El reino de la impunidad

Por Mario Rodríguez Acosta

La evolución del crimen organizado y su desarrollo en las altas esferas de la política guatemalteca es un acto consumado y quizás sea parte de la patología propia del país, si es que eso existe. Basta observar como se devoran los presupuestos públicos para comprobar la voracidad existente entre la clase política del país y una parte importante del mundo empresarial.

La evidencia es tan palpable que, hasta la cancillería del país más poderoso del mundo, a través de su secretario de Estado, se toma el tiempo y la molestia de señalar a ciertos políticos corruptos que le son incomodos y su accionar se han hecho tan evidente que no les queda de otra que regañarlos por dicho comportamiento.

Pero, porqué en un país con tantas necesidades y urgencias se permite esto. Por qué estos corruptos actúan con total descaro, entre la complacencia e indiferencia de una buena parte de la población que observa como le roban, sin que eso motive una reacción de dignidad e inconformidad. Es acaso la descomposición existente en la sociedad la que nos lleva directamente al abismo.

La caduca corte suprema de justicia es una muestra palpable sobre la degradación de la institucionalidad del país. Cada día la ciudadanía se entera que nos gobierna gente incompetente, corrupta y mafiosa. Tras de las principales competencias exigidas a la hora de selección ar los cargos de dirección del aparato público, está en prontuario delictivo de los aspirantes a altos cargos públicos. Esto es así, pues saben que cuentan con impunidad. Que hay una estructura que respalda, apaña y sostiene este sistema.

Por qué estos diputados ahora señalados han llegado tan lejos. Un señor que hasta hace unos años era un don nadie y que de la noche a la mañana se apoderó de un partido político y desde ahí gestionó los intereses mafiosos hasta convertirse en el capo de la política criolla con un poder inequívoco que ha provocado la molestia del imperio es producto del mismo sistema del cual se apoya el actual mandatario para gobernar.

El respaldo, apoyo y protección que brinda una corte decadente, caduca e ilegal es la que garantiza el reino de la impunidad.

https://ciidgt.org/boletin/el-reino-de-la-impunidad

Comparte, si te gusto