Elecciones en Guatemala

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Uno de estos prospectos fue Thelma Aldana postulada por el Movimiento Semilla y quien fue Fiscala General de la Nación. Su candidatura punteaba en las encuestas cuando se le inhibió de participar por acusaciones espurias hechas por quienes la veían como una amenaza a los privilegios que gozan en un país caracterizado por la impunidad.

El otro prospecto era Thelma Cabrera, candidata del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), expresión política de CODECA, movimiento surgido de las luchas que los campesinos deben llevar adelante en nuestros días: el derecho a la tierra, la oposición a las transnacionales extractivistas, la defensa de las comunidades. Thelma Cabrera alcanzó un 10% de los votos válidos y se convirtió en la sorpresa del proceso electoral. Ella, más el resto de fuerzas de izquierda del país, habrían tenido la posibilidad de pasar a esta segunda ronda que se realiza el próximo domingo si hubieran ido unidos. Pero hablar de unión a las fuerzas de izquierda en Guatemala parece ser una mala palabra.

En medio de amenazas de muerte a las autoridades electorales y sus familias, asesinatos de candidatos y triquiñuelas en el proceso mismo, las elecciones se llevaron a cabo y los dos candidatos resultantes fueron quienes disputaran el próximo domingo.

Se trata de dos candidatos con antecedentes que los ponen en riesgo de ir a la cárcel, inescrupulosos y marrulleros. Es decir, dignos representantes de la decadente clase política guatemalteca. Uno de ellos, la señora Sandra Torres fue primera dama entre 2008 y 2011 y ha sido acusada, junto a su partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), de financiamiento electoral ilícito por parte del crimen organizado.

El otro candidato, Alejandro Giammattei, quien busca la presidencia por cuarta vez, dirigió el sistema penitenciario entre el 2005 y el 2007. Durante su administración siete reos fallecieron dentro de un penal, lo que llevó a que fuera aprehendido en agosto del 2010 acusado de abuso de autoridad, asesinato y ejecución extrajudicial.

Ambos candidatos están de acuerdo en que la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG), instrumento fundamental para la lucha contra la corrupción y la impunidad en Guatemala, organismo de la ONU, se vaya del país. En eso, ambos están de acuerdo con el ahora saliente e impopular presidente Jimmy Morales, quien sintiendo que la Comisión le pisaba los talones decidió deshacerse de ella.

Es decir, todos lobos de la misma loma.

Ante este panorama, cobra fuerza nuevamente el desencanto que se materializará, seguramente de forma masiva, en abstencionismo. Por razones similares, los presidentes guatemaltecos son electos por una ínfima minoría desde hace años. Esta no será la excepción.

Pero después de cuatro años de tener a un presidente de la calaña de Jimmy Morales, seguramente incluso peor que su antecesor que debió renunciar por corrupto junto a su vicepresidente y que ahora se encuentra en la cárcel, pensar que Alejandro Giammattei pudiera ser presidente de Guatemala asusta. A lo mejor en la competencia por ser el presidente más malo, la gana.
Sandra Torres no llevará a Guatemala por la senda que necesita para empezar a paliar los inmensos problemas que tiene, pero es una mujer que, por lo menos, se autodefine como socialdemócrata aunque tal caracterización le quede muy grande.

En esas condiciones se realizará la segunda vuelta de las elecciones guatemaltecas
Publicado por Con Nuestra América

Comparte, si te gusto