Beneficios de la soledad

Por Johanna Barrios.
Quizá a lo largo de tu vida has experimentado las diversas manifestaciones de la soledad…

Los seres humanos somos seres gregarios que vivimos en colectivo, sin embargo, hay personas que disfrutan y buscan momentos de soledad, aunque físicamente están solos, no existente dentro de sí un vacío, un sentimiento desfavorable, ya que es una elección consciente, e incluso, para estas personas es sumamente necesario, para sentirse bien consigo mismas y con su entorno.

Hay otra soledad que no es elegida, es condicionada por factores externos, una pérdida de pareja, de familia, la migración, etc. En estos casos, la soledad es sentida física y emocionalmente como una situación desfavorable y dolorosa, las personas sienten un vacío, una carencia, pueden sentir que su entorno es insuficiente para sentir seguridad física y emocional. En casos extremos puede causar tristeza, depresión, el síndrome de Ulises para la población migrante, etc.

Ahora bien, en ambos casos, aunque la situación inicial se ubica en polos opuestos, en ambos casos puede llegarse a la SOLEDAD FECUNDA, es decir, en un momento de aislamiento, puede darse la oportunidad de crecimiento personal, en el segundo caso aunque el camino es doloroso, la resiliencia del ser humano, le permite crecer, conocerse, aprender a partir de esto y crear nuevas condiciones de vida.

Si bien somos seres que necesitamos y somos parte del colectivo, si no generamos formas de unidad auténtica, aún estando rodeados de personas, vamos a sentirnos solos y vacíos, sin embargo, cuando la soledad crea un silencio enriquecedor, contemplativo de nosotros mismos y el entorno, las experiencias se viven y se sienten de forma significativa, es aquí en donde surge el verdadero encuentro con nosotros y por ende nos permite generar condiciones para encontrarnos genuinamente con otras personas.

Es en esta soledad fecunda que podemos conocernos mejor, entender nuestros procesos psicológicos, y tomar decisiones más conscientes en nuestra vida cotidiana.

No huyas de la soledad, conócete y transmite tu crecimiento subjetivo a través de la creación de entornos más saludables y armoniosos.