La metrología en la cuarta revolución industrial

Omar Marroquín Pacheco

El instituto nacional de metrología de Estados Unidos (NIST), esta actualizando las regulaciones existentes para asegurar que los aparatos que miden las distancias y tiempos de los taxis (los taxímetros), funcionen correctamente, anteriormente ya se habían realizado calibraciones de este tipo, lo novedoso ahora es que no se trabajo en la tecnología del hardware de los taxímetros, sino se desarrollo todo un nuevo sistema digital de medición basado en aplicaciones de contratación de servicios de pasajeros, tales como Uber y Lyft, pasando de verificar el comportamiento físico de cada equipo en cada uno de los taxis, a la interacción del software de las empresas con las redes satelitales y celulares, otro concepto totalmente distinto al anterior.

Esto lo que permite es bajar costos de monitoreo, aumentando la eficacia y ampliar significativamente su campo de acción, apuntando al despegue de la cuarta revolución industrial.

Esta revolución tecnológica transformará todas las dinámicas sociales, políticas y económicas, entre ellas la forma de intercambio de bienes y servicios, adaptándose rápidamente a las necesidades de la industria.

Dos aspectos principales sintetizan los nuevos desafíos de esta nueva metrología:

1. La metrología como base de la transformación digital, que permitan habilitar y transformar la forma digital de las empresas.
2. La digitalización en la metrología, multiplica su impacto y abre nuevas posibilidades de desarrollo.

La metrología puede acelerar la transformación digital dentro de la sociedad, por la forma en que la metrología puede asegurar los intercambios de información digital, la llegada del 5G y el Internet de las cosas, requiere que la metrología provea las mediciones o los estándares necesarios para su implementación de forma global.

La sensorización (multiplicación de sensores) muy ligada al Internet de las cosas, necesita o requiere que se garantice por medio de instrumentos y sistemas de medición confiables, tanto la interpretación como la medición de los sistemas y los sensores cada vez más crecientes en su utilización.

Toda la data que se genere por medio de los sensores, sera reconocida por un reporte remoto y automáticamente se sube a la nube metrológica, para su respectivo análisis e interpretación.

Para poder alimentar los algoritmos de la inteligencia artificial que se están creando, es necesario que todas las mediciones sean totalmente trazables y midiendo el nivel de incertidumbre, el big data también debe de ser armonizado en sus códigos utilizados, solo así se puede garantizar de una forma estable que los los datos masivos sean comparables y confiables.

Comparte, si te gusto