Primer británico Boris Johnson adopta política “pro-China” y en favor de la Ruta de la Seda

Alfredo Jalife-Rahme

Los principales aliados de Estados Unidos (EU) se adelantan en sus relaciones con China: Gran Bretaña (GB), pese a su “relación especial”, e Israel, mucho más en la etapa del talmúdico Jared Kushner, el primer israelí Netanyahu, el casinero Sheldon Adelson y Henry Kissinger, grandes socios de Trump.

Israel concedió dos de sus tres puertos a China para impulsar la Ruta de la Seda en el mar Mediterráneo (https://bit.ly/2RdRAUY), y ahora el “Trump británico” Boris Johnson en su entrevista a Phoenix TV, en Hong Kong, sentenció que estaba muy interesado en la Ruta de la Seda (BRI, por sus siglas en inglés).

Boris Johnson exhortó a los inversionistas chinos a continuar sus actividades en GB e invitó a que un mayor número de estudiantes chinos se inscriban en sus universidades: todo lo contrario que viene practicando Trump para sostener su “guerra comercial” contra Pekín que empieza a hacer agua (https://bit.ly/2YvY4l4).

Cual su estrambótico estilo, Boris Johnson afirmó que su gobierno mantendría una política “pro-China (¡mega-sic!)”.

Pese a todas las reticencias de EU, desde Obama hasta Trump, GB fue el primer país de Europa occidental a unirse al banco AIIB (https://bit.ly/2KfWtfm).

La decisión unilateral de la “pérfida Albión” de participar en el AIIB exasperó a EU y perturbó a la Unión Europea (UE) a quien traicionó antes de que apareciera Boris Johnson en el radar.

Hoy GB es el principal recipiendario de las inversiones chinas en Europa y, al contrario de Obama y Trump, abrió a Pekín algunos de sus sectores estratégicos como la industria nuclear (https://bit.ly/2ODJ9pu).

Faltará por ver cuál será su postura frente a Huawei que opera en forma magnificente en España, donde Londres maneja muchas de sus operaciones trianguladas.

A juicio de OBOREurope, GB es “muy frágil”, ya que, en caso de una salida brusca del Brexit, incrementaría su dependencia con EU que le pueda obligar a seguir su “política china” hostil a la Ruta de la Seda (https://bit.ly/2YCDxv7).

Desde hace mucho Londres, en competencia con Fráncfort, desea convertirse en la principal plaza financiera off shore para la internacionalización del yuan/renminbi (https://bit.ly/2OEicSn), mientras lanza su anzuelo financierista a India.

Le asiste la razón al portal OBOREurope de que China busca “crear proyectos multilaterales en el marco” de la Ruta de la Seda, por lo que no estaría interesada en “excluir al resto de los miembros de la UE” para únicamente conectarse con GB: arguye que la plaza financiera de Londres puede perder su influencia frente al centro financiero europeo de Luxemburgo –que recordamos, no se encuentra muy lejos de Waterloo.

SCMP, con sede en Hong Kong y propiedad de Alibaba, expone la aseveración de Boris Johnson y su apoyo al proyecto de infraestructura del mandarín Xi: “Estamos muy entusiastas (sic) sobre el BRI, estamos muy interesados en lo que el presidente Xi hace” (https://bit.ly/2Sz5Lpc).

El primer británico Boris Johnson enfatizó que GB ha recibido con brazos abiertos las inversiones chinas en su gran planta nuclear.

SCMP comenta que GB es miembro fundador del AIIB –”primer banco internacional asiático independiente del Banco Mundial y el FMI dominados por Occidente”– con una contribución inicial de 50 millones de dólares.

Por lo pronto, el gobierno británico ha pospuesto su decisión para “restringir o prohibir” a Huawei con base en preocupaciones sobre su seguridad nacional, cuando la postura de Trump al respecto sigue siendo “opaca”, pese a toda su verborrea vertida en sus furibundos tuits.

Es curioso que una de las hijas de Boris Johnson y la nieta de ocho años de Trump, Arabella (hija de Jared Kushner e Ivanka), hayan aprendido mandarín.

Tiene mucho sentido la postura “pro-China” de Boris Johnson porque la esperada “salida dura” del Brexit no se puede quedar en el aire cuando su alternativa comercial sería doble: apostar a las dos superpotencias geoeconómicas EU y China, mientras se consagra a socavar y/o a balcanizar a la UE.

Por tercera vez en un poco más de un siglo, GB rompe abruptamente con Alemania, hoy líder geoeconómico de la UE. Las otras dos fueron la Primera y la Segunda Guerras Mundiales.

HOME

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalife

Fuente La Jornada