Un desayuno evangélico para refrendar la alianza de aquellos que ayudaron a sacar a la CICIG

Por David Toro
Prensa Comunitaria

Rodeado de empresarios, líderes evangélicos, funcionarios de gobierno y dos congresistas republicanos, Jimmy Morales se presentó a él y a su familia como “víctimas de envidias y persecución”. El Desayuno Nacional de Oración, fue el lugar donde el presidente celebró una victoria pírrica, tras la absolución de su hijo y hermano acusados de fraude por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Este 22 de agosto se realizó la quinta edición del Desayuno Nacional de Oración, un evento de la organización Guatemala Próspera, dirigida por Manuel Espina Salguero, un político de antaño, vicepresidente del gobierno de Jorge Serrano (1991-1993), ligado a sectores empresariales evangélicos y conservadores de Estados Unidos. Asimismo, es padre de Manuel Espina Pinto, embajador de Guatemala en Estados Unidos nombrado por Jimmy Morales en junio del 2017.

Espina Pinto fue una pieza clave en el conocido lobby de Washington, con el que Jimmy Morales consiguió el apoyo de congresistas conservadores, evangélicos y republicanos para emprender su cruzada en contra la CICIG. En las cinco ediciones del Desayuno Nacional de Oración, han participado congresistas republicanos de esa corriente, Mike Lee representante de Utah y Ken Buck de Colorado fueron los invitados este año. Durante el gobierno de Donald Trump los lazos entre los evangélicos y el gobierno de Estados Unidos han sido más evidentes. Según una nota de la cadena pública de noticias BBC mientras Donald Trump limita derechos de la población LGTBI y se opone al aborto, los pastores inciden en la percepción de los fieles sobre la administración de Trump.

En el acto, Jimmy Morales se veía relajado y sonriente recibió elogios y aplausos de los personajes que participaron, entre ellos, el congresista Mike Lee quien inició su intervención hablando sobre Dios, y agregó que los guatemaltecos son “afortunados” de tener a un presidente a quien se dirigió como su amigo, Jimmy Morales.

Por su parte, el congresista Buck dijo que Morales había sido objeto de ataques injustos, como si las acusaciones de financiamiento electoral ilícito y las investigaciones contra su hermano e hijo, Samuel y José Manuel, se trataron de pruebas de fe, ambos congresistas combinaron en su discurso halagos y religión, para justificar a Jimmy Morales, que el 19 de agosto difundió un mensaje en redes sociales celebrando que un tribunal decidió librar de toda culpa a su familia.

Sin embargo, el evento no resultó del todo bien para Jimmy Morales. Uno de los invitados fue el gimnasta Jorge Vega, el destacado deportista de reconocimiento mundial tomó la palabra y arremetió contra la dura realidad que vive el país y frente al presidente dijo “al final de día sus seres queridos y la justicia puede perdonarlos, pero el pueblo no lo olvidará y de la justicia divina no se salvará. Espero no ofender a nadie, pero estas palabras son sinceras y estoy seguro de que es el sentir de miles de guatemaltecos”.

Fuente Prensa Comunitaria