Golpe de Estado con vaselina

Por: Miguel Ángel Sandoval

Eso es lo que se desarrolla en nuestro país, sobre ello hay antecedentes en varios países del continente. Golpe de Estado típico no es, pero los objetivos son los mismos: cambio del rumbo en la política para gobernar sin contratiempos. En nuestro caso, el objetivo es garantizar la corrupción y la impunidad sin importar nada. Para eso se expulsó a la CICIG, se desconoce a la CC; por esa razón, el MP cierra los ojos. O se paga lobistas en Washington. Vale todo, incluso comprar diputados, jueces, magistrados, o legislar desde la cárcel.

Cerca de nosotros en 2009, Manuel Zelaya fue defenestrado en Honduras, por una maniobra legal y constitucional, para impedir una reforma constitucional y un plebiscito. Y llegó al gobierno un facho innombrable. En Brasil, en 2016, por la acción de jueces y diputados, Dilma Roussef fue defenestrada, por un “juicio de responsabilidad”. Luego de unos años, se le declaró inocente por los mismos jueces o magistrados. En Paraguay, Fernando Lugo fue sacado del poder en 2012, por un juicio político al vapor y otra maniobra legislativa. En todos los casos señalados hubo violaciones flagrantes al Estado de Derecho democrático, pero invocando sus principios. En todos, hubo un giro en la política, con entronización de fuerzas corruptas, neoliberales, aliadas de la impunidad. Y todos fueron avalados por la OEA.

En el pasado, el golpe de Estado tenía la forma de cuartelazo. Es época de las dictaduras, de la guerra sucia, de los movimientos insurreccionales. Es una época que ya pasó. En esos años el resultado era un cambio de política. Generalmente, se dejaba de lado las reformas. Y se iniciaba periodos conservadores. El golpe contra Arbenz es el modelo. El gran pretexto era el comunismo, como ahora es el populismo o el socialismo del Siglo XXI. ¡¡O para sorpresa general, es la intervención extranjera y la consiguiente defensa de la soberanía!!

Pero ahora, luego del horror de las dictaduras militares, hay una carta democrática continental que ve mal los cuartelazos pero permite los golpes técnicos o con vaselina. Por ello se vive en medio del respeto hipócrita de las formas de la democracia. A modo de ejemplo, en la crisis actual, los corruptos se dicen respetuosos del Estado de Derecho. Aunque quienes forman parte del ‘Pacto de Corruptos”, no aceptan resoluciones de la CC que es la última instancia en el estado constitucional que vivimos. Ello a partir de la presidencia del país, es algo que inició con el payaso Morales. Todo para gobernar sin obstáculos legales.

En síntesis, en el caso actual se puede vulnerar todo el sistema legal, violando artículos como el 381 del Código Penal, o burlándose de la CC o nombrando jueces o magistrados desde la cárcel, que no pasa nada. Y eso es la demostración de que existe un golpe de Estado sin cuartelazo, pero que se vive al margen de la ley, pues cuando se le retuerce no hay consecuencias. Por ello acuden al golpe técnico o como digo, con vaselina.

Comparte, si te gusto