El Chino Herrera en el Foro de Xela

Miguel Ángel Sandoval

Apenas daba inicio el siglo XXI y los debates sobre los proyectos de integración comercial, cuando coincidimos un grupo de gentes con el objetivo de organizar un encuentro internacional sobre la globalización corporativa y lo que vimos como alternativa que era una globalización desde los pueblos, no desde las organizaciones corporativas ni se los proyectos como los tratados comerciales o el Plan Puebla Panamá, que 20 años después son un fracaso inocultable.

En esa tarea coincidimos el Coco, Henry, el Zanate, el chino Herrera, Mario, entre otros y con mucho ánimo y unos pocos recursos financieros, nos dimos a la tarea de organizar el «Foro Xelajú 2001».

Era en el marco de un proceso continental que tenía una agenda antiglobalización corporativa, con reuniones que se multiplicaban por aquí y por allá hasta el Foro Social Mundial. Adelante, el chino se convirtió en un activista de primera en la denuncia de las ilegalidades de las mineras y las hidroeléctricas, que arrasaban con los recursos naturales. Era en parte, la agenda del Foro Xela. Creo que es uno de los pocos líderes sociales que supo tejer una relación desde la lucha en el terreno desde la provincia, con la globalidad de las luchas sociales en la época que nos ha tocado vivir.

El chino fue un organizador de primera y como todo ese grupo, vimos cómo día a día el número de posibles asistentes crecía. Inicialmente pensamos en unos 200 asistentes, luego la cifra llegó a 400 y más adelante fue 600. Finalmente el foro contó con unos mil asistentes de muchos países. Un éxito rotundo y se pudo, en evento fundante, convocar a la mayoría de expresiones sociales del país, y de muchos países. Unos más preocupados que otros. En ese marco, el Chino solo decía, no te ahuevés, que salimos. En rollos más complejos estuvimos y salimos, decía. Así lo recuerdo ahora.

En medio de un caos fundacional, logramos pequeños acuerdos, uno de los cuales, realizar tiempo después un evento sobre represas en El Petén. Pero antes en el Foro Xela, toda la planificación trono, por el desborde humano que asistió, y Rubén que se llamaba, con todo el optimismo decía, no te ahueves. Los salones pensados para debates de unas 30 gentes, tenían más de 100 asistentes, los locales se desbordaron. Hubo de todo, hasta algún gringo o mexicano perdidos.

El Chino y otros se multiplicaron para encontrar lugares de albergue, todo estaba ocupado, la demanda era demasiada, así como demandante, la atención a una enorme cantidad de invitados internacionales. El Foro Xela marco una época. El momento que entramos en la agenda mundial que hizo de la visión de la globalización solidaria su divisa. En ese empeño Rubén Herrera fue uno de los pilares principales.

Comparte, si te gusto