Estados Unidos puede ahora deportar a Guatemala a los solicitantes de asilo mexicanos

En noticias sobre inmigración, los mexicanos que buscan asilo en Estados Unidos pueden ahora ser enviados a Guatemala para buscar asilo allí, según un acuerdo bilateral entre el Gobierno de Trump y el presidente saliente de Guatemala, Jimmy Morales. El Gobierno de Estados Unidos ya ha comenzado a deportar a los hondureños y salvadoreños que buscan asilo a Guatemala. Un reportero local en Guatemala dijo que 15 salvadoreños que buscaban asilo, incluyendo ocho menores, y 18 hondureños que buscaban asilo, incluyendo diez menores, fueron deportados a Guatemala ayer.

El Gobierno de Donald Trump también ha comenzado a enviar a otros solicitantes de asilo a la ciudad fronteriza de Nogales, en el estado de Sonora, como parte de la controvertida política de “Permanecer en México” que ha obligado a decenas de miles de solicitantes de asilo a esperar en México sus audiencias de inmigración. Las personas enviadas a Nogales tendrán que hacer ahora un peligroso viaje de casi 550 kilómetros para asistir a sus audiencias en la ciudad de El Paso, en el estado de Texas. Varios grupos en defensa de los derechos humanos dicen que los solicitantes de asilo en México han sido asaltados, robados y secuestrados mientras esperaban o viajaban a sus audiencias de inmigración.

Además, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos han comenzado un programa piloto para recoger el ADN de los solicitantes de asilo detenidos en las cárceles para inmigrantes. Las agencias de inmigración dijeron que el Departamento de Justicia ayudó en el desarrollo del programa, que se puso en marcha ayer.

México rechaza dicha medida

Los mexicanos que buscan asilo en Estados Unidos ahora podrían ser enviados a Guatemala en virtud del acuerdo bilateral firmado con el país centroamericano el año pasado, según documentos guías turnados a funcionarios estadunidenses en días recientes, que fueron dados a conocer la mañana de ayer por la agencia Reuters. El Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) confirmó a Afp dicha medida.

Más de 10 horas después el gobierno mexicano reaccionó a ese anuncio. Cerca de las 10:30 de la noche la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) emitió un comunicado en el que expresó su desacuerdo sobre esa medida anunciada por el DHS.

«Si bien se trata de una disposición propia de la jurisdicción estadunidense, se estima que esta medida podría afectar a alrededor de 900 solicitantes a partir de febrero», subrayó la cancillería.

Agregó que el gobierno de México, en conjunto con autoridades locales, trabajará para ofrecer mejores opciones a los mexicanos que pudieran ser afectados por esta disposición. «La SRE dará puntual seguimiento al cumplimiento de los derechos humanos contemplados en los acuerdos internacionales firmados y ratificados tanto por México como por Estados Unidos», refirió.

Reuters citó un correo electrónico del 4 de enero, en el que el personal de campo del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos fue informado de que los ciudadanos mexicanos ahora serán incluidos en los grupos «susceptibles» por el acuerdo con Guatemala.

Afp citó por su lado un comunicado de un portavoz del DHS: «Algunos mexicanos que están buscando protección humanitaria en Estados Unidos pueden ahora ser elegibles para ser transferidos a Guatemala y darles la oportunidad de buscar protección ahí».

Donald Trump ha convertido la represión de la migración indocumentada en una de las principales prioridades de su presidencia y un asunto principal de su campaña para la relección este año.

En julio, Guatemala firmó con Washington el Acuerdo de Cooperación de Asilo, un pacto que, de acuerdo con la Casa Blanca, lo convierte en un «tercer país seguro». El gobierno de Trump llegó a acuerdos similares con Honduras y El Salvador, también el año pasado.

Con Información de La Jornada y Democracy Now

Facebook Comments Box
Comparte, si te gusto