El Presupuesto General del Gobierno

Edi D. López S.
Hace poco el gobierno central, hizo llegar al Congreso Nacional la propuesta de Presupuesto de Ingresos y Gastos para el 2021; vale entonces algunas reflexiones. En primera instancia debería asumirse que este el instrumento de Política Económica, por medio del cual el gobierno de turno concreta sus propuestas que, complementan sus Políticas Públicas…el detalle es que este gobierno, como el que le precedió ha evidenciado no contar con un plan de trabajo, ni el equipo humano adecuado, en menos de un año ha cambiado varios ministros.

Sin duda que, la pandemia Covid-19 no obstante lo que pueda manifestar públicamente el Presidente Giammatei, le cayó de perlas; por cuanto le ha servido de parapeto ante la inexistencia de una ruta a seguir en su gobierno, con la lotería de los miles de millones de quetzales de financiamiento extraordinario que, a estas alturas ha hecho que varios sectores de la sociedad le pregunten ¿dónde está el dinero?; además de manifestarse en contra de los Estados de Calamidad, por cuanto parece ser un instrumento para gastar sin la transparencia y control requerido. Al hacer una evaluación superficial del actual presupuesto del gobierno, ampliado como ya se dijo; los resultados no son para nada alentadores, las familias más pobres y vulnerables continúan sin recibir apoyo del gobierno y en algunos casos lo que reciben es la intimidación, represión de las fuerzas de seguridad, con los Estados de Sitio.

Desafortunadamente los vicios de las anteriores administraciones, parece haberse potenciado aún más, la prensa independiente da cuenta con algunas investigaciones que, la corrupción, nepotismo siguen a la orden del día en unos ministerios más que otros; algunos pocos ejemplos ilustran la situación, el Ministerio de Cultura y Deportes tiene en abandono su razón de ser pero contrató 971 asesores, varios candidatos a diputados, alcaldes, ligados al partido en el poder han sido contratados en varios instancias, como evidente pago político. En los últimos días se puso en el centro de la crítica ciudadana el denominado y cuestionado “Centro de Gobierno” en donde los salarios no corresponden a la realidad del país; con el agravante que los altos salarios en varios casos tampoco tienen relación con el perfil de las personas, empezando por el que dirige esta instancia con un salario de más de 42 mil quetzales más otros privilegios como viáticos, vehículos, guardaespaldas. El derroche de los recursos económicos en todas las esferas gubernamentales, está a la orden del día; destaca también el Ministerio de la Defensa por ser uno de los más opacos, es un secreto a voces que, los gobernantes de turno, para ganarse el respaldo del Alto Mando, accede a sus requerimientos millonarios que, en general no son fiscalizados y se utilizan para enriquecer a los altos oficiales, quienes en servicio gozan de una serie de privilegios que, para nada corresponden a la realidad del país, ni a sus acciones; lo antes señalado es una de las causas que tiene como contrapartida, el incremento de la desnutrición, analfabetismo; pobreza general y extrema de una buena parte de la población.

La propuesta del presupuesto 2021 es de casi 100 mil millones de quetzales, de los cuales se prevé que cerca de 33 mil millones sea financiado con más deuda, de aprobarse esto, el país se acerca a una situación peligrosa de endeudamiento muy grande; lo cual se agrava por la forma en que se gasta estos recursos a manos llenas sin mayor efecto positivo en la población, por ejemplo se presupuesto continuar con el seguro médico para los niños de educación primaria con 300 millones de quetzales, todo un robo disfrazado; no hay fiscalización de este gasto sin sentido y es evidente que no cubre a los niños más necesitados que viven en el interior del país, una investigación de prensa, puso en evidencia este burdo engaño. El endeudamiento de un país se justifica, cuando el mismo se invierte en carreteras, escuelas, puestos de salud, proyectos agrícolas. El ministerio que tendrá un incremento significativo es el Comunicaciones Infraestructura y Vivienda, siendo la apuesta del gobierno para la reactivación económica, pero se tiene el inconveniente que se ha continuado con las prácticas de corrupción en la asignación de las obras, con el consiguiente sobrecosto y construcciones de mala calidad.

Es de esperar que las bancadas minoritarias del congreso, hagan bien su trabajo y puedan reorientar el presupuesto y quizá lo más importante fiscalizar efectivamente la ejecución, porque hay muchos bolsones que se prestan al despilfarro, robo y Guatemala ya no está para ello.

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto