La UNE de izquierda y yo, marciano

Miguel Angel Sandoval

“Se puede acusar a la UNE de cualquier cosa, menos de ser comunista”

No podemos desgastar la democracia en nuestro país, menos con agitar el petate del muerto del comunismo en cada ocasión. Sabemos que la sociedad guatemalteca es conservadora, que le tienen más miedo al comunismo que a la Siguanaba, que con ayuda de los medios confunden los programas de asistencia social del Banco Mundial con el socialismo del siglo XXI. Pero lo más chistoso, es que hay columnistas o presentadores de TV que dicen estas barbaridades sin temor. Así, un formador de opinión como Dionisio Gutiérrez, dice una y otra vez que UNE va tras una Venezuela. ¿En donde demonios vive, que libros lee y quienes lo asesoran para decir estas tonterías, me pregunto?

Se puede acusar a la UNE de cualquier cosa, menos de ser de izquierda o ser comunista. Se sabe que son de la internacional socialista, pero se sabe menos que la IS ya es un cascaron vacío sin ninguna incidencia en la vida política de algún país. No se dice que en esa institución hay de todo, de chile, de dulce y de manteca, como dicen los mexicanos para referirse a los tamales de ese país. En pocas palabras, es la vieja idea de asustar al guatemalteco medio con el fantasma del comunismo que viene con la UNE o con quien sea que proponga algo que alivie en algo la situación de hambre de la mayoría de habitantes de la finca…Si no hay enemigo lo creamos. A poco no.

En los EEUU, un presidente inenarrable como Donald Trump acusa a Bernie Sanders de ser el demonio tropical en ese país, el engendro venezolano en los EEUU. Hay que ser tonto de capirote para decir eso. Lo de Bernie Sanders es solo decir que hace falta mantener el estado de bienestar, nada más. Y eso significa que los trabajadores que van al desempleo puedan recibir ayuda del gobierno. Que la salud sea social, que la educación pueda ser gratuita, y que los trabajadores ganen el doble por hora trabajada. Es eso nada más. Pero los propagandistas de Trump allá y aquí, se asustan por el comunista Sanders. Por favor. Tanto la UNE como Sanders son comunistas como este columnista es astronauta.

Que sea igual que Venezuela, hay que estar con síndrome de pendejitis aguda para afirmar algo semejante. En Venezuela la disputa es esta: desde Chávez se usó la renta petrolera para programas sociales, vivienda popular y ayuda a otros países. Antes de Chávez, la renta petrolera se usaba para la oligarquía criolla. Este es el centro del debate. Al mismo se le agregaron muchas cosas más, pero sin modificar el tema principal. Quizás hay a otro. Es que el petróleo fue nacionalizado y las empresas como Shell o Texaco ya no controlan el proceso de extracción y venta del petróleo.

Como Venezuela, ya lo dije y lo sigo diciendo. No tenemos petróleo ni las riquezas naturales de ese país. Que como democracia, ha ganado 20 elecciones seguidas y solo perdió una. Todas reconocidas nacional e internacionalmente. Es cierto que hay dificultades en derechos humanos: igual que en Guatemala, con la delincuencia cotidiana que produce unos 15 asesinatos diarios o como las docenas de activistas de Codeca, que por supuesto se meten bajo la alfombra. La trágica verdad es que en 2018 hubo en 11 meses 4,500 asesinatos en Guatemala, país de la eterna primavera.

Mientras que Nicaragua, con un gobierno dictatorial como el de Daniel Ortega ya alejado del ideario del sandinismo, se puede afirmar, que salvo la crisis que ya dura un año, con su cauda de muertos que suman, en el tiempo transcurrido, 400-500, mortales, sigue siendo el país más seguro de la región. Sin maras ni pandillas. Son los datos duros.

Pero bueno, ni la UNE es de izquierda o comunistas, ni parece que vaya a impulsar algo parecido a un gobierno de izquierda o a gobiernos como los que existen en la trinca infernal de países que asustan tanto a las derechas oligárquicas guatemaltecas. Al punto que con la derrota electoral del partido oficial o del heredero de los criollos, no duermen una sola noche por el terror que les provoca un partido que tiene de izquierda lo que yo tengo de cantante.

Pero hay más. Los voceros de la finca dicen como ya lo vimos, que la UNE podría ser otra Cuba o Nicaragua o Venezuela. Como Cuba quizás valdría la pena. En ese país cuentan con la mejor educación del continente, cero analfabetismos. Y de acuerdo con la FAO, la mejor ingesta alimentaria del continente. Asimismo, tienen la mejor salud del continente: todo es público, desde una cirugía de corazón hasta el parto común o con cesárea.

En verdad, los programas sociales que pretende impulsar la UNE, inspirados en el Banco Mundial o en los compromisos del milenio de la ONU, no llegan ni de lejos a plantear una situación como la de Cuba, pues en Cuba hubo primero una revolución que cambio de raíz el modelo que existía en la época. En el caso nuestro, nadie en el espacio de la UNE ha planteado nunca, cambiar de modelo. Algunas reformas quizás, y ello porque el país ya no aguanta con la situación tal y como la vivimos hoy día. Y eso no es ni de lejos, algo que se parezca a Cuba Venezuela o Nicaragua.

Me parece que hay que ser más serios al analizar lo que significa la UNE. No es la revolución, ni la reforma agraria expropiatoria, ni el matrimonio igualitario o el aborto indiscriminado, ni el cierre de las iglesias o la ocupación de las fábricas que no pagan impuestos. Son apenas reformas para que la gente no se muera de hambre por montones, o para impedir que el país sea cada vez más pobre por la gestión del gobierno de gentes como Jimmy o los señoritos del Cacif. Por ello las acusaciones solo sirven para alimentar los miedos atávicos al comunismo y a la Siguanaba. Punto.