Guatemala. Movimiento indocampesino valora su debut político electoral

“Como empobrecidos no somos, ni debemos ser, apolíticos. Debemos organizarnos políticamente y socialmente”. Durante los últimos 20 años, las ONG, USAID, las iglesias y los ricos (durante siglos), intentaron fijar en la psicología individual y colectiva de los sectores empobrecidos/marginados, la idea de: “No beben meterse en política”

Las comunidades organizadas en resistencia, articuladas en el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), el pasado 16 de junio hicieron su histórico debut político electoral, mediante el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), en las elecciones generales pasadas, donde participaron más de 20 partidos políticos.

En los dos siglos de la República guatemalteca, no existe registro alguno sobre caso similar donde las y los excluidos/despojados, de manera asamblearia, sin mayor recurso académico/técnico, financiero, hayan desafiado electoralmente a los ricos. Mucho menos mediante una organización política propia.

Semanas después de la publicación de los resultados electorales, las comunidades en resistencia, reunidas por departamentos, evalúan y concluyen:
Comunidades en resistencia. Alta Verapaz. OI

Primera. “Los ricos del país, y la Embajada norteamericana, hicieron todo el esfuerzo por anular legalmente a nuestro MLP el pasado 16 de junio, pero seguimos vivos legalmente. Nos quitaron votos, pero no pudieron desaparecernos”, indican. Al momento, 9 partidos políticos actuales desaparecerán en Guatemala por no haber alcanzado el mínimo de 5% de votos exigidos para subsistir como organización política.

Segunda. “Sin dinero, sin técnicos de campaña, competimos contra viejos y nuevos partidos de millonarios… Y logramos el cuarto lugar”. Una de las grandes lecciones de MLP para el país es que sí se puede competir electoralmente, en el campo marcado por los ricos y para los ricos, sin grandes sumas de dinero. “Empobrecidos también pueden hacer política electoral con resultados positivos”.

Tercera. “Como empobrecidos no somos, ni debemos ser, apolíticos. Debemos organizarnos políticamente y socialmente”. Durante los últimos 20 años, las ONG, USAID, las iglesias y los ricos (durante siglos), intentaron fijar en la psicología individual y colectiva de los sectores empobrecidos/marginados, la idea de: “No beben meterse en política” “Debemos ser apolíticos”. Pero, la reciente sublevación democrática de los plebeyos indica que “los empobrecidos no nacieron para ser apolíticos”.
Comunidades en resistencia. Petén. OI.

Cuarta. “Avanzamos no sólo en contra de la voluntad de los ricos, sino también en contra del desprestigio permanente de la prensa canalla… El teléfono y el Facebook fueron nuestras herramientas electorales”. Durante el corto período de la campaña electoral, las comunidades en resistencia continuaron con sus encuentros/reuniones asamblearios de costumbre, pero, la atmósfera electoral, mediante el espontáneo uso del recurso de la plataforma del Facebook, hizo que el MLP, con su candidata Thelma Cabrera, defensora de CODECA, se volviera el fenómeno político electoral del momento. El cuarto lugar que ocupó MLP, muy a pesar del fraude electoral constatado (por lo cual dos ex autoridades del Tribunal Supremo Electoral se encuentran presos), indican ello.
Comunidades en resistencia. Quiché

Quinta. “El fraudulento sistema electoral quitó votos a MLP en todos los departamentos. Pero, nos quitó más votos en los departamentos donde tenemos más fuerza organizativa. Lo hizo con la finalidad de hacernos creer que CODECA no votó por MLP, por tanto para ser de MLP no es necesario estar organizados. Pero, ahora, nosotros ya no somos movimiento social. Somos un movimiento sociopolítico…”. El miedo a los pueblos organizados, y en movilización casi permanente, quizás sea la causa principal del porqué a MLP no le reconocieron ningún gobierno municipal. Y apenas le permitieron una Diputada, quien no ha parado de motivar, organizar y visitar a diferentes comunidades del país, ahora, utilizando su nominación como Diputada.

Aparte de estas conclusiones, también las comunidades de CODECA-MLP hicieron valoraciones de auto crítica, y de desafíos como movimiento sociopolítico. Pero, a nivel general, los resultados de su debut electoral, incluso con el fraude constatado, lejos de desanimarlos en su apuesta por construir cambios estructurales desde los territorios los ha renovado y entusiasmado como actores que portan la luz de la esperanza en esta Guatemala en penumbras.