COVID-19 y hechos básicos de la economía marxista

Deirdre Griswold

Traducido por Mundo Obrero

Para repetir, el trabajo humano — los trabajadores que trabajan– es el creador de todo el valor de cambio.

El mercado de valores se desplomó en marzo, pero se recuperó en parte después de que el Banco de la Reserva Federal bajó la tasa de interés para los préstamos. Luego se estrelló de nuevo. Las empresas se están yendo a la quiebra. El precio del petróleo ha caído a su nivel más bajo en décadas.

Todos son signos de una drástica disminución de la actividad económica en este momento.

Pero, ¿qué significa esto realmente?

No es solo que las personas no compran tantas cosas cuando se ven obligadas a quedarse en casa en esta pandemia. Mucho más importante, significa que mucho menos trabajadores están produciendo un nuevo valor.

Y esa es la clave de lo que le está sucediendo a la economía capitalista ahora. Cuando los trabajadores no trabajan, no se crea ningún valor nuevo. Sin embargo, la forma en que funcionan los mercados capitalistas es que anticipan más y más crecimiento a medida que los trabajadores van a trabajar todos los días y crean un nuevo valor mientras son explotados por los patrones. Cuando eso no sucede, hay una gran crisis.

La economía marxista es crucial para comprender qué hay detrás de la catástrofe económica que acompaña a la crisis del COVID-19. Así que aquí hay un resumen muy breve de algunos de los conceptos básicos del marxismo.

Todo lo que se intercambia (generalmente por dinero), que no podemos obtener de forma gratuita, como recoger un diente de león, debe tener dos tipos de valor. Uno es el valor de uso. El otro es el valor de cambio.

Valor de uso contra valor de cambio

El agua que bebemos es probablemente una de las cosas más valiosas que consumimos todos los días. Sin ella moriríamos. Entonces, el valor de uso del agua es enorme.

Pero también es muy barato, lo que significa que tiene un valor de cambio muy bajo. Por vital que sea el agua para la vida, nunca costará tanto como el champán, por ejemplo, –lo cual es bonito, ¡pero podemos sobrevivir sin él!

Entonces, ¿por qué el agua es barata?

En términos simplificados, su precio es bajo en relación con otras cosas que compramos (llamadas productos básicos) porque se requiere poca mano de obra para que esté disponible. Por eso tiene un bajo valor de cambio.

Hace mucho tiempo, cuando se construyeron los embalses en este país, junto con los acueductos que conducían desde ellos, se requirió bastante trabajo para proporcionar agua. Pero ahora los océanos de agua fluyen a ciudades y pueblos en muchas secciones del país con poco trabajo humano gastado en el proceso. Entonces, el agua, en la mayoría de las áreas, es un gasto menor.

Lo que no es tan barato, por supuesto, son las botellas de aguas especiales de Fiji o alguna otra fuente distante que se venden en tiendas de todo el mundo. Esta agua cuesta dinero, no porque sea mejor, sino por la mano de obra necesaria para localizar fuentes, transportar el agua, embotellarla y comercializarla.

Probablemente pueda pensar en muchos otros productos que tienen un alto valor de uso pero un bajo valor de cambio. La harina, por ejemplo, el ingrediente principal del pan, también llamada bastón de la vida. Lápices y papel para escribir.

Otros productos pueden tener un valor de uso limitado, como los binoculares que guarda en su armario y apenas usa, pero un valor de cambio mucho mayor. Son muy costosos en comparación con el agua.

Entonces, ¿qué es el valor de cambio y cómo se mide?

El trabajo humano es la clave

El valor de cambio es cuánto cuesta un producto en relación con otros productos. Y esa es la clave para medirlo: el valor de cambio de una mercancía proviene de la cantidad de trabajo humano que se incorpora a ella. Digámoslo de nuevo: es el trabajo humano, los trabajadores que trabajan, lo que crea todo el valor de cambio.

Esto es básico para el marxismo, pero es ignorado o minimizado por la mayoría de los economistas burgueses.

Cuanto más trabajo se necesita para producir algo, más valor de cambio tendrá. El valor de cambio no es el único factor que determina el precio, por supuesto. Los precios pueden fluctuar según la oferta y la demanda. Pero fluctúan en torno a un ingrediente básico: la cantidad de mano de obra necesaria para producir el producto. No importa cuánto se llene el mercado de automóviles, por ejemplo, incluso un automóvil viejo y maltratado nunca se venderá por el mismo precio que una barra de pan.

El desempleo y la crisis económica

Entonces, para volver a la actual y creciente crisis económica, la revista Fortune escribió el 16 de abril: “Otros 5,2 millones de estadounidenses presentaron reclamos iniciales de desempleo en la semana que terminó el 11 de abril. Eso eleva el total de reclamos de desempleo en las últimas cuatro semanas a 22 millones”. [El 23 de abril el total es de 26 millones.]

Estos millones de trabajadores han perdido sus empleos o están confinados a sus hogares debido al virus, y por lo tanto no están creando un nuevo valor.

Es la explicación obvia de la creciente crisis de la economía, pero no es probable que la lea en los periódicos o la escuche en la radio y la televisión. Los medios capitalistas informarán sobre el desempleo como resultado de la crisis económica, no la causa. Pero eso es poner la carreta delante del caballo.

Para repetir, el trabajo humano, — los trabajadores que trabajan– es el creador de todo el valor de cambio.

Y en este momento, decenas de millones de trabajadores están en cuarentena o se quedan en casa bajo órdenes de refugio en el lugar. Son “trabajadores esenciales” necesarios para la creación de nuevos valores, pero no pueden hacer su trabajo.

Como resultado, la economía capitalista está entrando en crisis.

Viñetas de Murphy, WWP

Comparte, si te gusto