15 de septiembre: la patria del criollo

Por Moisés Gómez Cortez, Economista

Guatemala es un país multiétnico, pluricultural y multilingüe; el único problema es que el Estado no lo reconoce, el gobierno lo ataca y la élite criolla lo invisibiliza.

Históricamente nosotros los mayas hemos producido maíz, frijol, ayotes y otros productos que sirven de alimentación cotidiana a un gran porcentaje de población guatemalteca; no hay política pública que apoye la producción de estos productos, pero lo hacemos alegremente sabiendo que esta producción nos conecta con la tierra, el sol, el agua, el viento, la neblina y el cosmos, somos parte de esa cultura de los ancestros abuelos.

Mientras la clase dominante criolla produce mercancías agrícolas destinadas a la exportación, como banano, café, palma africana, azúcar, esta última mercancía producida en Guatemala exportada a la República China de Taiwán, es más barata en esa república asiática que en nuestro país.

Hay grandes empresas a nivel mundial que explotan las minas que, con la contribución de la elite criolla guatemalteca, expolian montañas en nuestro país, pagando miserables regalías porque así está normado en Guatemala. Al Congreso de la República no le interesa hacer arreglos en la normativa porque tiene intereses en negocios en ese sector. Hay defensores de los bienes naturales en nuestro país, la mayoría pertenecen a los pueblos originarios que defienden los territorios, las montañas, el agua y demás bienes, la respuesta del Estado es criminalizar a estas personas enrollándolas en procesos jurídicos, donde la justicia siempre beneficia los intereses de los criollos.

Históricamente el Estado guatemalteco se ha caracterizado por ser centralizador, inicuo, excluyente, racista, verticalista y sobre todo cooptado y manejado por la clase dominante criolla. Los pueblos originarios y el sector ladino-mestizos no tenemos Estado, es más, el que existe está en contra de nuestras vidas.

El 15 de septiembre se celebra la independencia de los criollos, la libertad de la etnia minoritaria de Guatemala constituida alrededor de 20 familias pudientes que se consideran guatemaltecos de origen extranjero (por cierto, hoy nos gobierna un italiano ), para hacer de nuestro territorio un botín de negocios que les permite la acumulación de capital.

Mientras haya acumulación de capital habrá pobreza, desnutrición, hambruna, indigencia, migración, corrupción y muerte.

Por eso no me nace cantar el “himno nacional” que en una de sus estrofas dice: “Nuestros padres lucharon un día encendidos en patrio ardimiento, y lograron sin choque sangriento colocarte en un trono de amor”. Si en “nuestros padres”, se refieren a los ancestros de Alvaro Arzú, ellos fueron los que invadieron este territorio esclavizando a los mayas, a los pueblos originarios y por cierto la oligarquía criolla se colocó en trono no de amor, sino de dolor.

El 15 de septiembre se celebra la independencia de la patria de los criollos no de los pueblos originarios.

Comparte, si te gusto