Cómo hacer un proyecto arquitectónico realmente sustentable.


Omar Marroquín Pacheco

La arquitectura trabaja como trabaja la naturaleza misma, los organismos se autorregulan y están sujetos a controles de retroalimentacion, como el calentamiento global por ejemplo, dicho en otra forma las actos que realicemos hoy, definitivamente tendrán sus repercusiones que no seran visibles inmediatamente.

Al formarnos a los arquitectos se nos prepara para resolver con nuestros diseños cosas del presente, pero estamos poco enfocados en ver que pasara con los mismos en el futuro y tiene sentido hacerlo de ese modo, ya que generalmente nuestro trabajo se enfoca en un usuario y a un contexto en particular, con necesidades y requerimientos que son relevantes el día de hoy. La pregunta obligada es ¿Còmo librarse entonces de un futuro impredecible y desfavorable?

La clave esta en justamente en autorregular lo que proyectamos, con el fin de desalentar, evitar o repensar todas aquellas respuestas de diseño y o actividades relacionadas que al menos hoy si podemos identificar como inapropiadas.

Si hicieramos mejor uso de la abundancia que nos provee la naturaleza, podriamos reducir nuestro comportamiento consumista y nuestra dependencia de los recursos no renovables.

La idea es dejar que la naturaleza siga su curso, en la mayor medida posible. Un ejemplo lo constituye la construcción del edificio de Permacultura de Argentina, que fue edificado con paja, tierra, en donde su impacto es minimo y su vida útil esta directamente asociada con su uso.

Es un principio dificil de aplicar ya que estamos acostumbrados y hemos sido formados para utilizar materiales, sistemas y procesos basados en los combustibles fosiles (no renovables), pero nos desafia a incorporar la mayor cantidad de recursos que puedan restaurarse a una velocidad superior a la del consumo.

La energía solar, eolica, hidrica, geotermica, la biomasa y los biocombustibles., pueden ser opciones efectivas de explorar para permitir el funcionamiento de nuestros proyectos fuera de la red, mientras que algunos materiales renovables como el adobe, el corcho, la paja y el bambu pueden convertirse en muy buenas alternativas si son bien aplicados.

Se tiene que producir sin desperdiciar, valorando y haciendo uso de todos los recursos disponibles para nosotros nada se debe de desperdiciar.

La idea es que podas utilizar todos los recursos que tengamos a la mano y a nuestra disposicion, evitando a toda costa el desperdicio de los mismos.

Facil es malgastar, principalmente cuando estamos en abundancia, pero que hariamos si no hubiesen ferreterias y ventas de materiales de construcción repletos de materiales necesarios para levantar nuestros proyectos.

Crecimos y vivimos en un mundo despilfarrador, siempre estamos gastando màs de lo necesario, como estudiantes de arquitectura, imprimimos planos, realizamos maquetas, que son materiales costosos que rapidamente terminan en la basura.

Ya en nuestra vida profesional, el plotter sigue trabajando con intensidad y el gasto de material de nuestras antiguas maquetas se amplifica a escala 1:1.

Deberiamos de diseñar en base a medidas estandar de los materiales así evitamos tanto desperdicio, evaluar si realmente el proyecto propuesto debe de tener forzosamente 600 metros cuadrados, si es justificable el voladizo o el muro que nos esta obligando a gastar recursos que son cada día no solo màs escasos y caros.
Es importante observar los patrones de la naturaleza y de la sociedad, estos se pueden convertir en los pilares de nuestros diseños.

Un claro ejemplo lo constituye en la naturaleza las telas de arañas, cada una de la cual es unica, sin embargo, el patron geometrico de los anillos es universal.

Siempre se nos dijo en arquitectura que no es necesario inventar la rueda al emprender un nuevo proyecto, pero existen muchas operaciones, dimensiones y configuraciones espaciales que son evidentes y efectivas para la arquitectura por nacer directamente de la experiencia previa y del comportamiento del ser humano.

Al seguir estos patrones probados por el sentido comun, se estara trabajando sobre bases solidas e incuestionables, que luego podremos llevar a su maximo potencial a través de su desarrollo. De esta forma el detalle como un aporte particular, se alejara del mero ornamento para aportar un valor agregado, que lo apoya y le entrega identidad y especificidad.

Al poner todos los elementos correctos en el lugar correcto, se desarrollan relaciones entre ellos y se apoyan mutuamente, el principio es claro y de una o de otra forma todos lo hemos seguido y comprobado durante la universidad y o la vida laboral. Es posible que un trabajo en conjunto nos permita llegar a un resultado màs adecuado, muchas manos hacen el trabajo mas liviano.

Se pueden compartir estrategias, comparar puntos de vista y cuestionar nuestras ideas mutuas y de alguna manera acelerar un proceso que individualmente seria màs tardado.

Nuestros diseños deben ser integrados, si es que todos los elementos que los constituyen están dispuestos a trabajar adecuadamente en conjunto, conformando un total cohesionado, en donde nada falta ni sobra.

Comparte, si te gusto