La cooptación del Estado y pandemia COVID-19

3 minutos de lectura

Jorge Santos

A partir de abril de 2015 la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) nos permitió conocer la profundidad de la corrupción e impunidad en el país, pero más importante aún fue conocer las dimensiones de la cooptación del Estado y como está se había convertido en la principal causa de la pobreza, hambre y muerte en el país. Una de las evidencias más importantes de las investigaciones realizadas por la CICIG, en particular las que estuvieron relacionadas a los casos conocidos como La Línea y el denominado IGSS-PISA, es que estas estructuras criminales anquilosadas en las instituciones públicas, son como una especie de cáncer que carcome todo el cuerpo y le imposibilita la existencia. Mientras los criminales desde el gobierno de Otto Pérez Molina saqueaban impunemente las arcas del país, personas morían producto de la corrupción e impunidad.

Los actores y grupos desnudados en su podredumbre, realizaron una campaña para librarse de la CICIG y poder continuar así con sus fines de privilegio, corrupción, violencia e impunidad y así desde el gobierno de Jimmy Morales y aún dentro del actual de Alejandro Giammattei han ido recuperando su poder de cooptación y por ende de control sobre la institución pública. De este hecho da cuenta el Informe “Comisiones Paralelas. Mecanismos de Cooptación de la Justicia” presentado por la Fundación Myrna Mack, donde se presentan los distintos y diversos grupos influyendo por cooptar las altas cortes en el país y a partir de ahí beneficiar a los actores corruptos e impunes, en sus fines. Pero también nos da cuenta de ello el importante Informe presentado hoy por el Fiscal Juan Francisco Sandoval de la Fiscalía contra la Impunidad, al Congreso de la República y la evidencia de la relación en cuanto a la manipulación o influencia que tuvieron ciertos actores en el proceso de selección de la integración de comisiones de postulación e integración de nóminas de postulados a Magistrados y Magistradas de la Corte Suprema de Justicia y Corte de Apelaciones.

El grave problema con la cooptación, es que funciona como una infección no tratada, que va carcomiendo todo lo que está a su alcance. De esa cuenta, es que desde la presidencia hasta las estratos más bajos de la institucionalidad se van sumando a una forma y a los mecanismos que se establecen para gestar sus espurios fines. Evidentemente la Presidencia y el Ministerio de Salud no han sido la excepción, tal y como ha quedado plenamente al descubierto desde el 13 de marzo del presente año. Mentira, tras mentira, tanto del Presidente Giammattei, como del Ministro Monroy, han ido consolidando una pareja de embaucadores. Aún y cuando cuentan con los recursos para poder implementar más y mejores acciones, ambos ha realizado un concierto de incapacidad e ineptitud sin precedentes. El grave problema de ello, es que resulta en mayores agravios a la población y sin duda significará mayores niveles de contagio de COVID-19 y de muertes.

Jorge Santos
jsantos@udefegua.org

Defensor de derechos humanos, amante de la vida, las esperanzas y las utopías, lo cual me ha llevado a trabajar por otra Guatemala, en organizaciones estudiantiles, campesinas, de víctimas del Conflicto Armado Interno y de protección a defensoras y defensores de derechos humanos. Creo fielmente, al igual que Otto René Castillo, en que hermosa encuentra la vida, quien la construye hermosa.
Fuente La Hora.

Comparte, si te gusto

Más historias

6 minutos de lectura
7 minutos de lectura
13 minutos de lectura

Puede que te hayas perdido

1 minuto de lectura
6 minutos de lectura
3 minutos de lectura