La colillas de cigarros una amenaza para nuestro planeta

Omar Marroquín Pacheco

Las colillas de cigarros constituyen la mayor fuente de basura en nuestro planeta, es un problema que a menudo pasamos por alto, las colillas de los cigarros son principalmente filtros de cigarrillos llamados acetato de celulosa que pueden tardar entre 18 meses a 10 años en biodegradarse.

Recientes investigaciones han demostrado que las colillas de los cigarros causan sin número de daños a nuestras plantas.

Efectivamente tienen un efecto perjudicial sobre el éxito de la germinación y la longitud de los brotes, tanto en la hierba como en los tréboles, reduciendo el peso de las raíces del trébol a más de la mitad. Es importante señalar que estas plantas mantienen una rica biodiversidad y la polinización y fijación de nitrógeno aspecto que las hace ecológicamente importantes.

El estudio encontró que la presencia de colillas de cigarros en el suelo reduce el éxito de la germinación y la reducción del tallo de los tréboles entre un 27% y un 28% respectivamente, mientras que la biomasa de la raíz (peso de esta) se reduce en un 57%, sin tomar en cuenta las toxinas adicionales liberadas por la quema del tabaco.

Este estudio estimo que se tiran anualmente 4.5 billones de colillas de cigarros, con lo que se puede afirmar que esta es la forma más generalizada de contaminación plástica en el planeta.

Lo que constituye un verdadero problema no solo ambiental, además que las personas no somos conscientes de los peligros que representa las colillas de los cigarros.

Quizá muchos de los fumadores piensen que las colillas se biodegradan rápidamente y no las consideran como basura, la realidad es totalmente distinta los filtros están fabricados con tipo de bioplástico que puede tardar años, sino décadas en descomponerse. Se tiene que concientizar a las personas que los filtros no desaparecen y que, por lo contrario, causan graves daños al medio ambiente.

Faltan realizar muchos mas estudios, pero se cree que la composición química de los filtros causa problemas a las plantas, por la fabricación de estos en acetato de celulosa, los químicos añadidos que hacen que el plástico sea más flexible, llamados plastificantes, podrían estar lixiviando y afectando de manera adversa el desarrollo de las plantas.