El problema económico es la política

Francisco Louçã
Viento Sur

Tanto en 2015 como en 2018, la revista The Economist, un gurú económico liberal, anunció que se avecinaba una recesión. No se puede decir que estaba destinado a predecirlo, pero ambas predicciones estaban equivocadas. Ahora, en su última número, prefiere ser más cuidadoso, especialmente cuando alcanzamos un hito sorprendente: desde 1854 no se ha habido un período tan largo de crecimiento en la economía de Estados Unidos, 121 meses consecutivos (y en Europa, 72 meses). Señal entusiasmante, no es que el crecimiento fuera tan bajo (un promedio de 2.3% comparado con el 3.6% en expansiones previas), sino que la inversión global fue mediocre, los flujos de capital y la inversión extranjera directa se redujeron a un tercio de lo que eran antes de 2007. ¿Existe entonces algún problema con esta recuperación larga y extraña?

La economía ya no es lo que era

Por supuesto que hay un problema económico, pero nadie sabe cuál. Desde hace dos años, la relación entre el precio de las acciones y las ganancias empresariales de Shiller se ha mantenido en niveles alarmantes. Robert Shiller, un economista de Yale, ganó el Nobel con este enfoque cuantificado sobre el riesgo y sus criterios fueron buenos predictores de colapso de alto riesgo en 2007 y 2008, pero parece que ahora no funcionan. Si la relación es demasiado alta, significa que los precios se no corresponden con los fundamentos económicos, que tenemos una burbuja. Sin embargo, los niveles actuales solo se alcanzaron en las cuentas de 1929 y 2000, y en ambos casos hubo una recesión. Peor aún, los tipos de interés a largo plazo en los mercados de bonos están por debajo de los tipos de interés a corto plazo, lo que a menudo genera la sospecha de que los bancos centrales no moverán los tipos de interés durante mucho tiempo o que se espera una crisis en breve. ¿Cuál de las dos? Todo vale

Pero cuando los analistas se entusiasman con estas señales y dicen que la economía se corrige, siempre hay quienes recuerdan el libro de Rogoff y Reinhart This Time Is Different, que señala que este discurso siempre está presente después de cada crisis, y que Robert Lucas aseguró, en un discurso muy solemne de 2003, que el ciclo económico estaba bajo control para largo, y que cuatro años después se produjo la peor crisis de los últimos 80 años.

Pero la política es un riesgo creciente

Ahora bien, si los bajos tipos de interés inflan los precios de todos los activos financieros y crean nuevos problemas (¿cómo logran los fondos de pensiones los retornos necesarios para responder al envejecimiento de la población en los países desarrollados?), si las finanzas de Estados Unidos vuelven al tamaño de 2007, si la deuda privada ha vuelto a aumentar y la producción industrial tiene el nivel más bajo de pedidos en los últimos años, no hay mayor riesgo que la política.

Téngase en cuenta también la victoria de Boris Johnson y el probable Brexit chocando con Trump en la sala de comando de la guerra comercial. Y las tensiones sociales, ya que nunca ha habido un período de bajo desempleo sin que aumenten algo los salarios, y ahora la precariedad ha creado una ecología del miedo. Como los salarios no aumentan, la inflación en la eurozona está atascada en 1,1%, es decir, nada. Por lo tanto, todo se conjuga para mantener bajos los tipos de interés, promoviendo la inestabilidad financiera. La política y las finanzas son la combinación tóxica de nuestro tiempo.

Y aquí es donde se mide el riesgo más grave, que es Trump a sus anchas. Y eso es fácil de medir: China produce un tercio de los dispositivos de telecomunicaciones, máquinas expendedoras y equipos de procesamiento de datos, muebles y ropa del mundo, y el 70 por ciento del comercio mundial depende de las cadenas de producción mundiales. Una escalada de conflictos que paralice estas cadenas o que conduzca a la creación de dos estándares globales de 5G en paralelo, no solo victimizará a Europa, sino que también podría provocar una reducción de la demanda global y tsunamis financieros. Por lo tanto, la economía se recupera, aunque sea poco, y solo tiene miedo de que el cielo caiga sobre ella.

Texto original en portugués: https://www.esquerda.net/opiniao/o-problema-economico-e-politica/62472?idU=1

Fuente: https://vientosur.info/spip.php?article14997

Comparte, si te gusto