El desastre de una deuda sin escapatoria

Michael Roberts

La reunión semestral del FMI y el Banco Mundial comienza esta semana. El FMI precedió su encuentro con una advertencia de que los países pobres del mundo se encaminan hacia la catástrofe debido a la depresión pandémica, lo que lleva al impago de las deudas de sus gobiernos y empresas a los inversores y bancos acreedores en el ‘norte global’.

Según el FMI, aproximadamente la mitad de las economías de bajos ingresos (LIE) están ya en peligro de impago de la deuda. La deuda de los ‘mercados emergentes’ con respecto al PIB ha aumentado del 40% al 60% en esta crisis.

Y hay poco espacio para impulsar el gasto público para paliar el golpe. Los países «en desarrollo» se encuentran en una posición mucho más débil en comparación con la crisis financiera mundial de 2008-09. En 2007, 40 países de mercados emergentes y de ingresos medios tenían un superávit fiscal público combinado equivalente al 0,3% del producto interno bruto, según el FMI. El año pasado, registraron un déficit fiscal del 4,9 por ciento del PIB. El déficit público de los ‘mercados emergentes’ en Asia pasó del 0,7% del PIB en 2007 al 5,8% en 2019; en América Latina, pasó del 1,2% del PIB al 4,9%; y los mercados emergentes europeos pasaron de un superávit del 1,9 por ciento del PIB a un déficit del 1 por ciento.

Por ejemplo, Brasil tiene ahora un déficit público consolidado del 15% del PIB. El de India es del 13%. En ambos países sus niveles de deuda soberana aumentarán hasta el 90% del PIB a fines del próximo año y se acercarán al 100% del PIB en 2022.

La nueva economista en jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, advirtió que el sur global se enfrenta a “una ola sin precedentes de crisis de deuda y reestructuraciones”. Según Reinhart: «en términos de cobertura, de qué países se verán envueltos, estamos en niveles que ni siquiera se habían visto en la década de 1930». Las deudas de las empresas no financieras en los 30 mercados emergentes más grandes se elevaron al 96 por ciento del producto interno bruto en el primer trimestre de este año, más que el monto de la deuda corporativa en las economías avanzadas, al 94 por ciento del PIB, según el IIF.

Durante los próximos dos años, las 30 principales economías emergentes se enfrentan al nivel más alto de vencimiento de deuda, tanto privada como pública.

Por tanto, estos países pobres se verán obligados a contraer aún más deuda para hacer frente a la crisis pandémica y cumplir con los pagos de la deuda existente. Sin embargo, Reinhart argumenta que “mientras dure la enfermedad, ¿qué pueden hacer? Primero te preocupas por ganar la guerra, después averiguas cómo pagarla».

No deja de ser irónico viniendo de alguien que es conocida sobre todo por su trabajo con el economista Kenneth Rogoff de Harvard sobre el daño económico infligido por los altos niveles de deuda a lo largo de la historia. En su famoso (¿infame?) libro, Esta vez es diferente, argumentaron que los altos niveles de deuda pública eran insostenibles y que los gobiernos tendrían que aplicar la ‘austeridad fiscal’ para reducirlos o enfrentarse a un colapso bancario y de deuda.

Peor aún, gran parte de la deuda está nominada en dólares estadounidenses y, a medida que esa moneda hegemónica aumenta de valor como «refugio seguro», la carga del pago de la deuda aumentará para las economías dominadas del «sur». El nivel de deuda corporativa de los mercados emergentes en ‘moneda fuerte’ es significativamente más alto ahora que en 2008. Según el Informe de Estabilidad Financiera del FMI de octubre de 2019, la deuda externa mediana de los países de los mercados emergentes y de ingresos medios aumentó del 100 por ciento del PIB en 2008 al 160 por ciento del PIB en 2019.

Los inversores capitalistas y los bancos ya no están invirtiendo en acciones y bonos del «sur global», con la excepción de China. Por tanto, el flujo de capital privado necesario para financiar la deuda existente se ha agotado.

Como resultado, las monedas de los principales mercados emergentes se han hundido en relación con el dólar y otras monedas «duras», lo que dificulta aún más el pago de las deudas.

Esta inminente crisis de la deuda agravará el impacto de la depresión pandémica en el sur global. En su informe para la reunión semestral, el Banco Mundial estima que la pandemia arrojará a entre 88 y 115 millones de personas a la pobreza extrema este año, que el banco define como vivir con menos de 1,90 dólares al día ( un umbral patéticamente bajo de todos modos) .

Más del 80 por ciento de los que caerán en la pobreza extrema este año se encuentran en países de «ingresos medios», siendo el sur de Asia la región más afectada, seguida del África subsahariana. “Es probable que veamos a personas que habían escapado de la pobreza volviendo a caer en ella, así como a personas que nunca han sido pobres cayendo en la pobreza por primera vez”, dijo Carolina Sánchez-Páramo, directora de la división de pobreza y equidad del banco. “Incluso bajo el supuesto optimista de que, después de 2021, el crecimiento vuelve a sus tasas históricas. . . los efectos empobrecedores de la pandemia serán enormes ”, afirma el Banco Mundial.

