir nuevamente por la recuperación, afectando particularmente a las pequeñas y medianas empresas que solo pueden pagar las deudas existentes (las llamadas compañías zombis), entonces, lejos de una recuperación, podría producirse un colapso financiero.

Y luego está la deuda del sector público. Según el plan de Biden, el déficit presupuestario federal de los EEUU aumentará unos $ 2 billones durante su primer mandato. La deuda federal que cotiza en bolsa como porcentaje del PIB aumentaría del 108%, cuando asuma el cargo, al 120% al final de su mandato y al 130% del PIB al final de la década. Por lo tanto, incluso si la Reserva Federal mantiene su política actual de ‘tasa de interés cero’ y los rendimientos de los bonos a largo plazo se mantienen bajos, el interés de la deuda pública aumentaría al menos un 1% del PIB. Eso consumirá los ingresos disponibles para gastar en servicios públicos. A medida que aumente la deuda pública y el coste de su servicio, aumentará la presión sobre la administración de Biden para «equilibrar el presupuesto», frenar los planes de gasto y / o aplicar más aumentos de impuestos en general.

Se podría decir que los políticos y la política económica dominante han aprendido la lección y ahora se dan cuenta de que la «austeridad» solo empeora las cosas al reducir el gasto y la «demanda efectiva». Por tanto, las políticas de austeridad no se reactivarán. Después de todo, incluso el FMI está diciendo «gaste tanto como sea necesario y no se preocupe por las consecuencias de la deuda ahora» . Pero eso es ahora, en la profundidad de la depresión pandémica. Cuando los costes de la deuda y de las medidas gubernamentales aumenten en el sector capitalista, el capitalismo buscará proteger sus ganancias ya débiles recortando los impuestos y el gasto del gobierno.

Los partidarios de la Teoría Monetaria Moderna pueden levantar la mano en este punto y argumentar que los gobiernos no necesitan pedir dinero prestado a través de la emisión de deuda y, por lo tanto, aumentar los costes de los intereses. Pueden hacer que los bancos centrales «impriman» moneda y la pongan en las arcas del gobierno. Por tanto, el aumento de la deuda pública no es un obstáculo para la inversión y el gasto público con el fin de impulsar la economía y generar pleno empleo. En cierto modo, eso es correcto si el gasto público es productivo para la economía. Pero el obstáculo es la voluntad y la capacidad del sector capitalista de invertir si la rentabilidad es baja.

¿Cuánta inversión pública sería necesaria para reemplazar la inversión capitalista y lograr que la economía estadounidense creciera a tasas que restablezcan y aumenten los salarios reales, logren el pleno empleo y apliquen recursos e innovación para combatir el cambio climático? Requeriría niveles de ‘economía de guerra’ cuando la inversión del gobierno federal aumentó al 23% del PIB y el gobierno controló y dirigió la inversión del sector capitalista.

Esa no es la agenda de Biden o, para el caso, la agenda de los partidarios de la TMM, porque sería mucho más que simplemente ‘estimular’ al sector capitalista: en realidad significaría ‘reemplazar’ su papel inversor. Significaría una revolución económica que no quiere Biden, y que no prevé la TMM.

En un editorial titulado “La bideconomia puede preservar el apoyo al capitalismo ”, el Financial Times lo expresa así: “Desde John Maynard Keynes, el mejor argumento para la intervención estatal no ha sido abolir el mercado, sino preservar el apoyo público al mismo”; y «si se implementa, la bideconomia hará la vida más complicada a las empresas y a las personas con altos ingresos, pero también podría evitar un ajuste más amplio en el futuro».

Ese es el objetivo de la Bideconomia.

Michael Roberts: es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.
Fuente: https://thenextrecession.wordpress.com/2020/11/01/bidenomics-boom-or-bust/
Traducción: G. Buster

Comparte, si te gusto

Más historias

Puede que te hayas perdido