¿Los movimientos indígenas son movimientos de izquierda?

Por Ollantay Itzamna

Ni todos los movimientos indígenas se siente o se auto afirman como “revolucionarios de izquierda”, ni los intelectuales de izquierda logran comprender del todo a los movimientos indígenas porque las categorías de análisis y comprensión de la socioanalítica marxista son insuficientes para comprender al indígena como sujeto…

En lo que transcurre del presente siglo, en América Latina emergieron con fuerza nuevos sujetos sociopolíticos transgresores con el sistema hegemónico vigente. Estos actores son: indígenas, campesinos, mujeres, jóvenes, etc.

Sea por pereza mental o por las ficciones del binarismo izquierda/derecha, estos nuevos movimientos sociales, per se, fueron catalogados como movimientos de izquierda, tanto por cientistas sociales, como por los generadores de opinión pública.

El resultado: ni todos los movimientos indígenas se siente o se auto afirman como “revolucionarios de izquierda”, ni los intelectuales de izquierda logran comprender del todo a los movimientos indígenas porque las categorías de análisis y comprensión de la socioanalítica marxista son insuficientes para comprender al indígena como sujeto, con agendas, dinámicas y horizontes propios.

¿Son los movimientos indígenas movimientos de izquierda?

Para la socioanalítica marxista, los sujetos de cambios estructurales son los proletarios (obreros dependientes). Para los movimientos indígenas los sujetos de cambio son comunidades organizadas en resistencia.

Para la izquierda, el enemigo principal a vencer es el sistema capitalista. Para los movimientos indígenas el enemigo central es el sistema mundo occidental, llamado también civilización de la muerte. El indígena organizado no busca únicamente cambio del sistema económico, sino cambio civilizatorio.

La izquierda exige cumplimiento de derechos para los seres humanos (justicia social). Los movimientos indígenas exigen derechos de la Madre Tierra, y dentro de dichos derechos va incluido los derechos humanos (Ecopolítica).

Si para la izquierda el sujeto de derechos es el ser humano (proletario), para los movimientos indígenas el sujeto de derechos es la comunidad cósmica que cohabita en y con la Madre Tierra. La izquierda es antropocéntrica. Los movimientos indígenas, cosmocéntricos.

La izquierda asume como su principal categoría de análisis y comprensión de la realidad la “lucha de clases” (trabajadores contra empleadores). Los movimientos indígenas se auto afirman, ante todo, como identidades (pueblos indígenas) despojadas. La categoría “clase” estaría contenida en la categoría “pueblo”.

La izquierda plantea la superación del capitalismo por un sistema socialista. Los movimientos indígenas plantean la superación del sistema mundo occidental moderno por el Buen Vivir. Para la izquierda la realidad está determinada por la economía. Para los movimientos indígenas la “felicidad” no depende únicamente de la economía.

Los movimientos indígenas emprenden sus luchas en defensa de sus territorios, exigiendo reconocimiento y auto determinación. La izquierda asume que el territorio es un elemento esencial del Estado nación, por tanto no logra comprender que indígenas y campesinos aleguen derecho al territorio. Como tampoco logran asimilar que indígenas y campesinos pueden auto representarse y autogobernarse. La izquierda, sea vanguardia o no, tiene la falsa conciencia de dirigir/asesorar a las “masas” indígenas y campesinas.

La narrativa ideológica de la izquierda y de los movimientos indígenas

La narrativa ideológica de la izquierda está constituida de: lucha de clases, socialismo, proletariado, derechos humanos, economía marxista, Estado nación, identidad y soberanía nacional, anti imperialismo, etc.

En cambio, la narrativa ideológica de movimientos indígenas está constituida de: Buen Vivir, reconocimiento y emancipación de los pueblos, comunidades en resistencia, derechos de la Madre Tierra y derechos humanos, autonomías territoriales, autogobiernos de pueblos dentro de estados plurinacionales, contienda civilizatoria entre la Vida y la Muerte

Al parecer, la izquierda, incluso en un planeta devastado por la modernidad, apuesta más por la restauración del Estado de bienestar moderno (bienestar para pocos a costa del malestar de mayorías, incluida la Madre Tierra). En cambio, los pueblos indígenas, ante la crisis civilizatoria de la modernidad occidental, apuestan por cambios holísticos para instaurar el Buen Vivir y construir una civilización de la Vida.

Fuente: https://ollantayitzamna.files.wordpress.com/

Comparte, si te gusto