Se espera que la economía mundial se contraiga entre un 5 y un 8 por ciento per capita este año, y eso haría que los niveles de pobreza volvieran a los de 2017, revirtiendo tres años de progreso en la mejora de los niveles de vida, según el Banco Mundial.

El progreso en la reducción de la pobreza se había ralentizado antes de la pandemia, según el informe. Aproximadamente 52 millones de personas en todo el mundo salieron de la pobreza entre 2015 y 2017, pero la tasa de reducción de la pobreza se redujo a menos de medio punto porcentual al año durante ese período, después de reducciones de alrededor del 1% anual entre 1990 y 2015.

Lo que también se desprende del informe es que toda la reducción de las tasas de pobreza desde 1990 se ha producido en Asia, en particular en el este de Asia, y en particular en China. Si se excluye a China, ha habido poca o ninguna mejora en la pobreza absoluta en 30 años.

Casi el 7 por ciento de la población mundial vivirá con menos de 1,90 dólares al día en 2030, según el informe, en comparación con el objetivo de menos del 3 por ciento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

En un intento por evitar los inminentes incumplimientos de deuda, el G20 aprobó una moratoria del servicio de la deuda que se extenderá hasta finales de este año. El FMI también ha proporcionado alrededor de $ 31 mil millones de financiamiento de emergencia a 76 países, incluidos 47 de los países más pobres, en el marco del Fondo Fiduciario de Contención y Socorro de Catástrofes. La mayoría de estos países tienen una alta dependencia económica de las exportaciones de productos básicos o del turismo y sufrieron una crisis clásica de financiamiento externo y el colapso económico como consecuencia del Covid-19.

Pero todo esto son meras palabras; con discursos como los de la jefa del FMI, Georgieva, y los de Reinhart en el Banco Mundial. Como dice Oxfam en un nuevo informe devastador sobre la desigualdad y la falta de servicios públicos y derechos de los trabajadores, “los programas de emergencia se han centrado en cerrar las enormes brechas de financiación del presupuesto y la balanza de pagos producidas por los colapsos de ingresos relacionados con el coronavirus y en permitir más gasto en salud y una protección social limitada para enfrentar la crisis”. Y «los informes mundiales, regionales y nacionales del FMI ya advierten de la necesidad de una ‘consolidación fiscal’, es decir, de austeridad, para reducir la carga de la deuda una vez que se haya contenido la pandemia».

Prácticamente todos los documentos de préstamos de emergencia nacionales enfatizan la necesidad de que los gobiernos reduzcan temporalmente el gasto anticoronavirus y tomen medidas de ajuste fiscal para reducir los déficits después de la pandemia. Por ejemplo, en junio de 2020, el FMI acordó un programa de préstamos por $ 5,2 mil millones de 12 meses con Egipto, que detallaba un objetivo de superávit presupuestario primario para el año fiscal 2020/21 del 0,5% para permitir el gasto relacionado con la pandemia de coronavirus, pero exige que se restablezca el superávit primario anterior a la crisis del 2% en el año fiscal 2021/22. El FMI también ha sido responsable de grandes recortes en el gasto en salud, que han dejado a los países mal preparados para la crisis.

El Banco Mundial ha prometido $ 160 mil millones en fondos de emergencia durante los próximos 15 meses y ha abogado por el alivio de la deuda de otros acreedores, pero hasta ahora se ha negado a cancelar cualquier deuda que se le adeude, a pesar de que los países de bajos ingresos reembolsaron $ 3.5 mil millones al Banco Mundial en 2020. El análisis de Oxfam muestra que solo 8 de los 71 proyectos de salud COVID-19 del Banco Mundial incluyeron alguna medida para reducir las barreras financieras para acceder a los servicios de salud, aunque varios de estos proyectos reconocen el alto gasto privado en salud como un problema importante . Dichos gastos arruinan a millones de personas cada año y las excluyen del tratamiento.

La única forma eficaz de evitar los impagos de la deuda es cancelar las deudas de los países pobres con los bancos y las multinacionales. Pero esa es la única medida política que no se va a tomar.

La Jubilee Debt Campaign (JDC) ha pedido al FMI que venda parte de sus reservas de oro para cubrir los pagos de la deuda de los países más pobres del mundo durante los próximos 15 meses. Según la JDC la venta de menos del 7% del oro del FMI generaría una ganancia de $ 12 mil millones, que es suficiente para cancelar las deudas de los 73 países más pobres hasta finales de 2021 y aún dejaría a la organización con sede en Washington con reservas de oro por valor de $ 26 mil millones más que lo que tenía a principios de año. La JDC y otros grupos han pedido una nueva emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG), que es dinero internacional de hecho, para financiar a los países pobres. Ambas sugerencias han sido rechazadas.

Reinhart lamenta que «a nivel de país, a nivel multilateral, a nivel del G7, ¿quién tiene la capacidad de financiar todas las grandes brechas fiscales que se han creado o agravado por la pandemia?» Respuesta: nadie.

Michael Roberts: es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.
Fuente: https://thenextrecession.wordpress.com/2020/10/12/debt-disaster-with-no-escape/
Traducción: G. Buster

Comparte, si te gusto