Volver a la normalidad en Guatemala

4 minutos de lectura

Edi D. López S.
Infinidad de artículos se ha escrito en cada país y en Guatemala, respecto a después de superar esta pandemia, retomar las actividades cotidianas. Ya sabemos que la realidad humana tiene muchas facetas: económica, política, cultural, social, deportiva etc. Y no se puede olvidar para nuestra negra historia, que el nefasto payaso que se tuvo de presidente recientemente, sin más y para el mundo aseveró que en nuestro país la corrupción es normal…cinismo indudablemente, porque nunca en general, cayó en cuenta del puesto que el sistema político decadente le invistió. Una verdad que, no obstante, los logros de la Cicig y de la valiente lucha de la Fiscalía contra la Impunidad -FECI- sigue latente, queriendo retomar sus mejores aires.
Al hacer un repaso de lo que pasa en nuestro país en el contexto que estamos viviendo:

• Es despojo de nuestros recursos naturales sigue viento en popa, la actividad minera en El Estor, a pesar de lo que decidieron los tribunales competentes, sigue funcionando violando la ley, ante los ojos de todos y no hay ninguna instancia de gobierno que ponga orden. Lo poco que queda de bosque se sigue depredando, ya se quemando y/o cortando árboles en contubernio con autoridades que, deberían velar, por lo contrario.

• El libramiento de Chimaltenango y los millones que aparentemente se invirtió, sigue colapsando cual castillo de naipes; y no se hace nada contra los responsables de este desfalco a los guatemaltecos. Parece que el presidente Gammatei y la Fiscal General viven en otra realidad….

• El narcotráfico sigue operando en la más completa tranquilidad, excepto que, por la pandemia, seguramente su principal mercado ha contraído la demanda. Con el actual gobierno, únicamente se ha un reacomodo de sus cuadros, operadores. Como lo ha indicado la prensa, esta modalidad de crimen organizado, ya tiene representantes en el congreso.

• Esto gobierno como todos los demás que le han antecedido, ha priorizado en los cambios de gabinete, honrar sus compromisos con sus financistas y cuadros que apoyaron la campaña proselitista. De esa cuenta, no extraña que, el ministro de Economía, Finanzas sean alfiles del CACIF. Se ha continuado con la práctica de hacer a un lado la meritocracia, de tal suerte que, como viceministros y cuadros medios lo han ido copando gente cuyo principal mérito es haber apoyado la campaña electoral, sigue sin tomarse en cuenta la ley de servicio civil. En varias dependencias del ejecutivo, se ha colocado de nuevo a oficiales militares en retiro, quienes por una parte devengan su jubilación y además honorarios por puesto que, en muchos casos no tienen el perfil adecuado. Mucha gente en el interior, se siente burlada al no haber sido tomada en cuenta en la elección de Gobernador Departamental.

• Este gobierno por la coyuntura de emergencia, cuenta con una cantidad millonaria de quetzales que, no se vislumbra un uso transparente y eficiente; baste recordar los 180 millones de seguro escolar que, en realidad son un regalo para las aseguradoras y sus dueños.

• A pesar de la gran cantidad de cambio de diputados en el congreso, se demuestra de nuevo que, el sistema político está cooptado por intereses contrarios a los de la población. Los diputados responden a su propia agenda, a la de pactos obscuros de mafias, empresarios; la minoría que podría hacer alguna diferencia no se aglutina, la compra de voluntades se evidencia de nuevo.

• La élite económica no evoluciona, en esta coyuntura ha demostrado no estar dispuesta a asumir sacrificios, en lo inmediato pidió y se le concedió que el pago de impuestos sea diferido. Y el ejecutivo en una demostración de su sumisión a estos intereses, incluso aparece en la cadena de televisión con grandes empresas de servicio de telefonía, internet y electricidad, para actuar en consonancia con los intereses empresariales.

• En esta noche larga de Guatemala, surge atisbos de esperanza con acciones de solidaridad hacia la población más vulnerable, tanto a nivel personal como grupal; pero no hay un tejido social fuerte…que pueda tener incidencia para cambiar el rumbo del país y que las circunstancias exigen.

• Con reiteradas acciones de más de lo mismo, en lo inmediato queda en la academia, sociedad civil, iglesia progresista, sector campesino organizado, sector de mujeres, hacerse escuchar, para iniciar el camino de un futuro mejor. NO SE PUEDE RENUNCIAR A ELLO, ya estaríamos muertos en vida, no intentar hacer mejores condiciones para los niños y niñas de hoy. No podemos, ni debemos aceptar la normalidad de exclusión económica, social, étnica, de género.

Comparte, si te gusto

Más historias

6 minutos de lectura
7 minutos de lectura
13 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido