Reivindicaciones(II)

Por Jairo Alarcón

Las luchas por reivindicar derechos históricamente mancillados o violentados, han sido ganadas a través de medidas de hecho. Fue así que el esclavismo
sucumbió ante el emergente Feudalismo, y este fue reemplazado por el capitalismo burgués, que a su vez sucumbirá algún día por un nuevo modelo socioeconómico, en el que la convivencia humana sea más justa. Tales sucesos han sido explicados por el materialismo histórico; sin embargo, en los sistemas económicos históricamente reemplazados, las contradicciones que determinaron su fin fueron luchas antagónicas. Las luchas continúan, pues el incipiente desarrollo social de la especie determina que sistemas injustos se instalen, propiciando privilegios para unos y desdicha y marginación para otros, generando con ello crisis social. Conquistadores impusieron su criterio a través de la fuerza; grupos étnicos relegaron a otros a la esclavitud, subordinación y servidumbre. En Estados perversos, las injusticias se ciernen sobre los sectores más vulnerables, esparciendo miseria, dolor y sufrimiento, por lo que se hace incomprensible que luchas fratricidas ocurran entre personas que, siendo diferentes accidentalmente, pero esencialmente similares, se vean afectadas por comunes problemas y no se percatan de ello. Lo accidentalmente diferente en los humanos es el pretexto para la explotación de los que, haciendo uso del poder, se aprovechan de tal situación para sus excesos. No obstante que la verdadera causa de la iniquidad en el mundo, que se patentiza en las asimetrías sociales, es el factor económico. Determinar cuál es el origen de las tiranías, de la crisis humana, de los excesos, dará más luz para establecer hacia dónde enfocar las luchas. La dialéctica es clara al admitir que existen contradicciones antagónicas, pero también las hay no antagónicas, en donde el uso de la fuerza no se hace necesario para resolver los problemas. Independientemente de que todo acto de violencia contra la mujer debe ser desterrado. ¿Será que entre mujeres y hombres existen contradicciones que solo se pueden solventar a partir de la violencia, o es posible por otros medios? La humanidad está en crisis, y eliminar únicamente los efectos de un problema no es solucionarlo. Por el contrario, las acciones violentas mal enfocadas solo derivarán en más violencia y agudizarán la polarización entre los bandos que accidentalmente están en lucha, grupos que si se unieran, a partir de un mismo objetivo, enfrentarían con más efectividad las verdaderas causas de la crisis. La solución a los problemas de la humanidad nunca ha llegado a través de personajes egoístas, temerosos, dóciles, indiferentes a los males ajenos. Sin embargo, el buen juicio y la honestidad deben acompañar todo movimiento que pretenda reivindicar una causa justa. La ignorancia es reservorio de opresión, de maledicencia y perversidad, y debe ser liberada.

Comparte, si te gusto